¿Puede el linfedema ocurrir años después de la cirugía?

El linfedema se produce cuando el sistema linfático no drena el líquido linfático recolectado en los tejidos intersticiales debido a varias razones. Una de las varias razones para el mal funcionamiento del sistema linfático es después de la cirugía de cáncer. Esto se debe al hecho de que los ganglios linfáticos, que son una parte esencial del sistema linfático, se extirpan durante la cirugía del cáncer. La extirpación de los ganglios linfáticos conduce a la interrupción del drenaje linfático que conduce a la acumulación de líquido en los tejidos intersticiales que causa inflamación y linfedema. El linfedema puede ocurrir meses o años después de la cirugía.

¿Cómo se produce el linfedema después de la cirugía?

El flujo linfático se interrumpe en el momento de la cirugía cuando se extraen los ganglios linfáticos cercanos, lo que provoca congestión y acumulación de líquido intersticial. Esto conduce a una inflamación intersticial conocida como linfedema. Se ve con más frecuencia después del tratamiento del cáncer de mama, cuando algunos o todos los ganglios linfáticos axilares debajo de los brazos se tratan con radiación o se extirpan según la gravedad del cáncer. Los ganglios linfáticos axilares son responsables del drenaje de los vasos linfáticos del área de la axila, la parte superior de los brazos, el área de los senos y el área del tórax y el cuello.

La escisión o radiación de los ganglios linfáticos axilares hace que la mujer corra un mayor riesgo de linfedema debido a la cicatrización u obstrucción del sistema linfático. El linfedema puede precipitar después de varias cirugías, radioterapia o quimioterapia, además de la cirugía de senos. El linfedema puede afectar uno o ambos brazos, cabeza, cuello, tronco, genitales o piernas. El linfedema puede ocurrir inmediatamente después de la cirugía o la radiación, o meses e incluso años después de la cirugía. La hinchazón puede empeorar con el tiempo, junto con las llagas en la piel y la probabilidad de infección en el área afectada.

Los síntomas de linfedema después de la cirugía

El síntoma más común del linfedema después de la cirugía del cáncer es la inflamación de la extremidad en el lado de la extirpación de los ganglios linfáticos. Sin embargo, no es raro ver una inflamación en el lado con los ganglios linfáticos intactos. La cantidad de hinchazón varía según la gravedad de la afección y la atención al paciente y, en algunos casos, la inflamación en el lado no afectado puede ser más grave que el lado afectado.

Otros síntomas incluyen sensación de opresión, plenitud y pesadez, dolor o molestia, incapacidad para mover una articulación (dedos, muñeca, codo, hombros, pie, rodilla, muslo, tobillo y piernas), hinchazón en la extremidad superior o inferior, debilidad o parestesias del brazo o las piernas, piel seca o engrosada de la parte afectada, cicatrización tardía de la herida (corte menor de la picadura del insecto) y mayores posibilidades de infección en la zona afectada. Los síntomas deben tratarse sin demora para evitar que el linfedema se agrave.

Diagnóstico De Linfedema Después De La Cirugía

El diagnóstico de linfedema depende del historial médico pasado y presente junto con el historial completo de cualquier cirugía seguida de una evaluación clínica. Las pruebas de imagen también se pueden llevar a cabo para un diagnóstico definitivo, que incluye ecografía , linfoescintigrafía y MRI .

Tratamiento del linfedema después de la cirugía

El tratamiento del linfedema después de la cirugía depende de la gravedad de la afección y tiene como objetivo prevenir la progresión de la inflamación y controlar los síntomas. Para reducir la hinchazón, se adopta un programa de terapia de descompresión, que incluye masaje, cuidado de la piel, ejercicio y prendas de compresión (vendas de compresión, manga de compresión o medias). Se evitan las prendas ajustadas y las actividades que restringen el flujo de la linfa de un lado a otro y se recomienda el uso de medias de compresión / manga para minimizar la hinchazón. La modificación del estilo de vida con dieta y ejercicio también se adopta para el control del peso.

Se pueden incorporar diversos procedimientos quirúrgicos para ayudar a mejorar el drenaje linfático o para eliminar el exceso de tejido graso, si el manejo conservador no limita el linfedema. Estos incluyen bypass linfático (los vasos linfáticos están conectados a pequeñas venas adyacentes para recanalizar los vasos linfáticos), el trasplante de ganglios linfáticos (los ganglios linfáticos sanos se extraen de un área del cuerpo y se trasplantan al área afectada con linfedema para restablecer la circulación linfática en el área afectada). Área) y liposucción (el exceso de tejido graso se elimina de la zona afectada con la ayuda de una cánula).

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment