Fractura de escafoides

¿Qué es la fractura de escafoides?

Una muñeca se compone de pequeños huesos, uno de los cuales se denomina escafoides. Cuando se produce la ruptura en cualquiera de estos pequeños huesos presentes en las muñecas, esta afección se conoce como fractura de escafoides.

Una muñeca se compone de ocho huesos pequeños, que se encuentran entre los huesos del antebrazo conocidos como cúbito y radio y los huesos presente en la mano. El escafoides es un hueso, que se encuentra en el espacio entre el radio y la base del pulgar.

El estrés o la compresión se pueden colocar en el hueso del escafoides al realizar ciertas actividades, como caerse sobre una mano extendida. Si la fuerza es traumática y está más allá del poder de tolerancia del hueso, esto puede ocasionar la fractura del hueso del escafoides, lo que da como resultado una fractura de escafoides.

Clasificación y tipos de fractura de escafoides:

Las fracturas de escafoides pueden clasificarse según diversas condiciones. Se pueden clasificar en función de su ubicación anatómica.

  • Fracturas de tubérculos: Este tipo de fracturas generalmente son fracturas sin complicaciones. En general, son asintomáticos incluso en el caso de una seudoartrosis.
  • Fracturas de polo distal: Este tipo de fracturas suelen ser de naturaleza sin incidentes. Este tipo de fracturas se puede clasificar en dos categorías:
    1. Fracturas que afectan a la articulación con el trapecio y el trapecio.
    2. Fracturas que no afectan a la articulación con el trapecio o el trapecio.
  • Fracturas del polo proximal: En este caso, la fractura se produce en el medio del hueso del escafoides, también conocida como cintura del escafoides o más cerca del antebrazo. La cicatrización de dicha fractura es un poco difícil ya que estas áreas del escafoides tienen menos irrigación sanguínea en comparación con las áreas restantes de la mano.

Las fracturas de escafoides también se clasifican según los planos con respecto al eje largo del escafoides en transversal, horizontal fracturas oblicuas y oblicuas verticales.

Causas y factores de riesgo de la fractura de escafoides:

  • Una fractura de escafoides puede ser causada por una presión o fuerza traumática en la muñeca como si se cayera sobre una mano extendida.
  • Una fractura de escafoides puede ser causada por cualquier tipo de caída.
  • Una fractura de escafoides es más común en actividades deportivas como el snowboard o el skateboard, especialmente en atmósfera helada.
  • La fractura de escafoides también puede ocurrir en combinación con la fractura del extremo del hueso radial dependiendo de la posición del mano en el momento del impacto.
  • Las fracturas de escafoides pueden ser causadas a cualquier edad, ya sea en la infancia, la adolescencia o la vejez.
  • Las personas en el grupo de edad de 20 a 30 años tienen más riesgo de fractura de escafoides.

Signos y síntomas de la fractura de escafoides:

  • En general, si el dolor de muñeca no disminuye dentro del día de una lesión, puede ser indicativo de una fractura de escafoides.
  • También se puede experimentar hinchazón y dolor al tocar firmemente en el lado del pulgar de la muñeca donde se encuentra el hueso del escafoides.
  • También se puede experimentar dolor intenso durante los movimientos de la muñeca o el pulgar.
  • Se puede experimentar dolor mayor en la muñeca al momento de la lesión. La capacidad de agarre también puede verse afectada junto con el dolor al levantar un objeto con la muñeca lesionada.
  • Por lo general, el dolor se experimenta en el lado del pulgar de la muñeca, que de vez en cuando se asienta rápidamente dejando un dolor más prominente en la noche o al despertar por la mañana.

Tratamiento para la fractura de escafoides:

El tratamiento de las fracturas de escafoides depende de la porción fracturada del hueso.

Tratamiento no quirúrgico de la fractura de escafoides:

Ciertas afecciones donde la fractura es incompleta o es estable sin ningún movimiento en el sitio de la fractura se pueden tratar sin cirugía.

  1. Fractura de escafoides cerca del pulgar: Las fracturas de escafoides que ocurren más cerca del pulgar generalmente cicatrizan dentro de una pocas semanas simplemente con la protección adecuada ya que hay un buen suministro de sangre a esta área del hueso. El brazo y la mano se colocan en un yeso para la inmovilización, de modo que el área esté bien protegida y pueda sanar más rápido. El lanzamiento generalmente comienza desde abajo del codo. El tiempo de curación de la fractura difiere de un individuo a otro dependiendo del habitus del cuerpo. La monitorización periódica se realiza con el uso de rayos X o tomografía computarizada para evaluar el progreso.
  2. Fractura de la cintura escafoide: En este caso, la fractura se produce en el medio del hueso del escafoides también conocida como cintura escafoide o más cerca del antebrazo. La cicatrización de dicha fractura es un poco difícil ya que estas áreas del escafoides tienen menos irrigación sanguínea en comparación con las áreas restantes de la mano. El brazo y la mano se colocan en un yeso para la inmovilización, de modo que el área esté bien protegida y pueda sanar más rápido. El lanzamiento generalmente comienza desde arriba del codo. El tiempo de curación de la fractura difiere de un individuo a otro dependiendo del habitus del cuerpo. La monitorización periódica se realiza con el uso de rayos X o tomografía computarizada para evaluar el progreso.

Tratamiento quirúrgico de la fractura de escafoides

En los casos en que se rompe el hueso en la cintura del escafoides o en el polo proximal, se recomienda la cirugía. Los implantes metálicos, como alambres y tornillos, se usan para fijar y mantener el escafoides en su lugar hasta que se produce la unión completa de la fractura.

Se puede usar un injerto óseo si se rompe el hueso en dos o más fragmentos para ayudar a sanación adecuada Un injerto óseo no es más que un nuevo hueso colocado al costado de la fractura para estimular la cicatrización. El injerto óseo aumenta la producción del hueso y esto a su vez ayuda a acelerar el proceso de curación de los huesos rotos en un hueso sólido.

Fisioterapia para la fractura de escafoides:

La fisioterapia para la fractura de escafoides es importante para acelerar el proceso de curación y obtener resultados óptimos. La fisioterapia también disminuye la probabilidad de recurrencias en el futuro. La fisioterapia puede incluir:

  • Masaje de tejidos blandos.
  • Electroterapia.
  • Movilización de articulaciones.
  • Arriostramiento o vendaje.
  • Ejercicios para mejorar la fuerza y ​​la flexibilidad.
  • Modificación de la actividad y entrenamiento.
  • Plan apropiado para regresar a la actividad.

Ejercicios para la fractura de escafoides:

Muñeca: Este ejercicio se realiza colocando el antebrazo sobre una mesa y la muñeca y los dedos sobre el borde. Doble la muñeca hacia adelante y hacia atrás lentamente hasta que sienta un estiramiento leve a moderado sin dolor. Repita 10 veces para asegurarse de que no hay exacerbación de los síntomas.

Rotaciones de antebrazo: Este ejercicio se realiza con el codo en el costado y doblado a 90 grados. Gire la palma hacia arriba y hacia abajo lentamente hasta que sienta un estiramiento leve a moderado sin dolor. Repita 10 veces para asegurarse de que no hay exacerbación de los síntomas.

Codos del lado de la muñeca: Este ejercicio se realiza colocando el antebrazo sobre una mesa y la muñeca y los dedos sobre el borde. Doble la muñeca de un lado a otro lentamente hasta sentir un estiramiento leve a moderado sin dolor. Repita 10 veces para asegurarse de que no hay exacerbación de los síntomas.

Apretón de pelota de tenis: Este ejercicio implica sostener una pelota de tenis en la mano y apretarla lo más fuerte posible para garantizar la comodidad sin dolor. Mantenga durante 5 segundos y suelte. Repita de 5 a 10 veces para asegurarse de que no haya una exacerbación de los síntomas.

Pruebas para diagnosticar la fractura de escafoides:

Una exploración física subjetiva completa es muy importante para ayudar con el diagnóstico de fractura de escafoides.

Otras pruebas pueden incluir:

  • Radiografía de la muñeca.
  • CT escanear en casos raros.
  • Resonancia magnética en casos raros, generalmente si se requiere tratamiento quirúrgico.
Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment