¿Cuánto tiempo se tarda en mostrar signos de la enfermedad de Lyme?

Parece que en los últimos años ha habido una tendencia creciente en la incidencia de la enfermedad de Lyme en áreas endémicas, así como una expansión geográfica de su vector, la garrapata Ixodes ricinus.

Table of Contents

¿Cuánto tiempo se tarda en mostrar signos de la enfermedad de Lyme?

La enfermedad de Lyme se caracteriza por diversos síntomas. Las molestias son muy variadas y afectan a muchos órganos. Si una persona se infecta con la bacteria Borrelia burgdorferi por medio de una picadura de garrapata, puede aparecer una lesión rojiza y anular en la piel después de varios días o semanas; Esta sería la primera manifestación.

En el primer mes de exposición a la garrapata, que en la mayoría de los casos el paciente no recuerda, se produce una infección local temprana (primera fase), que generalmente se manifiesta por síntomas inespecíficos de tipo gripal y la aparición de eritema migratorio, que es una pápula. o mácula que se extiende sin dolor para tomar la forma de un objetivo con el centro más claro. Dado que una cuarta parte de los pacientes no tienen eritema migratorio, no es infrecuente que esta primera etapa pase desapercibida y los médicos reciban a un paciente con síntomas de infección diseminada temprana (segunda etapa), después de semanas o meses de exposición. Esta etapa podría iniciarse, por ejemplo, como una afección general con malestar intenso, dolor difuso, cefalea, astenia o nuevos síntomas cutáneos: lesiones anulares más pequeñas que el eritema migratorio,

Teniendo en cuenta la inconstancia y la variabilidad clínica de la borreliosis en esta fase, se le ha llamado “el gran imitador”.

En cualquier caso, y si excluimos la fatiga / letargo casi constante, parece que los síntomas de presentación más relevantes y frecuentes (63%) son neurológicos, seguidos de los signos musculoesqueléticos y dermatológicos.

En Europa y Asia, el primer signo neurológico de la enfermedad de Lyme es un dolor característicamente radicular, que continúa con pleocitosis linfocítica en el líquido cefalorraquídeo (síndrome de Bannwarth) y que suele ir acompañado de neuritis craneal, especialmente parálisis facial periférica. Otros síntomas más raros serían encefalitis, mielitis o mononeuritis múltiple. La parálisis facial bilateral es una presentación clínica poco frecuente pero sugestiva, aunque no diagnóstica, de la enfermedad de Lyme.

Debido a la dificultad para cultivar esta bacteria microaerofílica, el diagnóstico se establece por la presencia de eritema migratorio o por una presentación clínica compatible, idealmente confirmada con pruebas serológicas y respaldada por datos epidemiológicos, como la ubicación del caso en un área endémica o La historia de la picadura de la garrapata. La confirmación de la enfermedad de Lyme se establece por la serología, que puede ser negativa en las primeras semanas (solo el 30-40% del eritema migratorio será positivo en la fase aguda y hasta el 70% en 2-4 semanas). La detección de anticuerpos anti-Borrelia se recomienda en dos etapas: primero, mediante un método sensible como ELISA, y una confirmación más específica por Western blot. Serología, que no es adecuada para distinguir la enfermedad activa e inactiva (puede permanecer positiva durante años después de la curación). o negativo en los tratados parcialmente), también tiene el problema de la estandarización; es conveniente, en cualquier caso, determinar los anticuerpos IgG e IgM, y comparar dos muestras separadas por 2-4 semanas.

Es importante que los resultados se consideren en un contexto clínico y epidemiológico que sugiera la enfermedad de Lyme, y no es apropiado solicitar serología para Borrelia en pacientes con síntomas no específicos sin antecedentes sospechosos, ya que, además, puede dar resultados falsos positivos en el reumatoide artritis, lupus eritematoso sistémico (LES), esclerosis sistémica y otros. También debe recordarse que una borreliosis seronegativa suele ser leve y atenuada.

El cultivo tiene una rentabilidad muy baja debido a la necesidad de un procedimiento complejo y medios específicos, así como al pequeño número de Borrelia en las muestras.

La prueba más específica es la detección de ADN de espiroquetas mediante PCR, que mostró una buena sensibilidad en el líquido sinovial o en la piel, aunque mucho menos en la sangre, la orina o el líquido cefalorraquídeo (LCR).

Si hay enfermedad de Lyme, es esencial comenzar el tratamiento temprano. Cuanto antes comience la terapia, mayores serán las posibilidades de evitar un curso grave de la enfermedad.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment