¿Cuáles son las formas de prevenir el cáncer de la nasofaringe y vuelve a aparecer?

El cáncer nasofaríngeo puede atribuirse a varios factores causales, como el consumo de tabaco, el consumo excesivo de alcohol y el virus de Epstein-Barr (VEB), y el consumo de ciertos tipos de alimentos, así como la composición genética. Algunos de estos factores, en particular el EBV y la composición genética, no se pueden controlar, por lo que es difícil prevenir el desarrollo del cáncer en tales casos. [1] En términos de recurrencia, según un estudio realizado sobre la recaída del cáncer de la nasofaringe que involucró a 351 pacientes, el 93,5% de ellos tenía una recurrencia local del tumor. De esta estadística, podemos deducir que la probabilidad de recaídas de cáncer es mayor. [2]Aparte de eso, las personas que han sido diagnosticadas con cáncer nasofaríngeo corren el riesgo de desarrollar un segundo cáncer, sin relación alguna con el cáncer inicial. [3]

Si existe la posibilidad de prevenir cualquier enfermedad, incluido el cáncer nasofaríngeo, es aconsejable tomar la salida más fácil. Además, más vale prevenir que curar. Las personas con factores de riesgo, como el consumo de tabaco, el consumo excesivo de alcohol y el consumo de alimentos que aumentan la probabilidad de cáncer nasofaríngeo, pueden prevenir el cáncer evitando los factores mencionados anteriormente. En otras palabras, si usted es un consumidor de tabaco y está en riesgo de desarrollar cáncer, evite el tabaco a toda costa. Del mismo modo, si está acostumbrado a beber en exceso, tome de manera responsable o deje de beber para siempre.

Los alimentos asociados con el cáncer nasofaríngeo incluyen pescado y carnes curados con sal. Por lo tanto, evite estos alimentos y considere comer una dieta más saludable que incluya alimentos nutritivos. Aunque algunos casos de cáncer nasofaríngeo se han asociado con infecciones por el virus de Epstein-Barr, no todas las personas con EBV desarrollarán cáncer. La razón de por qué algunas personas desarrollan cáncer de la nasofaringe cuando tienen EBV y otras no, no está clara, sin embargo, se están realizando investigaciones para determinar esta relación. En cualquier caso, se cree que podría deberse a que el material genético del virus ataca las células de la nasofaringe. [4]

Reincidencia De Cáncer Nasofaríngeo

El local de cáncer de nasofaringe después del primer tratamiento de radiación es probable. Tanto como se supone que el tratamiento reprime el cáncer, no necesariamente elimina el riesgo de desarrollar cáncer nuevamente. Uno podría tener una recurrencia local del mismo tipo de cáncer o desarrollar un tipo de cáncer completamente nuevo. Para las personas que han sido diagnosticadas y tratadas por cáncer nasofaríngeo, corren el riesgo de desarrollar los siguientes cánceres secundarios. Incluyen; cáncer de lengua, cáncer de nariz y cavidad nasal, cáncer de esófago, así como cáncer de huesos y articulaciones, en particular de la mandíbula. [3]

En el estudio sobre la recaída del cáncer de la nasofaringe después de la irradiación convencional en 351 pacientes, algunas de las características comunes del cáncer de la nasofaringe recurrente incluyen los siguientes síntomas; Secreción nasal sanguinolenta, cefaleas y mayor estadificación del cáncer. Claramente, el cáncer nasofaríngeo recurrente es una situación más grave ya que provoca más complicaciones. Aquellos con mayor latencia en la recepción tienen un mayor riesgo de complicaciones frecuentes. [2]

Manejo del cáncer de la nasofaringe

El tratamiento básico para controlar el cáncer de la nasofaringe consiste en un plan de tratamiento ideado entre usted y su médico. Generalmente, esto se basa en varios factores que pueden incluir la etapa del cáncer, la salud general, los objetivos del tratamiento y los posibles efectos secundarios del tratamiento. La radioterapia es el protocolo de tratamiento inicial para el cáncer nasofaríngeo, y puede ser seguida por quimioterapia, o ambos administrados al mismo tiempo. Para tumores de tamaño pequeño, la radiación puede ser la única opción de tratamiento considerada. Por otro lado, en caso de casos más avanzados, se puede considerar la quimioterapia y la cirugía para extirpar el tumor en la nasofaringe. La cirugía también se considera cuando las regiones cercanas, es decir, los ganglios linfáticos han sido afectados.

Conclusión

En general, muchos casos de cáncer nasofaríngeo no se pueden prevenir ya que no tienen factores de riesgo. Además, incluso en los casos en que están involucrados factores de riesgo, algunos de ellos no pueden ser controlados. En cualquier caso, no comer pescado y carnes curadas con sal, evitar el alcohol y el tabaco podría contribuir en gran medida a reducir el riesgo de desarrollar cáncer nasofaríngeo. En cuanto a la recurrencia del cáncer, la mejor manera de armarse es a través de la atención de seguimiento para un monitoreo constante y mantenerse saludable. Si el cáncer recae, busque tratamiento para tratar el cáncer lo mejor posible.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment