¿Qué desencadena la morfea?

La morfea es un trastorno de la piel que se caracteriza por la inflamación localizada y la fibrosis de la piel debido al aumento de la producción de colágeno por los fibroblastos. Es una forma menos grave de esclerodermia y también se conoce como esclerodermia localizada. La esclerodermia sistémica es la forma más grave de esclerodermia. La esclerosis sistémica causa un engrosamiento de la piel de los dedos de las manos y los pies, conocida como esclerodactilia, capilares de los pliegues de las uñas, fenómeno de Raynaud, telangiectasia, fibrosis y cambios vasculares de los órganos internos.

¿Qué desencadena la morfea?

En su mayor parte, la causa de la morfea sigue siendo desconocida. Si bien no se ha identificado una etiología definitiva, se establece que no es contagiosa, infecciosa ni maligna y tampoco es hereditaria. Ha habido varias hipótesis en torno a las etiologías y desencadenantes de la morfea, que incluyen autoinmunidad, irregularidades vasculares, infecciones, cáncer o linfoma, radiación, genética, medicamentos, vacunas y productos químicos.

La autoinmunidad es la respuesta anormal del cuerpo cuando los autoanticuerpos comienzan a atacar las células y los tejidos sanos del cuerpo. La autoinmunidad es la hipótesis más común relacionada con la morfea y se ha relacionado con otras enfermedades autoinmunes y se considera parte de MAS (síndromes autoinmunes múltiples). Otras afecciones autoinmunes relacionadas con la enfermedad son vasculitis, vitiligo, tiroiditis de Hashimoto, púrpura trombocitopénica autoinmune. Aproximadamente el 40% de los pacientes con formas graves de morfea se han asociado con antecedentes personales o familiares de enfermedades autoinmunes.

Varios estudios han relacionado Borrelia burgdorferi (enfermedad de Lyme) con morfea y la infección por Toxoplasma gondii también se asocia con morfea localizada. Varios estudios de casos también informan de una relación entre el linfoma de células T causado por una infección por el virus HTLV-1. Este virus ha sido asociado con la forma guttata de morfea.

La radiación ha sido un desencadenante común de la morfea y varios estudios de caso han relacionado estos dos. La irradiación posterior al cáncer es el desencadenante más frecuente. La morfea podría ocurrir ya sea en la proximidad de la irradiación o distante a la irradiación.

Aunque no se transmite de padres a hijos, se ha relacionado con ciertos genes que pueden desencadenar la enfermedad; Por lo tanto, se supone que tiene predisposición genética. Se han identificado factores genéticos localizados, como el mosaicismo cutáneo que afecta a la morfea lineal.

Los medicamentos también se han vinculado para aumentar las posibilidades de morfea y estos incluyen el ácido valproico L triptófano.

Se ha encontrado que las vacunas, como la vacunación neumocócica y las inyecciones, como la bleomicina y la silicona, causan morfea. Se han encontrado lesiones primarias solitarias atróficas, morfea profunda y lipoatrofia, relacionadas con vacunaciones e inyecciones en el lugar de la inyección.

Se sabe que los disolventes orgánicos y los productos químicos desencadenan la morfea. Los pacientes expuestos a disolventes orgánicos ocupacionales y polvo de sílice y PVC tenían un mayor riesgo de desarrollar morfea.

El traumatismo repetido, la fricción y la herida penetrante también se han relacionado con cambios en el tejido vascular y conectivo que llevan a la morfea.

Aunque todavía no está claro cómo estos desencadenantes provocan cambios en el sistema vascular y el metabolismo del tejido conectivo y conducen a la morfea. Todavía hay investigaciones en curso y los investigadores plantean la hipótesis de que hay una serie de factores que conducen a tales cambios.

La morfea es tres veces más común en las mujeres que en los hombres y afecta aproximadamente a 3 de cada millón de personas. Las manchas de morfea se pueden ver principalmente en el abdomen, el pecho, la espalda, las extremidades y, en raras ocasiones, en la cara y el cuero cabelludo.

La morfea se clasifica según la localización y la afectación del tejido subyacente, e incluye morfea localizada o circunscrita, morfea generalizada, morfea lineal y morfea pansclerótica. La morfea localizada involucra la capa dérmica externa limitada a uno o varios parches. La morfea generalizada involucra un área más grande de la piel. La morfea lineal es una racha lineal que puede afectar la piel externa junto con capas más profundas, incluidos los músculos y los huesos. La morfea panesclerótica es una forma más severa de morfea que afecta la capa externa junto con el tejido conectivo, los músculos y el hueso. Esta forma de morfea tiene una tendencia a causar deformidad y discapacidad de la parte afectada, por ejemplo, si una extremidad está involucrada, puede conducir a una limitación del movimiento de esa extremidad.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment