¿Cuáles son los síntomas de los fibromas en el útero?

Los fibromas uterinos son protuberancias no cancerosas (benignas) dentro o dentro de las paredes musculares del útero. Pueden ser tan pequeños como un guisante o tan grandes como un melón. Son clínicamente evidentes en el 25% de las mujeres y con las técnicas de imagen modernas, esta incidencia puede ser mayor.

Es posible que algunas mujeres no sepan que tienen fibromas, mientras que otras mujeres pueden experimentar síntomas como sangrado severo, dolor o hinchazón abdominal. Los síntomas de los fibromas en el útero dependen de la ubicación y el tamaño del fibroide e incluyen:

  • Menstruación prolongada e intensa, a veces con coágulos.
  • Dolor en la pelvis, presión o pesadez.
  • El dolor en la espalda o las piernas también pueden ser síntomas de los fibromas en el útero.
  • Urgencia urinaria por exceso de presión en la vejiga.
  • Estreñimiento e hinchazón debido a la presión ejercida sobre los intestinos por los fibromas.
  • Agrandamiento anormal del abdomen.

Se sospecha que el diagnóstico se basa en la palpación de un contorno mayor e irregular del útero en la evaluación pélvica. La ecografía se utiliza, comúnmente, para confirmar el diagnóstico y descartar el cáncer de ovario. La resonancia magnética nuclear proporciona una mejor visualización, pero su costo excesivo no lo justifica.

La mayoría de los fibromas en el útero son asintomáticos, lo que significa que no causan síntomas, pero las mujeres que los presentan merecen tratamiento. Los síntomas de los fibromas en el útero se clasifican en tres categorías: sangrado uterino anormal, dolor y presión pélvica y disfunción reproductiva. El patrón de sangrado más característico de los fibromas es la menorragia o la hipermenorrea (menstruación prolongada o excesiva). El sangrado en otros momentos del ciclo no es característico de ellos.

Epidemiología

Los fibromas responden a los esteroides gonadales (estrógeno y progesterona) y su epidemiología es paralela al desarrollo y evolución hormonal del paciente. No se han reportado en niñas prepúberes y, muy ocasionalmente, en adolescentes. En la mayoría de los casos, se vuelven sintomáticos a edades comprendidas entre los 30 y los 40. En muchas mujeres, estas molestias mejoran con la menopausia a medida que el ciclo menstrual y las concentraciones hormonales se disipan. En algunos casos, los síntomas persisten o regresan en aquellos pacientes con terapia de reemplazo hormonal.

Con respecto a la raza, la raza negra tiene una mayor incidencia de trastornos uterinos y la edad es más temprana en el momento del diagnóstico, así como el rendimiento de la histerectomía. Aquellas mujeres con paridad (uno o más embarazos mayores de 20 semanas) tienen una menor incidencia en la aparición de fibromas uterinos. El embarazo y el uso de anticonceptivos orales reducen el riesgo de aparición de fibromas uterinos, a pesar de que los niveles de estrógeno y progesterona son altos.

¿Cuáles son las causas de los fibromas en el útero?

En realidad, no es muy conocido. Lo que es cierto es que consiste en una combinación de predisposición genética, niveles de hormonas esteroides, así como factores de crecimiento que son importantes en el proceso fibrótico y de la angiogénesis (es el proceso fisiológico que consiste en la formación de nuevos vasos sanguíneos a partir de buques preexistentes).

Tenemos dos procesos: el primero, la transformación de miocitos normales a anormales y el segundo, su crecimiento a tumores de apariencia clínica. Esto último sucede mediante la clonación de las células a través de un aumento de la actividad mitótica, que es el proceso de reproducción celular asociado con una disminución en la muerte celular programada (apoptosis).

Las mujeres pueden presentar cualquiera de los tres tipos principales de fibromas uterinos:

– Los fibromas intramurales. Son los más comunes. Han surgido dentro del revestimiento del útero y crecen hacia adentro. Hacen que el útero se sienta más grande de lo normal y con frecuencia causa sangrado abundante durante la menstruación , dolor pélvico , dolor de espalda o micción frecuente .

– Fibroides suberosales. Se encuentran debajo de la cubierta exterior del útero y crecen hacia la pared, lo que le da una apariencia nudosa. Puede causar dolor pélvico y dolor de espalda.

– Fibromas de la mucosa. Son el tipo menos común. Ocurre justo debajo del revestimiento del útero. Incluso los más pequeños pueden causar menstruación prolongada e intensa.

Tratamiento para los fibromas en el útero

Los médicos tienen dos modalidades, la quirúrgica y la médica. El manejo médico busca lograr una respuesta no quirúrgica al problema. El paciente puede tener fibromatosis, pero su sangrado irregular puede ser debido a la oligoovulación o la anovulación perimenopáusica y el uso de anticonceptivos orales o la terapia con progestágenos puede ser útil. Los antiinflamatorios no esteroideos, con un efecto local de disminución del sangrado, se utilizan en casos de menorragia (sangrado regular pero abundante).

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment