Qué es el síndrome de Parry Romberg: causas, síntomas, tratamiento, pronóstico, diagnóstico

El síndrome de Parry Romberg también se conoce como atrofia hemifacial progresiva. Es una condición reconocida por atrofia lenta y progresiva. Generalmente ocurre en los tejidos faciales unilaterales, incluyendo músculos, huesos y piel. El síndrome de Parry Romberg trae muchos más problemas psicológicos y funcionales. Un rostro simétrico pierde gradualmente su identidad natural. Existe atrofia regional de la piel, tejido subcutáneo y musculatura. En este caso, el hueso subyacente y el cartílago también pueden estar involucrados. Existe una línea claramente delimitada entre la piel normal y anormal desarrollada. El escenario del área involucrada es diferente entre sí. El área varía de una lesión discreta a una malformación excesiva y extendida. Por esta malformación, se afectan la boca y la nariz.

Hay algunos sinónimos del Síndrome de Parry Romberg. Estos sinónimos son los siguientes:

  • Atrofia hemifacial (HFA)
  • Atrofia hemifacial progresiva
  • Hemi atrofia facial progresiva
  • PRS
  • Síndrome de Romberg.

El síndrome de Parry Romberg es un síndrome raro. Para algunas personas, la atrofia también puede afectar las extremidades generalmente del mismo lado del cuerpo que la atrofia facial. Los síntomas y la gravedad del síndrome de Parry Romberg varían de una persona a otra. Algunas personas también sienten algunas anomalías neurológicas. Estas anomalías afectan a los ojos y dientes. La mayoría de las personas con síndrome de Parry Romberg experimentan este síndrome en particular antes de los 20 años. No existe una causa definitiva para este síndrome específico. Parece que ocurre al azar por tantas razones desconocidas.

Síntomas del Síndrome de Parry Romberg

Los síntomas generales del síndrome de Parry Romberg varían de persona a persona. Puede ser de leve a grave. Sin embargo, el síndrome más común es el adelgazamiento y el encogimiento de la piel, los tejidos, los músculos, el cartílago y los huesos. Al ser una afección progresiva, los síntomas generales empeoran cuando una persona entra en una fase estable. La degeneración del músculo y tejido incluye áreas que incluyen nariz, boca, lengua, ojos, oídos, cejas y cuello. Hay algunos cambios físicos que una persona afectada con el Síndrome de Parry Romberg puede notar:

  • Puede haber ocurrido que la boca y la nariz están cambiando o inclinándose hacia un lado.
  • La persona afectada puede ver una apariencia hundida en ambos ojos, así como en el cuello y en el otro lado afectado de la cara.
  • El paciente con síndrome de Parry Romberg puede sufrir cambios en el color de la piel, que también se denomina pigmentación. También puede ser un rayo que se llama hipopigmentación y oscurecimiento que se llama hiperpigmentación.
  • El vello facial del paciente afectado puede volverse blanco y caerse, lo que se llama alopecia.
  • El paciente que padece el síndrome de Parry Romberg puede sufrir pérdida de masa ósea y hueso facial.

Algunos otros signos que también pueden notarse en algunos pacientes con síndrome de Parry Romberg son:

  • Presencia de algunos síntomas neurológicos como convulsiones, migraña o algún dolor facial excesivo que se conoce como neuralgia del trigémino .
  • Las manifestaciones oftalmológicas también pueden ocurrir en muchos casos.
  • Los pacientes afectados también pueden notar algunos cambios ortodónticos.

Causas del síndrome de Parry Romberg

El síndrome de Parry Romberg comúnmente ocurre en las niñas. La razón exacta de esta enfermedad en particular aún se desconoce. Sin embargo, hay algunos factores que se consideran la causa del síndrome de Parry Romberg. Éstos incluyen:

  • Los pacientes con síndrome de Parry Romberg sufren infecciones virales y bacterianas.
  • Los pacientes afectados también pueden sufrir de enfermedades autoinmunes.
  • El paciente puede sufrir de anomalías del sistema nervioso.
  • Puede haber inflamación del cerebro o meninges, que es el revestimiento del cráneo.
  • El paciente afectado puede sufrir un trauma físico que puede dar lugar al síndrome de Parry Romberg.

Inicio del síndrome de Parry Romberg

El síndrome de Parry Romberg generalmente comienza entre los 5 y los 15 años. La progresión gradual de la atrofia a menudo dura de 2 a 10 años. Después de ese tiempo en particular, el proceso parece entrar en una fase estable. El músculo en la porción facial puede experimentar atrofia, y puede haber pérdida de hueso facial. Cuando la enfermedad rodea la porción del ojo, el paciente afectado puede sufrir daños en la retina y el nervio óptico.

Pronóstico del síndrome de Parry Romberg

El pronóstico del síndrome de Parry Romberg para individuos puede variar. En muchos casos, la atrofia termina antes de que toda la cara se vea afectada por el síndrome. En muchos casos leves, el trastorno generalmente no causa discapacidad más que efectos cosméticos.

Diagnóstico del síndrome de Parry Romberg

El diagnóstico del síndrome de Parry Romberg se basa en la identificación de los síntomas característicos individuales. Incluye muchos pasos, como la historia detallada del paciente, una evaluación clínica completa y una amplia gama de pruebas especializadas. La prueba específica se utiliza para identificar qué síntomas están presentes y cuál ocurre primero. En muchos casos, se puede usar una MRI en individuos que muestran síntomas neurológicos. Una resonancia magnética es una onda de radio magnética que se utiliza para producir imágenes en sección transversal de los órganos y tejidos corporales particulares. El paciente afectado también puede pasar por un proceso quirúrgico y un examen microscópico que se llama biopsia. Esto puede ser usado en individuos con esclerodermia lineal en golpe de sable.

Muchas personas que han sufrido lesiones o quemaduras en la cara también pueden desarrollar una apariencia similar al Síndrome de Parry Romberg. El paciente afectado necesita un diagnóstico y tratamiento adecuados que sean esenciales para el tratamiento del síndrome de Parry Romberg.

Tratamiento del Síndrome de Parry Romberg

No hay cura para el síndrome de Parry Romberg. Ningún medicamento puede detener la progresión del síndrome de Parry Romberg. El paciente afectado puede necesitar alguna cirugía reconstructiva y microvascular para reparar el tejido perdido.

Terapias para el Síndrome de Parry Romberg

Todo el tratamiento o terapia puede ocurrir en presencia de pediatras, cirujanos (cirujanos plásticos), dentistas, oftalmólogos, neurólogos y otros profesionales de la salud. Todos ellos trabajan como un equipo fuerte para tratar al paciente con síndrome de Parry Romberg. Se han utilizado muchas técnicas quirúrgicas para mejorar la apariencia estética de los individuos afectados. La cirugía puede dejar cicatrices en los tejidos. La terapia con medicamentos anticonvulsivos puede ayudar a prevenir, reducir y controlar las convulsiones. Algunos medicamentos y el proceso quirúrgico pueden ser beneficiosos en algunos casos.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment