Dolor Abdominal

Infección y cuidado del cordón umbilical

La conexión entre la madre y el feto se mantiene mediante el cordón umbilical. Este cable está conectado al estómago del bebé en un lado y a la placenta en el otro lado, que está incrustado en el útero. El cordón umbilical es necesario para mantener los niveles nutricionales y de oxígeno dentro del feto y ayuda a la excreción de desechos y toxinas del torrente sanguíneo del feto. También proporciona inmunidad al bebé contra diversas infecciones, al pasar los anticuerpos de la madre al torrente sanguíneo del feto.

Tan pronto como se produce el parto, este cordón umbilical se corta sujetándolo de ambos termina. Después de cortar el cordón umbilical, se deja un muñón en el estómago del recién nacido, que mide entre dos y tres centímetros de longitud. Cuando sana, forma el ombligo del bebé. Al sanar, el cordón umbilical se seca y se cae en las primeras semanas. Sin embargo, en ciertos casos, la infección puede ocurrir en el muñón y causar inflamación, enrojecimiento y sensibilidad en la región junto con una descarga maloliente. Tal condición conduce a la infección del cordón umbilical después del nacimiento que se llama onfalitis. La infección del cordón umbilical generalmente se produce como resultado del corte del cordón umbilical en condiciones antihigiénicas o de no seguir los cuidados higiénicos hasta la caída del muñón del cordón umbilical. Sin embargo, su aparición es rara, pero cuando ocurre puede representar una grave amenaza para la vida de un recién nacido, por lo que exige atención inmediata.

Infección del cordón umbilical: resumen

[19659002] La infección del muñón umbilical se conoce como onfalitis, que produce inflamación del área afectada. Si no se controla, esta infección se extiende gradualmente a toda la pared abdominal, lo que representa una amenaza para la vida del recién nacido con la probabilidad de que ocurran enfermedades como mionecrosis, fascitis necrosante o enfermedad sistémica.

En circunstancias normales, un pequeño la cantidad de pus queda atrás en el muñón, que se seca rápidamente al aire libre. En algunos casos, se puede desarrollar una infección bacteriana que causa hinchazón y enrojecimiento en la región. Los síntomas de la afección generalmente aparecen entre una y dos semanas después del nacimiento, seguidos de la generación de pus, palpitaciones rápidas del corazón, presión arterial baja, ictericia y fiebre. Esto puede causar aún más sepsis en el recién nacido que representa una amenaza para su vida. Se sabe que la oftalmía tiene una alta tasa de mortalidad en caso de que la infección se vuelva grave.

La ​​oftalmía generalmente es causada por bacterias, que es común en los recién nacidos con inmunidad débil. Las bacterias que son responsables de la infección del muñón umbilical son Streptococcus, Staphylococcus aureus y Escherichia coli. La infección es el resultado de la combinación de bacterias Gram-positivas y Gram-negativas. Comúnmente ocurre en recién nacidos que nacen prematuramente, sufren de deficiencias del sistema inmunológico, enferma de infecciones sanguíneas o neumonía. También puede ocurrir en recién nacidos sanos en escenarios donde existen complicaciones durante el parto, como infección de la placenta, duración prolongada del nacimiento o individuos con catéteres umbilicales.

Prevalencia de infección del cordón umbilical

En los Estados Unidos, los casos de onfalitis representan alrededor del 0,5% del total de casos en todo el mundo, que tiene una tasa significativa de morbilidad y mortalidad. El tratamiento genérico proporcionado después del diagnóstico implica tratamiento con antibióticos. En los casos en que aparecen complicaciones graves, se adoptan medidas quirúrgicas para extirpar el muñón infectado.

Cuidado del cordón umbilical

Se requiere que el cordón umbilical se seque antes de que se caiga, y esto no requiere ningún tratamiento especial. El cordón se seca naturalmente y cambia su color de un amarillento brillante a un marrón grisáceo antes de caerse. Por lo general, toma de una a tres semanas para que el cordón umbilical se caiga; Mientras tanto, se puede garantizar que se sigan prácticas higiénicas adecuadas para evitar cualquier posibilidad de que se produzca una infección en el muñón del cordón umbilical. Se debe verificar que la práctica para mantener el área del abdomen limpio y seco se debe seguir religiosamente. El área basal del cordón debe revisarse al menos una vez al día para verificar la presencia de cualquier infección. En caso de que exista algún tipo de secreción, deben limpiarse de inmediato con un hisopo de algodón húmedo y luego dejarla secar. Para garantizar una limpieza adecuada y completa, la piel alrededor del muñón debe doblarse o empujarse hacia abajo. Hay algunas precauciones que deben tenerse en cuenta cuando se observan tales secreciones, de modo que la infección se puede prevenir. Estas precauciones son las siguientes:

  • Lavarse las manos antes de limpiar y revisar el cable.
  • Nunca intente quitar el cable; deje que se seque y se caiga solo.
  • Absténgase de bañar al bebé, hasta que la infección desaparezca. En su lugar, se pueden administrar baños de esponja al bebé para mantener la barriga limpia y seca.
  • Evite usar polvos para bebés y talco en el área de infección.
  • Evite la ropa que quede ajustada en la región del abdomen. [19659013] En caso de que exista caca de bebé en el cable, la limpieza debe realizarse con agua y jabón.
  • Cuando coloque un pañal, asegúrese de que la región del vientre no esté tapada.
  • Nunca use alcohol o líquidos similares en el cordón sin supervisión médica.

¿Cuándo llamar para pedir ayuda?

Los padres deben buscar ayuda de un supervisor médico inmediatamente cuando se encuentre cualquiera de los siguientes escenarios, ya que puede representar una amenaza para la vida del bebé.

  • El bebé parece extremadamente enfermo y la fiebre aumenta a más de 100.4 ° F.
  • El bebé se niega a alimentarse.
  • El bebé llora incesantemente de dolor.
  • Aspecto de vetas rojizas, ampollas granos o erupciones en y alrededor del ombligo .
  • Aumentan las secreciones del ombligo como moco, pus, etc.
  • La infección comienza a sangrar y el sangrado no cesa incluso al aplicar presión.
  • El sangrado de la región del ombligo continúa durante más de diez minutos. El cordón umbilical no se cae incluso después de seis semanas.

Se debe mantener una limpieza adecuada del muñón del cordón umbilical, ya que mantenerlo en condiciones antihigiénicas o húmedas puede aumentar la probabilidad de infección. El muñón del cordón umbilical debe revisarse con frecuencia para identificar cualquier signo de infección. Mantener seco el tocón y su base es de suma importancia. La infección del cordón umbilical podría provocar complicaciones graves e incluso la muerte si se ignora o no se trata. Cualquier signo de enfermedad o incomodidad alrededor de la región del muñón debe anotarse e informarse al médico del niño lo antes posible.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment