Útero

Pólipos cervicales: causas, síntomas, tratamiento, diagnóstico

 

¿Qué son los pólipos cervicales?

Los pólipos se pueden definir como crecimientos anormales de tejido, que se parecen a pequeños bultos. La mayoría de los pólipos no excede más de media pulgada de ancho, aunque algunos pueden ser más anchos, pero tales casos son extremadamente raros. La ubicación más común para un pólipo es el colon, aunque también se producen en el canal auditivo y el cuello uterino de una mujer. Cuando hay desarrollo de estos pólipos en el cuello uterino, se denomina pólipos cervicales.

El cuello uterino se puede definir como un canal angosto, que está presente en la parte inferior del útero y se extiende hasta la vagina. Conecta la cavidad uterina a la vagina. Este es también el pasaje que los espermatozoides toman para fertilizar un óvulo y producir un embarazo. También permite que el bebé pase suavemente por el canal de parto durante el parto cuando se vuelve delgado y ancho.

Los pólipos cervicales generalmente están presentes en la superficie del cuello uterino o dentro del canal cervical. Normalmente, hay un pólipo solitario en el cuello uterino aunque a veces puede haber más de uno, pero nunca excede de tres.

Los pólipos cervicales son más comunes en las mujeres que están en sus 40 y tienen más de un hijo. Nunca ocurren en niñas que no han alcanzado la pubertad y son extremadamente raras en mujeres jóvenes. Se cree que un aumento en el nivel de estrógeno en las mujeres es una de las principales causas. En su mayoría son tumores benignos y pueden tratarse fácilmente como pacientes ambulatorios, aunque en algunos casos raros se requiere una hospitalización en el hospital para su remoción.

¿Qué causa el pólipo cervical?

Hasta el momento, la causa exacta de por qué se desarrollan los pólipos cervicales no se entiende claramente, pero los estudios sugieren que su formación puede estar relacionada con:

  • Aumento de los niveles de estrógeno.
  • Inflamación cervical.
  • Vasos sanguíneos obstrucción.

Niveles altos de estrógeno: Los niveles de estrógeno en una mujer tienden a fluctuar a lo largo de la vida de una mujer. Estos niveles tienden a estar en su punto más alto durante los años reproductivos de una mujer, cuando la mujer está embarazada, y durante los pocos meses inmediatamente anteriores a la menopausia.

El estrógeno también se puede aumentar en el cuerpo a través de ciertos factores ambientales, así como comercialmente los productos cárnicos producidos contienen altos niveles de estrógeno. Ciertos productos lácteos también contienen altos niveles de estrógeno, que pueden aumentar los niveles de estrógeno en el cuerpo causando pólipos cervicales.

Inflamación cervical: Esta es otra causa que se cree que está relacionada con pólipos cervicales. Cuando el cuello uterino se inflama, se vuelve eritematoso e irritado. Esto generalmente ocurre como resultado de una infección bacteriana, infección por herpes o levadura, embarazo o como resultado de haber tenido un aborto espontáneo. Los abortos también conducen a la inflamación del cuello uterino. Ciertos cambios hormonales también provocan inflamación del cuello uterino con los pólipos cervicales o pólipos del cuello uterino resultantes.

¿Cuáles son los síntomas de pólipos cervicales?

Normalmente, los pólipos cervicales no causan ningún síntoma, aunque en algunos casos puede haber una secreción vaginal blanquecina o períodos menstruales anormalmente intensos. También puede haber manchas presentes como resultado de ello. Esto generalmente estará presente después de una relación sexual o entre períodos menstruales. La mancha también puede estar presente después de que la mujer haya alcanzado la menopausia.

¿Cómo se diagnostica el pólipo cervical?

Es muy fácil para un ginecólogo diagnosticar pólipos cervicales con solo un examen pélvico de rutina. El médico podrá visualizar proyecciones lisas dentro del cuello uterino, que serán de color rojo o morado.

Pueden estar presentes en la superficie del cuello uterino o dentro del canal cervical. Los pólipos presentes en la superficie del cuello uterino se denominan pólipos ectocervicales, mientras que los presentes en el canal cervical se denominan pólipos endocervicales. Este último es el tipo más común de pólipos cervicales.

Los pólipos ectocervicales se observan principalmente en mujeres posmenopáusicas, mientras que los pólipos endocervicales se observan principalmente en mujeres premenopáusicas. Se puede realizar una biopsia del pólipo para descartar cualquier tumor maligno y confirmar el diagnóstico de pólipos cervicales o pólipos del cuello uterino.

¿Cuál es el tratamiento para los pólipos cervicales?

Los pólipos cervicales son una afección común y su tratamiento es bastante fácil y, en la mayoría de los casos, estos pólipos se eliminan de forma ambulatoria. En algunos casos, los pólipos pueden separarse del cuello uterino, ya sea durante la menstruación o durante las relaciones sexuales.

En tales casos, no se requiere tratamiento. La observación es lo primero que comienza el ginecólogo al tratar casos de pólipos cervicales, siempre y cuando no estén causando ningún síntoma. En los casos en que el paciente experimenta síntomas, los pólipos se eliminan mediante un procedimiento simple llamado polipectomía. Esto se puede hacer como un paciente ambulatorio en el consultorio del médico y no requiere ninguna hospitalización.

Hay varias formas de extirpar un pólipo cervical. Esto se puede hacer retorciendo el pólipo en su base y quitándolo. También se puede hacer atando una cuerda alrededor de la base del pólipo y cortándolo. El ginecólogo también puede usar unas pinzas de anillo para quitar los pólipos.

En algunos casos, se puede usar nitrógeno líquido para destruir por completo el pólipo. La ablación por electrocauterio es otro método más para eliminar completamente los pólipos cervicales. La cirugía con láser es el método más novedoso para deshacerse de los pólipos cervicales. El paciente puede sentir algo de dolor durante un par de horas después del procedimiento que luego desaparece por sí solo. También puede haber algunas manchas y cólicos que mejoran en una o dos horas después del procedimiento para la extirpación de pólipos cervicales.

En casos poco frecuentes, si los pólipos son demasiado grandes para ser extirpados en un entorno ambulatorio, entonces el paciente puede tener para ser admitido como paciente interno para la extirpación quirúrgica de pólipos cervicales o pólipos del cuello uterino.

La tasa de recurrencia de pólipos cervicales es mínima, lo que significa que una vez que se extirpan los pólipos hay muy pocas posibilidades de recurrencia de pólipos del cuello uterino.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment