¿Es la vida la encefalopatía hepática amenaza?

La encefalopatía hepática es una disfunción neuropsiquiátrica, una forma avanzada de la enfermedad hepática caracterizada por un nivel alterado de conciencia que ocurre como resultado de una insuficiencia hepática. Tiene efectos profundos en la función cerebral, que pueden ser repentinos o graduales. Es común en 30 a 40% de los pacientes con cirrosis hepática. En aquellos que pueden recibir un trasplante de hígado, el riesgo de muerte es inferior al 30% durante los cinco años siguientes. Esta afección es anormal neuropsiquiátrica que induce la muerte, desde alteraciones subclínicas hasta coma. Tiene las diferentes características de las anomalías electroencefalográficas con un aumento del nivel de amoníaco en la sangre, que son las manifestaciones más frecuentes. A pesar de más de diez décadas de investigación médica, la patogenia de la encefalopatía hepática aún no se conoce bien.

En los Estados Unidos, la encefalopatía hepática representa 22,931 casos de hospitalizaciones, con una estadía promedio de 8,5 días y un costo promedio de cada estadía que oscila entre $ 46,663 y $ 63,108. La Asociación Americana para el Estudio de la Enfermedad Hepática clasificó la encefalopatía hepática según la enfermedad subyacente, la gravedad de las manifestaciones clínicas y los factores precipitantes. Se referían como tipo A, B y C de encefalopatía hepática. El tipo A es una forma aguda que se produce debido a una insuficiencia hepática aguda, el tipo B se debe a una derivación portosistémica sin ninguna enfermedad hepática intrínseca y el tipo C es una afección muy peligrosa para la vida conocida como cirrosis.

¿Es la vida la encefalopatía hepática amenaza?

La encefalopatía hepática es una condición reversible si la enfermedad hepática subyacente se trata con éxito. La forma de desarrollo de la encefalopatía hepática es multifactorial. El amoníaco y la desregulación del ciclo de la urea a menudo se asocian con la causa de la enfermedad. Los compuestos nitrogenados excretados por bacterias intestinales se transportan al hígado a través de la circulación portal junto con nitrógeno endógeno, que ingresa en el ciclo de la urea. El proceso final es la generación de urea, que posteriormente se excreta en la orina. En la enfermedad hepática avanzada, los hepatocitos dañados hacen que el amoníaco se acumule en la circulación sistémica. Este desequilibrio de amoníaco es responsable de la inflamación de los astrocitos y la disfunción de las neuronas.

Impacto negativo de la condición

El amoníaco se considera una neurotoxina asociada a la inducción de encefalopatía hepática. Está directamente involucrado en la alteración de la actividad eléctrica neuronal mediante la inhibición de la generación de potenciales postsinápticos tanto excitatorios como inhibidores y hemicanales corticales. Los sistemas de neurotransmisores GABA-benzodiazepina-ergic, dopaminergic, serotoninerergic y glutamate-ergic están alterados en individuos que sufren de encefalopatía hepática. Otras posibles causas de disfunción cerebral incluyen alteraciones en el flujo sanguíneo cerebral, metabolitos cerebrales y la liberación de mediadores inflamatorios; Es importante destacar que estos procesos se producen sin la infección directa del tejido cerebral.

Encefalopatía hepática fácilmente manejable

Los pacientes con grados más altos de encefalopatía hepática que están en riesgo necesitan un monitoreo más intensivo y se manejan de manera ideal en un entorno de cuidados intensivos. El 90% de los pacientes con encefalopatía hepática puede tratarse con la corrección justa del factor precipitante. Además, el tratamiento farmacológico específico forma parte de la gestión. La rifaximina agregada a la lactulosa es el agente más reconocido para mantener una reducción en pacientes que ya han experimentado una o más sesiones de encefalopatía hepática manifiesta. La neomicina, la vancomicina y el metronidazol se han utilizado históricamente en el contexto de la encefalopatía hepática.

La modificación nutricional puede mejorar la encefalopatía hepática

Mantener una nutrición adecuada es vital en pacientes con encefalopatía hepática. La desnutrición proteico-calórica se encuentra comúnmente en pacientes con encefalopatía hepática y se ha asociado con un mal pronóstico. Si los pacientes son intolerantes a las proteínas de la dieta, una alternativa a considerar es la suplementación con aminoácidos de cadena ramificada. El uso de multivitaminas puede considerarse en pacientes ingresados ​​por cirrosis descompensada con la adición de tratamientos específicos para deficiencias de vitaminas clínicamente evidentes.

Conclusión

La enfermedad de la encefalopatía hepática es una condición reversible si la enfermedad hepática subyacente se trata con éxito a tiempo. El reconocimiento temprano de la encefalopatía hepática es esencial para el tratamiento oportuno. El trasplante de hígado sigue siendo la única opción para la encefalopatía hepática manifiesta recurrente, que es la indicación de insuficiencia hepática.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment