¿Qué son los fibromas uterinos, conocer sus tipos, causas, síntomas, tratamiento, pronóstico, complicaciones?

Uno de los problemas más comúnmente escuchados en las mujeres en edad reproductiva son los fibromas en el útero. Estos crecimientos no cancerosos en cualquiera de las diferentes capas del útero se llaman fibromas uterinos. En muchos casos, los fibromas uterinos pasan desapercibidos ya que muchos de ellos no producen ningún síntoma. Los fibromas uterinos se encuentran en aproximadamente el 20-40% de las mujeres con una edad de 35 años o más. Alrededor del 50% de las mujeres afroamericanas tienen fibromas uterinos de tamaño significativo, lo que les lleva a un mayor riesgo de histerectomía en mujeres premenopáusicas. Un tercio del total de casos de histerectomías en los Estados Unidos son causados ​​por fibromas.

Los fibromas uterinos son tumores musculares benignos, es decir, crecimientos no cancerosos en las diferentes capas del útero. Los fibromas uterinos aparecen durante los años de crianza. Los fibromas uterinos también se denominan mioma, leiomioma uterino, leiyomata o fibroleiyoma.

Los fibromas uterinos se convierten en una masa gomosa sólida de una sola célula. Los patrones de crecimiento de los fibromas varían ya que puede ser rápido o lento. El tamaño y la forma de los fibromas uterinos también varían, ya que puede ser tan pequeño como una plántula y también enorme, y puede expandir el útero para que parezca un embarazo de cinco meses.

Clasificación y tipos de fibromas uterinos

Los fibromas uterinos se pueden clasificar en tres tipos. Esta clasificación de los fibromas uterinos se basa en el crecimiento y la ubicación de los fibroides, ya que determina los síntomas y problemas de los fibromas uterinos. Los tipos de fibromas uterinos son:

Fibroides subserosos: estos tipos de fibromas uterinos se desarrollan debajo de la superficie de la mucosa del útero y se expanden hacia afuera, lo que hace que el útero se vea más nudoso. Estos fibromas uterinos pueden desarrollar una base similar a un tallo, lo que dificulta su diferenciación de la masa ovárica. Estos tipos son conocidos como fibromas pedunculados que se separan del útero y forman un leiomioma parasitario. Este tipo de fibromas uterinos puede causar presión, dolor de espalda y dolor pélvico.

Fibroides intramurales: estos tipos de fibromas uterinos son asintomáticos y se encuentran en la pared del útero. Estas formas de fibromas uterinos se expanden hacia adentro y hacen que el útero se vea agrandado. Estos son un tipo común de fibromas uterinos, que pueden causar distorsión de la cavidad uterina y mostrar síntomas como sangrado menstrual más intenso, dolor de espalda, presión pélvica, etc.

Fibroides submucosos: estos tipos de fibromas uterinos se encuentran debajo del endometrio del útero que distorsiona la cavidad uterina. Estos fibromas uterinos no se encuentran comúnmente, pero cuando ocurren, causan muchos problemas. Incluso un pequeño fibroide uterino puede causar períodos prolongados e infertilidad. Una lesión pedunculada en la cavidad, llamada fibroide intracavitario, puede pasar a través del cuello uterino.

Además de estos, los otros tipos de fibromas uterinos son:

Fibroides cervicales. Estos tipos de fibromas uterinos se encuentran en la pared del cuello uterino.

Fibromas en otras áreas. En raras ocasiones, los fibromas se encuentran en áreas de apoyo del útero como el ligamento uterosacro, el ligamento ancho y el ligamento redondo. La mayoría de los fibromas se desarrollan en la pared muscular del útero y pueden convertirse en una lesión. Esto puede conducir a cambios quísticos, hemorragia y calcificación en los fibromas.

¿Cuáles son las causas de los fibromas uterinos?

Las causas de los fibromas uterinos no se conocen. Sin embargo, los fibromas tienden a desarrollarse en los años reproductivos, ya que el estrógeno y la progesterona influyen en su crecimiento. Los fibromas se encogen y desaparecen con los niveles hormonales reducidos después de la menopausia. Por el contrario, si después de la menopausia se administra una terapia de reemplazo hormonal, los fibromas uterinos permanecen del mismo tamaño o podrían crecer más.

¿Cuáles son los signos y síntomas de los fibromas uterinos?

Los síntomas de los fibromas uterinos pueden ser leves o puede no haber signos o síntomas de los fibromas uterinos. Sin embargo, si se presentan los síntomas de los fibromas uterinos, consiste en lo siguiente:

Dolor pélvico en los fibromas uterinos:

  • Presión pélvica y dolor.
  • Dolor abdominal y presión.
  • Dolor en la espalda baja y en las piernas.
  • Dolor durante el coito.

Problemas menstruales en los fibromas uterinos:

  • Períodos menstruales prolongados que causan anemia .
  • Períodos más pesados ​​y dolorosos.
  • Manchas entre periodos.
  • Hemorragia mensual inusual.

Problemas urinarios en los fibromas uterinos:

  • Presión en la vejiga que conduce a la micción frecuente.
  • En raras ocasiones, la obstrucción en el riñón que conduce a la obstrucción del uréter puede ocurrir en los fibromas uterinos.
  • La incontinencia urinaria, es decir, la pérdida de orina, puede ser un síntoma de fibroides uterinos.

Otros síntomas en los fibromas uterinos:

  • Abdomen anormalmente grande.
  • Estreñimiento e hinchazón.
  • Movimientos intestinales difíciles.
  • Infertilidad .
  • Aborto espontáneo.
  • Labor prematura.

Solo alrededor del 10-20% de las mujeres muestran síntomas críticos de los fibromas uterinos y requieren tratamiento, y el resto de ellas tiene fibromas uterinos que son en su mayoría asintomáticos.

Histopatología de los fibromas uterinos

Los fibromas uterinos aparecen en formas y tamaños variados. Un fibroide es un nódulo sólido de color blanco o marrón, generalmente redondo y circuncidado. Bajo un microscopio, estas células fibroides son similares a las células normales alargadas y en forma de huso, y forman haces en espiral.

Las células de los fibromas uterinos se pueden clasificar en tres variantes:

  • Células atípicas.
  • Los fibromas celulares.
  • Fibroides mitóticamente activos.

¿Cómo se hace el diagnóstico de los fibromas uterinos?

El diagnóstico de los fibromas uterinos se puede hacer con la ayuda de lo siguiente:

  • Ultrasonido ginecológico (ultrasonido): esta es una herramienta estandarizada para evaluar y diagnosticar los fibromas uterinos. La ubicación y las dimensiones del fibroide se pueden medir a través de ultrasonido .
  • Imagen de resonancia magnética (MRI): la MRI ayuda a obtener el tamaño y la ubicación de los fibromas desde diferentes ángulos.
  • Sonohisterografía: esta herramienta de diagnóstico se utiliza para medir el crecimiento de los fibromas en la cavidad uterina.
  • Tomografía computarizada (TC): la tomografía computarizada ayuda a obtener imágenes de los fibromas y la medición de su tamaño.

Las técnicas de diagnóstico mencionadas anteriormente no diferencian entre leiomioma uterino y leiomiosarcoma uterino. Sin embargo, una cirugía está indicada en ambos casos.

¿Cuáles son las complicaciones asociadas de los fibromas uterinos?

  • Anemia o deficiencia de hierro. El sangrado menstrual abundante debido a los fibromas uterinos puede provocar anemia o deficiencia de hierro.
  • Estreñimiento o hinchazón. La diferencia en las funciones intestinales puede provocar estreñimiento o tendencias de hinchazón en las mujeres que sufren de fibromas uterinos.
  • Hidronefrosis. La hidronefrosis puede ser causada por un uréter comprimido debido al rápido crecimiento de las células de los fibromas uterinos.
  • Infertilidad . La infertilidad puede ocurrir debido al crecimiento de los fibromas en el lado de la endometriosis.
  • Adenomiosis . La adenomiosis tiende a ser similar a los fibromas uterinos y puede coexistir con ellos.
  • Síndrome de cáncer de células renales. En raras ocasiones, los fibromas uterinos pueden desarrollarse o mostrar signos tempranos de síndrome de cáncer de células renales.

¿Cuál es el tratamiento de los fibromas uterinos?

El tratamiento de los fibromas uterinos no es necesario hasta que muestren signos de otros trastornos, ya que los fibromas uterinos se encogen y desaparecen después de la menopausia. Si los fibromas uterinos están causando algún síntoma, el tratamiento consiste en:

Medicamentos para los fibromas uterinos. Los medicamentos para tratar los síntomas de los fibromas uterinos incluyen:

  • Píldoras anticonceptivas orales: ayudan a minimizar el sangrado uterino y los calambres.
  • Vitamina D3: Para aumentar la absorción de hierro para el tratamiento de la anemia. También se pueden dar suplementos de hierro.
  • Dispositivos intrauterinos de levonorgestrel: Los DIU de levonorgestrel se pueden administrar para reducir el exceso de flujo sanguíneo menstrual y otros problemas relacionados con los fibromas uterinos.
  • Acetato de Ulipristal: el acetato de Ulipristal se utiliza como un modulador del receptor de progesterona.
  • Cabergolina: la cabergolina encoge los fibromas, si se toma moderadamente.
  • Danazol: El danazol tiene efectos antiestrogénicos que trata los síntomas de los fibromas uterinos y reduce los fibromas de manera efectiva.
  • Inhibidores de la aromatasa: los inhibidores de la aromatasa se prueban para disminuir los fibromas al disminuir los niveles de estrógeno y al inhibir parcialmente la aromatasa en los fibromas.
  • Análogos de la hormona liberadora de gonadotropina : los análogos de la hormona liberadora de gonadotropina se usan en casos raros para tratar los fibromas al disminuir los niveles de estrógeno.

Tratamiento quirúrgico para los fibromas uterinos

  • Embolización de la arteria uterina. Es una herramienta no invasiva para tratar los fibromas sintomáticos. La embolización de la arteria uterina (EAU) es un procedimiento endovascular que trata los fibromas utilizando la radiología intervencionista. La embolización de la arteria uterina trata los fibromas uterinos al ocluir las arterias uterinas y reducir el suministro de sangre a los fibromas. Bajo anestesia local, se inserta un catéter de 1 mm en la arteria femoral. Desde allí, el radiólogo de intervención inyectará pequeñas partículas en ambas arterias uterinas para bloquear el suministro de sangre a los fibromas. Esto reducirá los fibromas y tratará los síntomas relacionados con los fibromas uterinos. Sin embargo, existe un mayor riesgo de aborto espontáneo en mujeres que se han sometido a una embolización de la arteria uterina (EAU).
  • Ligadura de la arteria uterina. Esta es una cirugía menos invasiva que limita el suministro de sangre en el útero a través de una cirugía realizada mediante laparoscopia o transvaginal. Es similar a los EAU, pero es una técnica más fácil para tratar los fibromas uterinos.
  • Miomectomia Este es un tipo de cirugía que elimina uno o más fibromas. La miomectomía es una cirugía que preserva la fertilidad y se puede clasificar en tres tipos:
  • Miomectomía histeroscópica. También llamada resección trans-cervical, se usa para extraer el fibroma con la ayuda de un resectoscopio insertado a través del cuello uterino y la vagina.
  • Miomectomía laparoscópica. Esta cirugía para tratar los fibromas uterinos consiste en extraerlos a través de una incisión en el ombligo y lograr una recuperación más rápida.
  • Miomectomía laparotómica. También llamada miomectomía abdominal, es una técnica invasiva para extirpar los fibromas. La incisión se realiza en la pared abdominal.
  • Ablación por radiofrecuencia. La energía eléctrica de radiofrecuencia (RF) se usa para tratar los fibromas uterinos insertando un dispositivo similar a una aguja a través del abdomen. Esto ayuda a reducir los fibromas para las mujeres que han cruzado años reproductivos y no desean someterse a una histerectomía.
  • Histerectomía. Esta es una técnica clásica para tratar los fibromas uterinos en los que el útero se extirpa por completo. Por lo tanto, se utiliza como la última alternativa en el tratamiento de los fibromas uterinos.
  • Ultrasonido Enfocado Guiado por Resonancia Magnética. Es una herramienta no invasiva que destruye los tejidos fibroides utilizando las ondas de ultrasonido sin incisión.
  • Ablación endometrial. Este procedimiento se puede usar para tratar los fibromas dentro del útero. Sin embargo, hay mayores posibilidades de recurrencia de los fibromas intramurales.

Precauciones que deben tomarse después del tratamiento de los fibromas uterinos

Las precauciones que se necesitan después de tratar los fibromas uterinos para evitar su recurrencia incluyen:

  • Después de la cirugía, el paciente debe caminar, ya que ayuda a reducir las posibilidades de contraer neumonía y el riesgo de coagulación en el área quirúrgica.
  • El paciente no debe levantar objetos pesados ​​y debe evitar subir escaleras después del tratamiento de los fibromas uterinos.
  • El paciente debe tomar analgésicos y medicamentos para tratar las náuseas y reducir el dolor de la cirugía para tratar los fibromas uterinos.
  • Para aliviar el dolor abdominal al toser, donde se realiza la cirugía, se debe sostener suavemente una almohada.
  • Deben realizarse ejercicios de respiración después de la cirugía para tratar los fibromas uterinos, ya que ayudan a aliviar los dolores causados ​​por los gases y la hinchazón, que es frecuente después de la cirugía.
  • El paciente puede tener cambios de humor debido a la pérdida de la capacidad reproductiva, que deben ser atendidos y buscar ayuda médica si es necesario.
  • La histerectomía puede ayudar a minimizar las posibilidades de recurrencia de los fibromas uterinos, ya que existe un mayor riesgo de recurrencia de los fibromas después del tratamiento. Sin embargo, esto conduciría a problemas de fertilidad.

Prevención de los fibromas uterinos

La prevención de los fibromas uterinos no se puede realizar con un tratamiento específico; Sin embargo, mantener su cuerpo en forma y saludable ayuda a prevenir los fibromas uterinos.

¿Cuál es el pronóstico de los fibromas uterinos?

Las lesiones formadas debido a los fibromas podrían volverse malignas en 1 de cada 1000 casos, lo cual es más probable si el crecimiento de los fibromas se produce después de la menopausia. No hay estadísticas disponibles relacionadas con el desarrollo de un sarcoma a partir de un leiomioma.

Conclusión

El conocimiento sobre el crecimiento de los fibromas uterinos y su tratamiento y cuidado adecuado puede ayudar a superar este trastorno. Los fibromas uterinos se pueden prevenir manteniendo un cuerpo sano. Aunque en la mayoría de los casos, los fibromas uterinos no inducirían un síntoma, sin embargo, si alguno de los síntomas es obvio, busque ayuda médica sin demora.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment