¿Cuándo los dolores de cabeza se vuelven preocupantes?

Casi todos han sufrido un dolor de cabeza en algún momento de sus vidas o en el otro. Es un dolor molesto en la cabeza que es más una molestia que cualquier otra cosa. En algunos casos, los dolores de cabeza pueden ser tan debilitantes que puede requerirse que el individuo se siente en una habitación oscura y cerrada durante horas a la vez. Hay muchos medicamentos disponibles sin receta médica que curan el dolor de cabeza o eliminan el límite. También hay remedios caseros como el jugo de limón o algún tipo de alimento que alivia el dolor de cabeza [2].

Sin embargo, si los dolores de cabeza no se alivian con ninguna de las medidas conservadoras disponibles, entonces esto significa una condición subyacente que puede ser potencialmente grave, como un derrame cerebral, coágulo o incluso un tumor. Sin embargo, tales casos son extremadamente raros [1].

Los estudios estiman que el 50% de la población general sufre de dolores de cabeza crónicos. No hay barrera de edad cuando se trata de dolores de cabeza. Cualquier persona de cualquier grupo de edad o grupo étnico puede tener un dolor de cabeza que puede ser tan grave que afecte la vida personal y profesional de una persona. Cabe señalar que es extremadamente raro que los dolores de cabeza requieran la investigación de un especialista [1].

Hay dos formas de dolores de cabeza, la primaria y la secundaria. Si bien los dolores de cabeza primarios son más comunes y se observan en más del 95% de las personas, se cree que los dolores de cabeza secundarios son más graves. No obstante, es vital saber cuándo el dolor de cabeza se vuelve preocupante y necesita un chequeo de un médico [1].

¿Cuándo los dolores de cabeza se vuelven preocupantes?

La mayoría de los dolores de cabeza pueden ser atendidos con medicamentos de venta libre y remedios caseros u obtener medicamentos preventivos del médico para los dolores de cabeza recurrentes. Sin embargo, hay algunas formas de dolores de cabeza que requieren una investigación inmediata y un tratamiento agresivo. Esto es cuando los dolores de cabeza se vuelven preocupantes [1].

Por lo general, se denominan como dolores de cabeza secundarios y apuntan hacia una patología subyacente más seria. Algunos de los signos que hacen que los dolores de cabeza sean preocupantes para una persona incluyen.

El desarrollo repentino de episodios frecuentes de dolores de cabeza punzantes, especialmente después de los 50 años de edad. Las personas que antes solían tener un dolor de cabeza repentinamente comienzan a tener dolores de cabeza frecuentes e implacables, especialmente una vez que cruzan la edad de 50 años, es un signo de una afección médica subyacente que puede requerir investigación adicional evaluación por un neurólogo [1].

Cambio de patrón. Si una persona nota un cambio repentino en el patrón de los dolores de cabeza, como un aumento en la frecuencia, la intensidad o la gravedad, entonces también es motivo de preocupación y debe ser evaluado exhaustivamente por un neurólogo [2].

Mayor severidad. Si una persona tiene un historial de dolores de cabeza, pero últimamente ha tenido una severidad repentina sin factores agravantes involucrados, también es un signo de una condición médica subyacente que puede ser potencialmente grave y es una causa de preocupación para la persona afectada [2].

Incremento de la severidad con el movimiento. Si la gravedad del dolor de cabeza aumenta con el movimiento o actividades como toser y estornudar, también es un motivo de preocupación y un neurólogo debe evaluar la causa subyacente [2].

Poco a poco empeorando los dolores de cabeza. Si una persona comienza a tener ataques de dolor de cabeza que comienzan como un dolor sordo y empeora gradualmente y se vuelve implacable y debilitante, también significa una condición médica subyacente en juego que requiere intervención médica [2].

Cambio de personalidad. Si el dolor de cabeza da como resultado un cambio en la función mental, problemas para concentrarse y concentrarse, y un cambio de personalidad, entonces es una cuestión de gran preocupación. Esto debe evaluarse de inmediato para buscar una causa subyacente [2].

Dolores de cabeza acompañados de síntomas neurológicos. Si los dolores de cabeza están acompañados por síntomas neurológicos como trastornos visuales, problemas del habla, entumecimiento y debilidad de un lado del cuerpo o ambos, o convulsiones, entonces es un signo de preocupación. El individuo debe ser llevado de inmediato a la sala de emergencias para una evaluación para descartar una etiología más grave para los dolores de cabeza [2].

Dolores de cabeza con dolor en los ojos . Si los dolores de cabeza están acompañados por ojos inyectados en sangre dolorosos, entonces puede significar la participación de los nervios ópticos. Esto es motivo de preocupación y debe ser evaluado tanto por un neurólogo como por un oftalmólogo [2].

Dolores de cabeza después de un traumatismo craneal. Si una persona comienza a desarrollar dolores de cabeza después de una lesión o trauma en la cabeza, ya sea debido a un accidente o una lesión deportiva, de nuevo es una causa de preocupación. Para esas personas, es necesario que se evalúen en la sala de emergencias, ya que puede ser un signo de conmoción cerebral [2].

Dolores de cabeza de inicio abrupto. Los dolores de cabeza repentinos sin advertencia o pródromo también son motivo de preocupación para las personas. Estos tipos de dolores de cabeza pueden tener numerosas etiologías, algunas de las cuales pueden ser graves. Por lo tanto, es una necesidad de ser evaluado y descartar una causa grave para estos dolores de cabeza [2].

Además, las personas que padecen cáncer o afecciones que comprometen el sistema inmunológico del cuerpo comienzan a desarrollar dolores de cabeza como un síntoma adicional que debe ser evaluado. Esto se debe a que los dolores de cabeza en pacientes inmunocomprometidos son un signo de preocupación y normalmente significa la propagación del cáncer o la agravación de la condición inmune [2].

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment