¿Puedes contraer la enfermedad de los legionarios a partir del agua potable?

La legionelosis, reconocida como una enfermedad bacteriana aguda, cuyo agente etiológico es la bacteria Legionella, tiene dos formas epidemiológicas y clínicas muy definidas y diferentes: enfermedad de los legionarios (neumonía del legionario) y fiebre pontiac (legionelosis no neumónica)

Las especies de Legionella son bacterias ubicuas en ambientes naturales y en reservorios artificiales de agua. Proliferan en arroyos, ríos, lagos, estanques, lodos y suelos. Hasta ahora, se han identificado no menos de 35 especies diferentes de Legionella. Legionella pneumophila es la especie más comúnmente asociada con la enfermedad; De esto, se han descrito 14 serogrupos diferentes. Entre ellos, L. pneumophila serogrupo 1 es el que generalmente se asocia con legionelosis y otras especies diferentes a Legionella, como L. feelei y L. micdadei que se han aislado en pacientes con deficiencias inmunitarias y neumonía.

La ecología de la Legionella (que causa la enfermedad del legionario) en los sistemas de agua no se comprende completamente. Sin embargo, los estudios indican que el agua a temperaturas entre 20 ºC y 45 ºC promueve el crecimiento de Legionella (que causa la enfermedad del legionario). La bacteria no se multiplica por debajo de 20 ºC y no sobrevive a temperaturas superiores a 50 ºC. Estos organismos pueden permanecer latentes y proliferar cuando las temperaturas son adecuadas. La presencia de sedimentos y materia orgánica puede servir como fuente de nutrientes para esta bacteria.

En lugares como duchas, grifos, calderas de vapor, intercambiadores de calor y otras fuentes de agua, la bacteria Legionella puede proliferar, debido a la acumulación de sedimentos que generalmente se producen como resultado del efecto causado por el agua a alta temperatura. Además, las tuberías con poca o ninguna agua, o aquellas que contienen lodo y tierra, constituyen un entorno favorable para el crecimiento y desarrollo de L. pnemophila.

Cuando las bacterias permanecen en agua estancada a alta temperatura, como en un sistema de caldera, en una torre de enfriamiento o en un condensador, puede reproducirse fácilmente y aumentar significativamente el nivel de riesgo. Si el agua contaminada entra en contacto con nuestro sistema respiratorio, a través de la ingestión o por medio de gotas de agua suspendidas en el aire, puede manifestarse una forma grave de neumonía; También conocida como enfermedad de los legionarios.

Las personas generalmente contraen la enfermedad de los legionarios a través de la inhalación de gotas de agua contaminada. Los síntomas tardarán entre dos y diez días en aparecer. Los síntomas que se manifiestan como dolores de cabeza y dolores musculares se convierten rápidamente en dificultades respiratorias y molestias gastrointestinales. La enfermedad es similar a la neumonía, pero más grave, por lo que los organismos públicos de todas las categorías deben prestar atención a los síntomas. Aquellas organizaciones relacionadas con el sector turístico, como grandes complejos recreativos, complejos turísticos, centros de ocio y gimnasios donde podemos encontrar saunas, jacuzzis o piscinas, deben revisar e inspeccionar el equipo con frecuencia.

Las residencias y los hospitales son entornos de alto riesgo, ya que la mayoría de las personas son propensas a las infecciones debido a su sistema inmunológico débil y sufren enfermedades subyacentes. Por lo tanto, garantizar que el agua libre de bacterias se convierta en la máxima prioridad.

Los aeropuertos, edificios de oficinas y viviendas son otros focos de desarrollo bacteriano, ya que utilizan grandes sistemas de calderas y torres de enfriamiento para erradicar la enfermedad de los legionarios.

Prevención de la enfermedad del legionario

Desde la identificación del agente etiológico, se han informado numerosos brotes nosocomiales de la enfermedad de los legionarios, lo que promueve la necesidad de implementar medidas de prevención.

Vale la pena mencionar que la aparición de contaminación por legionarios en sistemas de distribución de agua es relativamente frecuente. El sistema de desinfección más efectivo es el calentamiento del agua y la circulación a través de la red del edificio afectado a temperaturas de 60 a 77 ° C. El problema es lograr que todos los puntos de la red de distribución alcancen esta temperatura y la necesidad de repetir periódicamente el proceso. Las torres de ventilación en las que se detecta Legionella se deben desinfectar de acuerdo con los protocolos existentes y luego se controla la eficacia de la desinfección, lo que debe llevar al final de la epidemia en 10 a 15 días.

Conclusión:

Dado que los gobiernos trabajan sistemáticamente para proporcionar acceso al agua potable, es fácil darlo por sentado. Sin embargo, muchas personas no son conscientes de que incluso beber agua en apariencia puede conllevar peligros de la enfermedad de los legionarios. La medida preventiva mencionada debe considerarse para evitar futuros brotes de la enfermedad del legionario.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment