Enfermedad de Weil: causas, síntomas, tratamiento, diagnóstico

La enfermedad de Weil es una infección bacteriana patológica causada por la bacteria leptospira. Esta infección bacteriana en su forma leve se llama leptospirosis y es una enfermedad autolimitada, pero cuando esta infección se agrava y comienza a afectar los órganos vitales del cuerpo como el corazón, el cerebro, los pulmones, el hígado y el riñón, esta forma de infección Es lo que se denomina enfermedad de Weil.

La bacteria en cuestión responsable tanto de la leptospirosis como de la enfermedad de Weil generalmente se transmite a los humanos a través del ganado infectado, ratas, perros, cerdos y similares. La infección se transmite a los humanos al entrar en contacto directo con la orina, la sangre o los tejidos de un animal infectado.

La enfermedad de Weil es una afección que requiere ingreso hospitalario para recibir tratamiento. Una persona también puede infectarse con la bacteria leptospira al entrar en contacto con el suelo y el agua contaminados.

Los síntomas iniciales de la infección pueden ser leves y desaparecer en unos pocos días, pero si la infección se propaga a otras partes del cuerpo, entonces los síntomas experimentados por el individuo serán lo suficientemente graves como para justificar la hospitalización para un tratamiento agresivo.

Si no se administra el tratamiento adecuado a una persona con la Enfermedad de Weil, entonces puede dar lugar a complicaciones potencialmente graves y potencialmente mortales como resultado de la Enfermedad de Weil.

¿Cuáles son las causas de la enfermedad de Weil?

Como se dijo, la enfermedad de Weil es causada por una infección bacteriana causada por la bacteria leptospira. Inicialmente, la infección se denomina leptospirosis y, si se propaga a órganos vitales del cuerpo como el cerebro, el corazón, los pulmones, el riñón y el hígado, se denomina enfermedad de Weil.

Una persona puede contraer la enfermedad de Weil al entrar en contacto con el ganado, ratas, perros, cerdos y otros animales infectados que se ven en las casas de la granja. Las bacterias ingresan al cuerpo de los humanos a través de las áreas expuestas del cuerpo como la nariz, los ojos o cualquier corte o contusión en la piel. Un individuo también puede infectarse si es mordido por un animal infectado.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Weil?

El inicio de los síntomas iniciales de la enfermedad de Weil es aproximadamente una semana después de la exposición a la bacteria. Inicialmente, los síntomas serán leves e incluyen fiebre, escalofríos, dolor muscular, dolores de cabeza, tos, náuseas y vómitos. En algunos casos, el paciente también puede experimentar pérdida de apetito.

En la mayoría de los casos, los síntomas se resuelven en una o dos semanas, pero en algunos casos la infección se propaga y se desarrollan síntomas más graves. Estos síntomas son variables y dependen del órgano afectado. Estos síntomas pueden desarrollarse después de un par de días de la disminución de los síntomas iniciales. Los síntomas que se ven con la enfermedad de Weil son.

  • Náusea
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Fatiga persistente
  • Hinchazón de las extremidades, ya sea superior o inferior o ambas
  • Hepatomegalia
  • Disminución de la salida urinaria.
  • Falta de aliento
  • Taquicardia
  • Ictericia que claramente mostrará afectación del hígado.

En caso de que el cerebro se vea afectado por la enfermedad de Weil, los síntomas experimentados por el paciente son:

  • Fiebre de alto grado
  • Náusea
  • Vómito
  • Dolor y rigidez en el cuello.
  • Somnolencia persistente
  • Confusión
  • Estado mental alterado
  • Problemas de comportamiento
  • Convulsiones
  • Problemas para hablar
  • Fotosensibilidad .

Si los pulmones se ven afectados por la enfermedad de Weil, los síntomas son:

  • Fiebre de alto grado
  • Respiración dificultosa
  • Hemoptisis

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Weil?

Si una persona tiene un caso leve de leptospirosis, puede ser difícil diagnosticar la afección, ya que los síntomas se parecen a muchas otras afecciones médicas diferentes. En los casos de enfermedad de Weil, es bastante fácil de diagnosticar, ya que los síntomas son específicos e inmensamente graves.

Para empezar, el médico realizará un historial detallado del paciente y le preguntará si existe algún historial remoto de estar involucrado con el ganado u otros animales, o de haber estado en una granja. Si el paciente tiene antecedentes de alguno de estos síntomas, se puede sospechar un diagnóstico de enfermedad de Weil.

Para confirmar el diagnóstico, se pueden realizar análisis de sangre y análisis de orina que mostrarán claramente la presencia de la bacteria leptospira y confirmarán el diagnóstico de la enfermedad de Weil. Además, se pueden realizar estudios radiológicos avanzados del cerebro, el hígado, los riñones y los pulmones para detectar cualquier daño a estos órganos por la enfermedad de Weil.

¿Cómo se trata la enfermedad de Weil?

Si la condición sigue siendo leve y los síntomas no se intensifican, como es el caso de la enfermedad de Weil, no se requiere ningún tratamiento en particular. Sin embargo, en los casos de enfermedad de Weil, se requiere un tratamiento agresivo con antibióticos para eliminar las bacterias y prevenir cualquier daño adicional a los órganos vitales del cuerpo.

El paciente ingresará en el hospital donde se administrarán antibióticos por vía intravenosa. Los antibióticos de elección para el tratamiento de la enfermedad de Weil son la penicilina y la doxiciclina. Es posible que se requieran tratamientos adicionales según los órganos afectados por la enfermedad de Weil y la magnitud del daño causado a estos órganos.

Si los pulmones se ven afectados, el paciente puede colocarse en un respirador hasta el momento en que el paciente pueda respirar por sí mismo. Se requerirá diálisis para los pacientes que tienen sus riñones dañados debido a la enfermedad de Weil.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment