¿Qué se considera una presión ocular peligrosamente alta?

La alta tensión ocular o la presión intraocular elevada es uno de los factores de riesgo que aumenta la posibilidad de padecer glaucoma, una enfermedad ocular inicialmente asintomática en la que el nervio óptico se deteriora y que, si no se trata a tiempo, podría provocar ceguera.

Cuando hablamos de tensión ocular nos referimos a la presión ejercida por los líquidos que están dentro de nuestro globo ocular, especialmente el humor acuoso, sobre las estructuras sólidas del ojo, como el cristalino, la córnea o el iris.

La presión intraocular normal, que se mide en milímetros de mercurio o mmHg, debe oscilar entre 11 y 21 mmHg, si después de dos mediciones consecutivas se supera este valor, se considera que el paciente puede sufrir una alta tensión ocular. Debido a que este valor no permanece igual a lo largo del día, puede ser necesario medir la presión ocular varias veces antes de determinar que es realmente alta.

La tensión ocular se mide de manera muy sencilla gracias a un instrumento llamado tonómetro que, mediante un examen rápido y completamente indoloro, determina la resistencia de la córnea a la presión. Si el resultado indica que es alto, el especialista puede realizar otras pruebas para asegurar un diagnóstico.

¿Por qué sube la tensión ocular?

La alta tensión ocular usualmente ocurre cuando existe un desequilibrio en la capacidad del ojo para drenar el humor acuoso, lo que hace que el líquido se acumule dentro del ojo y aumente la presión ocular. También puede ocurrir en pacientes que producen un exceso de humor acuoso, lo que dificulta su drenaje.

Las razones por las que se produce esta afección no están claras, sin embargo, existen algunos factores de riesgo que pueden aumentar nuestra posibilidad de sufrir de alta tensión ocular y, por lo tanto, de posible glaucoma. Estos son:

  • Tener un miembro familiar directo con hipertensión ocular o glaucoma .
  • Sufrir de diabetes , hipertensión arterial o problemas circulatorios.
  • Tener más de 40 años.
  • Haber sufrido traumatismos o lesiones en los ojos.
  • El uso prolongado de ciertos medicamentos, como los esteroides y los corticosteroides.
  • Además, esta condición es más común en personas de origen latino y afroamericano.

Relación entre la alta tensión ocular y el glaucoma

Aunque existen diferentes tipos de glaucoma y no todos están directamente relacionados con una presión ocular alta, en la mayoría de los casos el glaucoma es el resultado de una presión ocular alta que permanece sin tratamiento durante mucho tiempo.

Con el tiempo, la alta presión intraocular causa daños a los delicados nervios ópticos, cuando estos daños son irreparables, el paciente sufre glaucoma.

Abordar esta condición en su etapa inicial es muy importante, ya que la presión ocular se puede controlar con el tratamiento adecuado, evitando así daños irreversibles que conducen a la ceguera. También es posible controlar el glaucoma en etapa temprana con el tratamiento adecuado, pero cuando la visión del paciente ya está comprometida, será imposible recuperarla.

¿Por qué son importantes los exámenes oftalmológicos después de los 40 años?

A partir de los 40 años, aumenta el riesgo de sufrir varios problemas visuales, como la presbicia o la fatiga ocular y el glaucoma. Los controles oftalmológicos periódicos son la única forma de garantizar nuestra salud ocular y visual, especialmente en el caso de afecciones que al principio no presentan síntomas, como una tensión ocular elevada o el glaucoma en sí.

¿Cómo bajar la presión intraocular alta?

Las gotas tópicas suelen ser la alternativa más utilizada. Sin embargo, también se puede aplicar un tratamiento con láser para drenar el líquido acumulado o una cirugía de filtración para crear un orificio de drenaje, en el caso de pacientes que presentan algún tipo de contraindicación o que requieren otra medida para mantener la presión a un nivel adecuado.

Conclusión

Un diagnóstico a tiempo puede evitar que seamos otra víctima de esta enfermedad, considerada la segunda causa de ceguera en los países occidentales. Es relevante realizar sus controles oftalmológicos anuales para garantizar el bienestar de sus ojos y visión. El tratamiento para la alta tensión ocular debe ser determinado y supervisado por un oftalmólogo.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment