Dolor en el muslo

Qué es la fractura del eje femoral: tipos, causas, tratamiento, tiempo de curación, síntomas y complicaciones

¿Qué es una fractura del eje femoral?

La fractura del eje femoral, también conocida como fémur roto, es la rotura del fémur o fémur. El eje femoral es la parte alargada y recta del fémur, y cualquier rotura o fractura a lo largo de este eje se conoce como fractura del eje femoral. El fémur es el hueso más fuerte y más largo de nuestro cuerpo. Como el fémur es un hueso muy fuerte, se necesita mucha fuerza para fracturarlo o romperlo. Algunos de los casos en los que una persona puede sufrir una fractura del eje femoral son accidentes automovilísticos que son una de las principales causas de fractura de la diáfisis femoral.

Causas de Fracturas del eje femoral

La causa más común de fractura del eje femoral es algún tipo de fuerza de alta energía o colisión en el muslo, como se ve en motocicleta o accidentes automovilísticos . Los peatones que son atropellados por un automóvil, caen desde grandes alturas, etc., son otras causas de fracturas de la diáfisis femoral. Si se produce una fractura de la diáfisis femoral por un accidente de fuerza menor, como una caída desde una altura más baja, estando parado, etc., esto se ve comúnmente en personas mayores con huesos débiles.

Tipos de fractura de la diáfisis femoral

Las fracturas del eje femoral difieren dependiendo de la fuerza que causa su rotura. Las piezas del eje femoral pueden alinearse o desplazarse. La fractura del eje femoral puede ser una fractura cerrada donde la piel está intacta; o una fractura abierta donde el hueso atravesó la piel.

Las fracturas del eje femoral se clasifican según lo siguiente:

  • La ubicación de la fractura, ya que el fémur se divide en 3 partes: la parte distal, la parte media y la parte proximal.
  • El patrón de la fractura, como la fractura del eje femoral, puede ocurrir en diferentes direcciones, p. ej. longitudinalmente, cruzado o en el medio.
  • Si la piel y el músculo sobre el eje femoral se rompen por el accidente / lesión.

A continuación se presentan algunos de los tipos comunes de fracturas del eje femoral:

Fractura del eje femoral transversal: En este tipo de fractura del eje femoral, la ruptura ocurre en una línea horizontal recta a través del eje del fémur.

Fractura del eje femoral en espiral: Como su nombre indica , la línea de la fractura rodea el eje que se asemeja a las rayas de bastón de caramelo. Una fuerza de torsión en el fémur o el muslo causa una fractura en espiral.

Fractura oblicua del eje femoral: En este tipo de fractura del eje femoral, hay una línea en ángulo a través del eje.

Fractura de eje femoral conminuta: En este tipo de fractura de eje femoral, el fémur se fractura en tres o más piezas. Por lo general, la cantidad de fragmentos de hueso corresponde al grado de fuerza necesario para romper el fémur.

Fractura abierta del eje femoral: En este tipo de fractura de la diáfisis femoral, el hueso se fractura de tal manera que los fragmentos del hueso sobresalen o atraviesan la piel o hay una herida que penetra hasta el hueso fracturado. Este tipo de fractura se conoce como fractura abierta o compuesta y estos tipos de fracturas comúnmente se asocian con un mayor daño a los músculos, ligamentos y tendones circundantes. Los pacientes con este tipo de fractura estarán en mayor riesgo de complicaciones, como las infecciones y las fracturas abiertas también tardan más tiempo en sanar.

Signos y síntomas de la fractura del eje femoral

  • El paciente experimenta dolor inmediato y severo al experimentar una fractura de la diáfisis femoral.
  • El paciente no puede soportar el peso de la pierna lesionada.
  • Puede haber una deformidad o curvatura de la pierna lesionada y ya no aparece recto.
  • La pierna lesionada parece más corta que la pierna normal.

Diagnóstico de la fractura del eje femoral

Se lleva a cabo la historia clínica y el examen físico del paciente. El médico hará preguntas al paciente sobre el accidente o lesión que ha resultado en la fractura. Por ejemplo, si el paciente estuvo involucrado en un accidente de automóvil entonces el médico querrá saber la velocidad a la que el vehículo iba y si el paciente era el pasajero o el conductor. También se pregunta si el paciente llevaba puesto el cinturón de seguridad o si las bolsas de aire se apagaron. Toda esta información ayuda a determinar la manera en que el paciente resultó herido o si hay otras lesiones presentes en otras partes del cuerpo.

También es importante saber si el paciente tiene otras afecciones médicas, como hipertensión, asma diabetes o alergias y qué medicamentos está tomando el paciente. Se realiza un examen físico cuidadoso donde se evalúa la condición general del paciente. Al examinar la pierna lesionada, el médico verificará cualquier deformidad obvia del muslo o la pierna; es decir, si está doblado en un ángulo no natural, o está torcido, o si la pierna está acortada. El médico también verificará si hay moretones, roturas en la piel y cualquier fragmento o trozo de hueso que haya perforado la piel. Luego, el médico siente a lo largo del muslo, la pierna y el pie para verificar si hay anormalidades, para controlar los pulsos y evaluar la rigidez de los músculos y la piel alrededor del muslo lesionado. El movimiento y la sensibilidad de la pierna y el pie también se controlan.

Pruebas de imagen como los rayos X se realizan comúnmente para evaluar una fractura. Los rayos X ayudan a detectar si el hueso está roto o intacto junto con el tipo de fractura y su ubicación en el fémur. La tomografía computarizada (Tomografía computarizada) también se puede realizar para obtener más información, ya que una tomografía computarizada revela una imagen transversal de la extremidad, que proporciona información más detallada y precisa sobre la gravedad de la fractura del eje femoral.

Tratamiento de la fractura del eje femoral

Tratamiento no quirúrgico para la fractura del eje femoral

La cirugía es necesaria para la mayoría de las fracturas del eje femoral. Es casi imposible tratar las fracturas de la diáfisis femoral sin cirugía. Los niños que son muy pequeños pueden ser tratados con yeso.

Tratamiento quirúrgico para la fractura del eje femoral

Si la piel que rodea la fractura del eje femoral no está rota o perforada, entonces la cirugía se pospone hasta que el paciente esté más estable. Sin embargo, si hay una fractura abierta del eje femoral, el sitio de la fractura queda expuesto al entorno externo y requiere cirugía inmediata para el tratamiento y la prevención de la infección.

Los siguientes procedimientos quirúrgicos se utilizan para reparar las fracturas de la diáfisis femoral:

Enclavado intramedular de la fractura del eje femoral: El enclavado intramedular es el método más actual y ampliamente utilizado para fijar las fracturas del eje femoral. En este procedimiento, se inserta una varilla de metal personalizada en el canal medular del fémur que pasa a través de la fractura y ayuda a mantenerla en su posición. El clavado intramedular es una buena opción de tratamiento para la fijación de fracturas de la diáfisis femoral, ya que proporcionan una fijación fuerte y estable de la diáfisis femoral.

Fijación externa de la fractura del eje femoral: En este procedimiento quirúrgico, tornillos o se colocan clavos de metal en el hueso arriba y debajo del sitio de la fractura del eje femoral. Estos tornillos y alfileres están unidos a una barra ubicada fuera de la piel, que actúa como un dispositivo estabilizador para mantener los huesos en la posición correcta, de modo que puedan sanar en la alineación correcta. Por lo general, este es un tratamiento temporal para las fracturas de la diáfisis femoral, ya que este tratamiento se puede usar con facilidad y a menudo se aplica cuando el paciente tiene múltiples lesiones y no es un buen candidato para una cirugía más prolongada para reparar la fractura. La fijación externa es una buena opción en estos casos, ya que proporciona una estabilidad temporal pero buena hasta el momento en que el paciente se estabiliza para la cirugía final. A veces, el fijador externo se deja hasta que se haya logrado la curación completa del fémur.

Placas y tornillos para la fractura del eje femoral: En este procedimiento, los fragmentos óseos fracturados se reposicionan o se vuelven a colocar en su alineación normal y luego se mantiene unida utilizando placas de metal especiales y tornillos que se unen a la superficie externa del hueso. Este procedimiento se usa comúnmente cuando el enclavado intramedular no es factible, como en los casos en que la fractura se extiende hacia la articulación de la cadera o la rodilla.

Manejo del dolor en la fractura del eje femoral: El dolor es una parte común del proceso de curación y medicamentos, como AINE se recetan opiáceos para controlar el dolor después de la cirugía. Los anestésicos locales también se pueden usar. Debe tenerse en cuenta que los opiáceos, aunque ayudan a aliviar el dolor, pueden ser adictivos ya que son narcóticos, por lo que deben usarse con cuidado.

La carga de peso debe realizarse siguiendo el consejo del médico. El paciente probablemente necesite usar andador o muletas cuando comience a caminar después de la cirugía.

La ​​terapia física es una parte importante del proceso de recuperación y debe realizarse tan pronto como el paciente pueda. El paciente pierde fuerza muscular en la región fracturada debido a la falta de uso de los músculos y la inmovilidad durante el proceso de curación. La fisioterapia ayuda a restaurar la fuerza muscular normal, la flexibilidad articular y la movilidad.

Complicaciones de la cirugía para la fractura del eje femoral

Además de los riesgos que conlleva cualquier cirugía, como la pérdida de sangre, infección y problemas con la anestesia, otras complicaciones de la cirugía para la fractura de la diáfisis femoral incluyen: coágulos sanguíneos, lesiones en los vasos sanguíneos y nervios, embolia grasa, mala alineación de los fragmentos óseos fracturados, falta de unión o unión retardada de la fractura e irritación por hardware.

Complicaciones de la fractura del eje femoral

  • Los extremos de los huesos fracturados del eje femoral pueden ser filosos y pueden rasgar o cortar los nervios o los vasos sanguíneos circundantes.
  • El paciente puede desarrollar un síndrome compartimental agudo, que es una condición dolorosa que ocurre cuando se acumula presión dentro de él. los músculos a niveles peligrosos que conducen a un flujo sanguíneo disminuido, lo que a su vez impide que el oxígeno y la nutrición lleguen a las células musculares y los nervios. Esta es una emergencia médica que, si no se trata de inmediato, puede ocasionar una discapacidad permanente.
  • La infección es una complicación importante en caso de fracturas abiertas en las que el hueso fracturado está expuesto al ambiente exterior. La infección del hueso es difícil de tratar y generalmente requiere múltiples cirugías junto con antibióticos a largo plazo.

Tiempo de cicatrización de la fractura del eje femoral

La mayoría de las fracturas del eje femoral tarda de 4 a 6 meses en cicatrizar. En algunos pacientes, el tiempo de cicatrización puede ser incluso más prolongado, especialmente si hay una fractura abierta del eje femoral o si el hueso se ha fracturado en varios fragmentos.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment