¿Puede la MGUS o gammapatía monoclonal de importancia indeterminada desaparecer por sí sola?

La gammapatía monoclonal de importancia indeterminada (MGUS) es una condición premaligna y se estima que aproximadamente el 3% de los individuos de 50 años de edad están afectados por la MGUS. El riesgo aumenta en personas mayores de 70 años al 5%. No todas las personas diagnosticadas con MGUS progresan a cánceres, solo el 1% de la población diagnosticada con MGUS progresa a tumores malignos linfoproliferativos.

La gammapatía monoclonal de importancia indeterminada (MGUS) se caracteriza por la presencia de una proteína anormal, proteína monoclonal, paraproteína o proteína M en el suero. Estas proteínas son producidas por las células plasmáticas en la médula ósea.

¿Puede la MGUS o gammapatía monoclonal de importancia indeterminada desaparecer por sí sola?

La gammapatía monoclonal de importancia indeterminada no desaparece por sí sola. MGUS no es una afección cancerosa, pero durante un período de tiempo, la enfermedad puede progresar a cánceres como el mieloma múltiple, el cáncer de células plasmáticas o el linfoma, el cáncer de linfocitos.

Las células plasmáticas son un tipo de glóbulos blancos que son responsables de producir anticuerpos para fortalecer el sistema inmunológico y combatir las infecciones. En pacientes con gammapatía monoclonal de importancia indeterminada, las células plasmáticas producen un anticuerpo anormal que se conoce como paraproteína o proteína M. Estas proteínas no causan ninguna condición de enfermedad. Las células plasmáticas son un tipo de células inmunitarias y, por lo tanto, los pacientes inmunocomprometidos tienen un mayor riesgo de desarrollar MGUS.

Una cierta población tiene un mayor riesgo de desarrollar una gammapatía monoclonal de importancia indeterminada, como las personas mayores, los afroamericanos, la población masculina, los pacientes inmunocomprometidos, los factores hereditarios y ambientales. Hay diferentes tipos de MGUS dependiendo de los diferentes tipos de proteínas M. No IgM MGUS es la forma más común de MGUS

El síntoma más común de la gammapatía monoclonal de importancia indeterminada es el hormigueo y el adormecimiento. El aumento de los niveles de paraproteínas en la sangre es responsable del daño a los nervios que causan entumecimiento y control del equilibrio. Las personas a menudo acuden a los neurólogos para controlar los síntomas que, en última instancia, pueden diagnosticarse como MGUS. MGUS con la condición cancerosa subyacente puede provocar fracturas óseas, disminución de la densidad ósea, coágulos de sangre y problemas renales.

Los médicos aconsejan a los pacientes que realicen el análisis de sangre para medir las paraproteínas y obtener el hemograma completo. También se realiza un análisis del hígado y los riñones para verificar el funcionamiento. Los niveles de calcio en suero también se analizan, ya que habrá un aumento en los niveles de calcio en la sangre en pacientes con mieloma múltiple. Estas paraproteínas también se pueden detectar en la orina. El análisis de rayos X se realiza para verificar las lesiones óseas y el daño a los huesos. También se realiza CT (Tomografía Computarizada) o MRI (Imagen de Resonancia Magnética) . Los médicos también pueden recomendar una biopsia de médula ósea. La médula ósea se extraerá del hueso de la cadera bajo anestesia local.

Los síntomas de gammapatía monoclonal de importancia indeterminada incluyen dolor óseo constante, cansancio extremo, infecciones propensas (que sufren infecciones con frecuencia y están en tratamiento antibiótico regular), pérdida de peso , sudores nocturnos , etc. El diagnóstico frecuente incluirá todas las pruebas (sangre). prueba, exploración, rayos X , etc.) si hay un aumento en los niveles de las proteínas M, entonces los médicos pueden recomendar pruebas adicionales para evaluar la causa del aumento de los niveles de proteína M.

La gammapatía monoclonal de importancia indeterminada puede permanecer en la misma etapa durante años, pero no desaparece. La causa de la enfermedad no está clara. No hay medidas preventivas para prevenir la enfermedad. La ciencia ha avanzado en la detección de proteínas M responsables de la causa de LPMS, pero no hay métodos de tratamiento desarrollados para la misma (para controlar el nivel de proteínas M). Al carecer de las medidas preventivas y de tratamiento, no hay forma de que una vez que se detecten las proteínas M en la sangre desaparezca por sí sola.

Conclusión

La gammapatía monoclonal de importancia indeterminada no desaparece por sí sola. Aunque los niveles de proteínas M pueden permanecer estables durante un largo período de tiempo, desafortunadamente pueden aumentar en cualquier momento y progresar a mieloma múltiple o linfoma. Un paciente diagnosticado con MGUS tendrá las proteínas M de por vida y la condición requiere un monitoreo cuidadoso durante toda la vida para monitorear los niveles de proteína M y aumentar el tiempo de supervivencia.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment