Deshidratación del disco: causas, síntomas, tratamiento, diagnóstico

¿Qué es la deshidratación del disco?

La deshidratación del disco es una condición médica bastante común con respecto a los discos de la columna vertebral. Se conoce comúnmente con el nombre de enfermedad degenerativa del disco. Anatómicamente hablando, el disco en la columna vertebral actúa como un espaciador entre las vértebras de la columna vertebral y los nervios y también actúa como un amortiguador que permite que la columna se mueva, funcione y facilite el movimiento y la capacidad del individuo de levantar, doblar, y transportar objetos sin dañar la columna o los nervios que lo rodean.

Estos discos están llenos de una sustancia similar a un gel que actúa como lubricante y permite que el disco funcione normalmente. Con el paso del tiempo y debido al desgaste del trabajo diario, hay una pérdida significativa de esta sustancia dentro del disco que hace que el disco pierda su fluidez. Esto es lo que se llama Deshidratación de disco. Esto ocurre principalmente en las espinas lumbar y cervical, que son las espinas más utilizadas por un individuo.

La deshidratación del disco causa que la columna se endurezca con dolor y pérdida de rango de movimiento de la columna vertebral. Si el disco lumbar se deshidrata, el individuo experimentará dolor de espalda que puede o no irradiarse por las piernas, dificultad para pasar de una posición sentada a una posición de pie y, a veces, incluso deambulando. Si el disco cervical se deshidrata, entonces el individuo puede experimentar dolor y rigidez en y alrededor de la región del cuello con dolor que se irradia desde los brazos hacia los dedos. La osteoartritis la hernia discal y la estenosis espinal son ​​algunas de las otras afecciones que pueden ser causadas por la deshidratación del disco.

¿Qué causa la deshidratación del disco?

Como se indicó anteriormente, los discos espinales se llenan con una sustancia parecida al gel. Hay una pérdida significativa de esta sustancia durante las actividades diarias, pero esta sustancia similar a un gel se reabastece durante la noche cuando el individuo está dormido, por lo que los discos están listos para trabajar normalmente al día siguiente. A veces lo que sucede es que la sustancia que se pierde durante el día no puede reponerse por completo durante la noche mientras duerme, lo que lleva a una cierta cantidad de pérdida del lubricante.

Con el paso del tiempo, esta disminución gradual del gel como sustancia presente en el disco alcanza un nivel cuando queda muy poco lubricante en el disco. Esto es lo que conduce a la deshidratación del disco. A medida que los discos se deshidratan, comienzan a sobresalir y ejercen presión sobre las vértebras, y así comienzan los problemas de dolor y pérdida de funciones.

La deshidratación del disco normalmente ocurre cuando una parte del disco está dañada o lesionada, lo que no permita que el disco absorba completamente el fluido que requiere para mantener la función diaria normal, lo que resulta en deshidratación del disco.

¿Cuáles son los síntomas de la deshidratación del disco?

El dolor y la rigidez son el primer signo y síntoma de la deshidratación del disco. Esto progresa gradualmente a un rango de movimiento restringido de la columna lumbar o cervical.

Síntomas de la deshidratación del disco lumbar

Si la columna lumbar está involucrada, entonces al individuo le resultará difícil doblarse, levantarse o pivotar. Al individuo también le resultará difícil pararse desde una posición sentada o pasar de una posición de pie a estar sentado sin sentir dolor o incomodidad.

Síntomas de la deshidratación del disco cervical

En caso de deshidratación del disco cervical, la persona experimentará síntomas de dificultad para mover el cuello de un lado a otro sin dolor y tendrá dificultades para sentarse y trabajar en una computadora o realizar otras tareas sin molestias ni dolor. El dolor causado por la deshidratación del disco puede volverse más intenso a medida que la condición avanza y el disco comienza a sobresalir y comienza a ejercer presión sobre las vértebras adyacentes.

Cuando el disco protuberante ejerce una presión excesiva sobre las vértebras, comienza a afectar en los nervios, causando dolor radicular que baja por las extremidades inferiores en casos de columna lumbar y extremidades superiores en casos de columna cervical.

¿Cómo se diagnostica la deshidratación del disco?

Para empezar, se toma una historia detallada del paciente en cuanto a la naturaleza y la duración de los síntomas. El médico puede preguntar si el paciente tiene algún problema para sentarse, pararse, doblarse o torcerse. Él o ella también pueden preguntar si hay algún dolor irradiado. El médico también puede preguntar sobre cualquier historia reciente o remota de una lesión en la columna vertebral.

El examen físico se realizará inspeccionando de cerca la columna vertebral en busca de áreas sensibles y dolorosas. El médico también verificará el rango de movimiento de la espalda si está involucrada la columna lumbar o el cuello si está involucrada la columna cervical.

También se puede realizar un examen neurológico buscando áreas de reflejos anormales que confirmen la participación neurítica. Además, se pueden realizar estudios radiológicos en forma de rayos X, MRI o tomografía computarizada para observar las estructuras internas de la columna vertebral y ver si se ha producido daño a las vértebras por deshidratación del disco.

Una vez que estos estudios se completan y todas las demás condiciones que pueden tener síntomas similares se descartan confirma el diagnóstico de deshidratación del disco.

Tratamiento para la deshidratación del disco

El enfoque conservador es la forma más preferida para tratar la deshidratación del disco. Para aliviar el dolor, el paciente puede aplicar hielo sobre el área afectada durante 15-20 minutos dos o tres veces al día alternando con calor. Debe notarse aquí que tanto el hielo como el calor no deben aplicarse simultáneamente ya que puede conducir a la formación de ampollas. El paciente puede usar AINE en forma de ibuprofeno o Tylenol para aliviar el dolor y calmar la inflamación. Si el paciente no obtiene un alivio adecuado del dolor con estas medidas, el médico tratante puede recetarle medicamentos para el dolor más fuertes.

Si el paciente desarrolla condiciones como hernias discales o abultamiento del disco debido a la deshidratación del disco, se aplicarán los tratamientos adecuados para esas afecciones. formulado por el médico tratante, que puede incluir una terapia física agresiva para fortalecer, flexibilidad y mejorar la amplitud de movimiento, y en algunos casos también se puede requerir cirugía para tratar la afección causada por la deshidratación del disco.

A veces, la cirugía también es hecho para la deshidratación del disco para eliminar el disco dañado y los niveles adyacentes se fusionan. En casos muy raros, se puede implantar un disco artificial.

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment