Efectos secundarios de beber agua caliente

El agua es fundamental para la supervivencia de todo ser vivo. Es la fuente de vida no solo para los seres humanos sino también para los animales y las plantas. Es bien sabido que el cuerpo de un bebé comprende el 75% del agua, mientras que el de un adulto comprende el 55%. El agua es extremadamente crucial para la homeostasis y desempeña varias funciones que son críticas para la supervivencia. Sin embargo, hay muchas preguntas que aún no han sido respondidas sobre el agua y su papel dentro del cuerpo humano [1].

También existe un conocimiento bastante limitado acerca de los diversos factores relacionados con su ingesta y su papel general en la realización de diferentes mecanismos, junto con los efectos de la limitada ingesta de agua en el cuerpo en general con respecto a la energía y el funcionamiento [1].

El agua se puede consumir de dos maneras: caliente o fría. Algunos estudios sugieren que beber agua caliente es una forma bastante efectiva de mejorar la salud general del cuerpo. Sin embargo, los estudios también reflejan algunos de los efectos secundarios del consumo excesivo de agua caliente. Esto plantea una potente pregunta sobre si el agua caliente es realmente segura para beber. Este artículo proporciona todos los detalles sobre los posibles efectos secundarios del agua caliente [2].

Efectos secundarios de beber agua caliente

Es bien sabido que el agua es un catalizador importante para llevar a cabo varias funciones del cuerpo. Sin agua, prácticamente todo el cuerpo se detiene. Es una práctica estándar recomendar beber la cantidad suficiente de agua según lo requiera el organismo todos los días. Sin embargo, qué sucede si un individuo tiene el hábito de beber en exceso, especialmente el agua caliente. A continuación se mencionan algunos de los efectos secundarios potenciales de beber agua caliente en exceso [3].

Riesgo de ingestión de contaminantes. El agua caliente que sale directamente del grifo tiene un alto riesgo de tener demasiadas toxinas y material contaminado. Este riesgo aumenta exponencialmente si el grifo está viejo y oxidado. Además, los contaminantes pueden disolverse fácilmente en agua caliente que en agua fría [3].

Por lo tanto, se recomienda abstenerse completamente de beber agua caliente directamente del grifo. Si es realmente necesario, tomar agua fría en un hervidor y luego calentarla en la estufa es la mejor manera de beber agua caliente [3].

Riesgo de quemarse: si el agua se calienta demasiado, el individuo que la bebe corre el riesgo de quemarle los labios y la boca. Esto puede ser muy doloroso y hacer que a la persona le resulte difícil comer o beber durante unos días. La mejor manera de hacerlo es tomar un sorbo pequeño en lugar de un trago y, si la temperatura del agua es soportable, bébala [3].

Riesgo de dañar órganos internos. Al igual que los labios y la boca, el agua demasiado caliente también puede quemar los órganos internos como el esófago y, a veces, incluso el tracto digestivo. Esto puede llevar a complicaciones potencialmente graves. Esta precaución debe mantenerse al beber agua caliente y solo debe consumirse si está tibia o ligeramente caliente [3].

Alteración del sueño. Beber un exceso de agua caliente justo antes de irse a la cama da como resultado un sueño interrumpido, ya que la persona tenderá a despertarse en medio de la noche para ir al baño [3].

Riesgo de Daño Renal. La función de los riñones es eliminar las toxinas del cuerpo y eliminar el exceso de agua en forma de orina. Beber el exceso de agua caliente tiende a aumentar la carga de trabajo de los riñones, lo que con el tiempo puede dañarlo. Por lo tanto, la ingesta de agua caliente no debe exceder de más de un par de vasos al día [3].

Los volúmenes de sangre se ven afectados. Beber exceso de agua caliente también puede aumentar el volumen de sangre. Esto tiende a aumentar la presión sobre los vasos sanguíneos y, en última instancia, sobre el corazón, que tiene que bombear más sangre de lo normal [3].

Dilución de electrolitos. Este es otro efecto secundario de beber agua caliente. Esto se debe a que una mayor ingesta de agua hace que los electrolitos se diluyan. Esto hace que los electrolitos en la sangre estén más diluidos que los presentes en las células [3].

Como resultado, se extrae más agua hacia las células para mantener el equilibrio. Cuando esto ocurre, las células se hinchan y aumentan la presión intracraneal que finalmente causa dolor de cabeza y otros problemas [3].

En conclusión, se ha demostrado más allá de toda duda que existen varios beneficios de beber agua caliente. Sin embargo, otro hecho que debe tenerse en cuenta son los efectos secundarios que puede tener el consumo excesivo de agua caliente. Pueden ser tan pequeños como una quemadura en los labios, tan graves como que afectan la presión intracraneal. También puede afectar el sistema digestivo a la inversa y, en lugar de ayudar en la digestión, puede provocar lesiones en el sistema digestivo [3].

Por lo tanto, se recomienda consumir agua caliente solo con moderación y no exceder más de un par de vasos por día y evitar tomarla por la noche para evitar complicaciones y obtener los beneficios que el agua caliente proporciona a la salud general del cuerpo [3] .

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment