¿Cuáles son las etapas de la enfermedad de Legg-Calve-Perthes?

La enfermedad de Legg-Calve-Perthes es un proceso patológico que afecta el desarrollo de la cadera del niño. Aunque los médicos saben que se produce por necrosis aséptica de la cabeza femoral, las causas que originan dicha necrosis son realmente desconocidas.

La radiología convencional no permite un diagnóstico temprano, por lo que se necesitan técnicas de diagnóstico más avanzadas para el diagnóstico de Legg-Calve-Perthes.

El momento en que se realiza el diagnóstico de Legg-Calve-Perthes y, en consecuencia, el grado de afectación en que se encuentra la cadera en ese momento, determina el tratamiento que se debe aplicar y las complicaciones que el paciente puede desarrollar en el futuro.

Las imágenes radiográficas son el método más común para iniciar el estudio de una presentación dolorosa de la cadera o la pelvis, bajo sospecha de patas de pierna corta u otra patología, ya que es un método simple, bastante accesible y fácil de interpretar. En el estudio de legg-calve-perthes, las imágenes anteroposterior y lateral deben tomarse en la posición de Lauenstein (“en una posición de rana”).

El Legg-Calve-Perthes consta de 4 etapas: la primera consiste en la falta de suministro de sangre a la cabeza femoral, luego el cuerpo eliminará las células óseas muertas y las reemplazará con células óseas nuevas y más sanas, en la siguiente etapa de Legg Calve-Perthes, la cabeza femoral continúa tomando su forma redondeada con nuevo tejido óseo. Finalmente, las células óseas normales reemplazan las células óseas nuevas.

Desde el punto de vista radiológico, el proceso de isquemia y la posterior regeneración ósea se han dividido en varias etapas que revelan los cambios anatómicos de la cabeza y el cuello femorales. La identificación de la fase en la que se ubica el proceso tiene importancia terapéutica y pronóstica.

Fase o etapa inicial o de necrosis de Legg-Calve-Perthes

El suministro vascular y la necrosis ósea se interrumpen. En esta etapa de Legg-Calve-Perthes, la cabeza femoral es muy vulnerable a las fuerzas que actúan sobre ella.

Fase de fragmentación o etapa de Legg-Calve-Perthes

Un proceso de reabsorción del hueso necrótico comienza en esta etapa de Legg-Calve-Perthes.

Fase de reosificación o etapa de Legg-Calve-Perthes

La densidad se mueve en la dirección opuesta. La epífisis es invadida por los vasos, los islotes densos se reabsorben y se forma tejido óseo de rarefacción (lo que significa que disminuye la densidad) y luego se trabecula. La reparación comienza con la desaparición de la osteólisis metafisaria. La osteólisis se define como el proceso de desgaste y reducción de una o más áreas de un hueso.

Fase final o de curación o etapa de Legg-Calve-Perthes

El reemplazo completo del hueso necrótico con hueso recién formado ocurre en esta etapa de Legg-Calve-Perthes. El hueso recién formado tiene una consistencia más débil, por lo que se puede remodelar para que la morfología de la cabeza femoral se adapte o no a la forma de la copa. Este proceso no será definitivo hasta el final de la maduración ósea. Dado que el resultado final puede ser el de una cabeza femoral deformada, esta fase también se puede denominar fase de deformidad residual.

La duración de cada etapa de Legg-Calve-Perthes es muy variable, pero en general, la etapa de necrosis y fragmentación dura aproximadamente 6 meses, el período de reosificación de 18 meses a 3 años y la fase final o de curación hasta la maduración ósea. Para otros expertos, la fase de fragmentación dura aproximadamente un año y la fase de reosificación dura de 3 a 5 años.

El principal inconveniente de la radiografía convencional es su ineficacia para el diagnóstico precoz de la necrosis ósea. Pero una vez que los cambios óseos sean visibles, esto será muy útil para clasificar y monitorear la enfermedad, enfocando el tipo de tratamiento y estableciendo un pronóstico.

Evolución y pronóstico de Legg-Calve-Perthes

Legg-Calve-Perthes es una enfermedad autolimitada, ya que su evolución natural es hacia la curación. En atención primaria, si los médicos sospechan que se enfrentan a una enfermedad de Legg-Calve-Perthes, deben hacer un chequeo cada 3 o 4 meses porque algunos casos evolucionan de manera desfavorable y dejan secuelas severas en la edad adulta, principalmente osteoartritis de cadera, debido a la capacidad de remodelación del fémur. La cabeza con el acetábulo termina alrededor de los 8 años y desde esta edad apenas hay poder de remodelación.

Aunque el 80% de los pacientes afectados por Legg-Calve-Perthes tienen una buena evolución hasta la cuarta década de la vida, entre la cuarta y la quinta hay un riesgo significativo de desarrollar osteoartritis de cadera y en la sexta década de la vida, la mitad Los pacientes requieren el uso de una prótesis de cadera.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment