Intestino

¿Cuál es el pronóstico para la enfermedad de Whipple?

La enfermedad de Whipple (WD) es una infección crónica que afecta el tracto digestivo, preferiblemente el intestino delgado, las articulaciones, los ganglios linfáticos, el corazón, el sistema nervioso central, los pulmones y otros tejidos.

GH Whipple, en 1907, describió el primer caso en un médico misionero. Llamó a esta entidad lipodistrofia intestinal al encontrar numerosos depósitos de grasa en la pared del intestino y en los ganglios mesentéricos. La identificación del germen causal se realizó mediante ingeniería genética en 1992. Desde entonces se conoce como Tropheryma whippelii y se incluye dentro del grupo actinomyces.

La enfermedad de Whipple es inusual. El número de casos publicados en los últimos 90 años no llega a 2000.

¿Cuál es el pronóstico para la enfermedad de Whipple?

Cuando el tratamiento es efectivo, el pronóstico para la enfermedad de Whipple es excelente. Los síntomas de la enfermedad de Whipple desaparecen en un mes y permanecen asintomáticos.

La recurrencia puede manifestarse como síntomas gastrointestinales o como síntomas extraintestinales, especialmente del sistema nervioso central (SNC) si la duración no ha sido correcta (el acceso de los medicamentos al SNC no siempre es bueno, aunque, por ejemplo, el trimetoprim-sulfametoxazol actúa de manera efectiva) en ese lugar). El tratamiento de las recidivas es más complejo que el tratamiento inicial. Cuando falla la reintroducción del tratamiento inicial, se pueden probar otros fármacos, como ceftriaxona, cefixima, rifampicina y la combinación de trimetoprim-sulfametoxazol con interferón-g recombinante.

Se espera que con la llegada de nuevos métodos de diagnóstico para la enfermedad de Whipple, como la serología, seamos testigos de un aumento notable de la enfermedad de Whipple, que ayudará a mejorar el conocimiento epidemiológico de esta enfermedad.

Tratamiento para la enfermedad de Whipple

Dado que la enfermedad de Whipple era una enfermedad bacteriana con participación multisistémica, antes del uso de antibióticos tenía un pronóstico desfavorable.

El tratamiento recomendado para la enfermedad de Whipple consiste en la administración intramuscular de 1.2 MU de bencilpenicilina (penicilina G) asociada con 1 g de estreptomicina al día durante dos semanas. Este tratamiento debe continuarse con la administración oral de cotrimoxazol (trimetoprima 160 mg y sulfametoxazol 800 mg) cada 12 horas durante un período prolongado.

Una vez que se establece el tratamiento para la enfermedad de Whipple, las lesiones generalmente se resuelven en un año, y el 90% de los pacientes tienen una evolución favorable. Las recaídas están estrechamente relacionadas con la duración del tratamiento. Por lo tanto, aquellos que han completado menos de seis meses tienen una mayor tasa de recurrencia, algo que no se observa cuando el tratamiento se ha realizado durante un año o más. Las recurrencias, que surgen de la localización cardíaca y del sistema nervioso central, suelen aparecer (en promedio) en los primeros cuatro años (rango entre 2 meses y 20 años). Por este motivo, algunos autores recomiendan su uso indefinidamente. Independientemente de la duración del tratamiento, los pacientes deben ser seguidos durante un mínimo de diez años.

La efectividad del tratamiento de la enfermedad de Whipple se puede monitorear mediante la reacción en cadena de la polimerasa (PCR). Algunos autores recomiendan el análisis del LCR (líquido cefalorraquídeo) para realizar la PCR antes y después del tratamiento, ya que el LCR puede estar infectado, a pesar de no presentar manifestaciones clínicas. Si está infectada, el tratamiento debe mantenerse hasta que la PCR del LCR se vuelva negativa. Una limitación de la PCR es si su positividad una vez que se establece el tratamiento se debe a la persistencia de la infección oa la persistencia del ADN de los bacilos ya muertos.

El cultivo del microorganismo sería el mejor medio para verificar la efectividad de la erradicación. Se espera que con la identificación de un medio de cultivo como el descrito recientemente por algunos investigadores, podamos conocer más sobre el microorganismo, que es el antibiograma más adecuado y la opción terapéutica más efectiva en aquellos pacientes que no responden a los tratamientos convencionales de Whipple. tratamiento de la enfermedad. En este sentido, se ha descrito una respuesta exitosa en un paciente con una enfermedad cerebral que no respondió al tratamiento convencional, a la combinación de interferón gamma y cotrimoxazol.

Conclusión

La enfermedad de Whipple sin un tratamiento adecuado puede ser fatal. En este sentido, se ha descubierto que incluso con tratamiento, con una duración de menos de seis meses, existen riesgos de recurrencias futuras. Es necesario lograrlo durante un año o más para obtener resultados y remisión de los síntomas.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment