Pulmones

Qué es la neumonía atípica zoonótica, conocer sus causas, síntomas, tratamiento, tipos. Pronóstico, Epidemiología

La neumonía atípica zoonótica afecta a casi 1 de cada 5 personas que ya padecen neumonía y es una de las causas más comunes de morbilidad en los pacientes. Los agentes causantes de la neumonía atípica zoonótica no siempre responden a la terapia antibiótica convencional. Por lo tanto, la identificación rápida y precisa de la neumonía atípica zoonótica es necesaria para un tratamiento clínico adecuado y un resultado positivo. Además, los patógenos de la neumonía atípica están presentes generalmente en el esputo de los pacientes en asociación con un aumento rápido en el recuento de leucocitos sin ausencia de flujo alveolar.

¿Qué es la neumonía atípica zoonótica?

Zoonotic Atípico Pneumonia es un tipo de neumonía causada por uno o más patógenos zoonóticos pero no los tradicionales. La neumonía atípica zoonótica es en realidad una enfermedad infecciosa sistémica que afecta al componente pulmonar y puede diferenciarse clínicamente de la neumonía común por la participación de órganos extrapulmonares. Los síntomas de la neumonía atípica zoonótica son totalmente diferentes de la neumonía típica. La neumonía atípica es siempre prácticamente monomicrobiana. Tres patógenos zoonóticos principales causan neumonía atípica zoonótica, que incluye a Chlamydophila psittaci que causa psitacosis; Francisella tularensis que causa Tularemia ; y Coxiella burnetii que causa fiebre Q .

Síntomas de neumonía atípica zoonótica

Algunos síntomas comunes de la neumonía atípica zoonótica son los siguientes:

  • Resistente a los antibióticos comunes como los betalactámicos, incluida la penicilina o sulfonamida
  • Temblor y tos
  • Los síntomas comunes de la neumonía atípica zoonótica incluyen infección del tracto respiratorio superior junto con fiebre leve o alta
  • El dolor muscular con rigidez en las articulaciones es también otro de los síntomas de la neumonía atípica zoonótica
  • Ausencia de descargas alveolares
  • Síntomas pulmonares adicionales con secreción de esputo moderado
  • Los problemas respiratorios también pueden ser un síntoma de neumonía atípica zoonótica
  • Dolor en el pecho que empeora con tos vigorosa
  • Sudoración excesiva con humedad piel pegajosa
  • No se ve leucocitosis
  • Pérdida de energía y apetito que puede provocar fatiga
  • Inf La infección no se extiende a toda el área lobular, sino que permanece resistida a un lugar dentro de los lóbulos pulmonares.

Tipos de neumonía atípica zoonótica

La neumonía atípica zoonótica es causada básicamente por tres patógenos zoonóticos: Chlamydophila psittaci, Francisella tularensis y Coxiella burnetii y por lo tanto son de tres tipos:

  • Psitacosis: También conocida como fiebre loro, es una enfermedad infecciosa letal zoonótica causada por la especie bacteriana Chlamydophila psittaci, y se propaga a través de diferentes especies de aves como loro, guacamayo, gallina, pato, paloma, etc. Después de 5-15 días de infección en humanos muestra enfermedad sistémica junto con neumonía atípica severa. Otros síntomas incluyen: dolor en las articulaciones, fiebre alta, hemorragia nasal, conjuntivitis, etc. En casos severos, puede causar síntomas de neumonitis masiva junto con hepatomegalia, endocarditis, disfunción neurológica, queratoconjuntivitis y finalmente conduce a la muerte.
  • Tularemia: La tularemia o comúnmente denominada fiebre de conejo generalmente es causada por un patógeno bacteriano Gram (-) ve llamado Francisella tularensis. Es una bacteria patógena intercelular muy exigente e irrestricta, que necesita cisteína para el desarrollo y es altamente infecciosa y se propaga a través de aerosol o por vectores de animales como garrapatas o mosquitos. La infección tarda de 3 a 5 días en incubarse y muestra signos clínicos como pérdida de apetito, fiebre (leve a alta), síntomas de sepsis, letargo y otros síntomas de neumonía que conducen a la muerte.
  • Q-fever: La fiebre Q es una enfermedad infecciosa causada por pequeñas especies patogénicas bacterianas intracelulares obligadas llamadas Coxiella burnetii. El patógeno se encuentra en mamíferos domésticos como ganado, perros o gatos y, por lo tanto, se disemina por inhalación o contaminación con orina, leche u otros fluidos corporales. Los síntomas más comunes incluyen: síntomas respiratorios superiores, dolor pleurítico, náuseas, confusión mental, dolor de cabeza severo, tos y resfriado, rigidez articular, sudoración excesiva y en etapas graves puede llevar a neumonía atípica o síndrome de dificultad respiratoria aguda que pone en peligro la vida.
  • Epidemiología de la neumonía atípica zoonóticaLa neumonía atípica zoonótica es difícil de diagnosticar y también no responde a las terapias antibióticas comunes. Incluso la manifestación clínica de la enfermedad no puede diferenciarse fácilmente de la otra neumonía causante de patógenos. Por lo tanto, se requiere más investigación clínica que requiere mucho tiempo y muestra baja sensibilidad y por lo tanto conduce a complicaciones y perspectivas clínicas adicionales.La infección puede extenderse durante todo el año y puede causar epidemia en comunidades más pequeñas de la sociedad. La enfermedad se transmite a través del contacto persona a persona o en áreas pobladas cerradas como escuelas y colegios, unidades de cuidados intensivos y salas de hospitales, centros de cuidado infantil, lugares públicos y transportes, etc. Dado que el diagnóstico es lento y difícil, la mortalidad las tasas aumentan rápidamente y la prevención de la infección se convierte en la prioridad.

    Pronóstico de la neumonía atípica zoonótica

    La mayoría de los pacientes con síntomas zoonóticos atípicos neumónicos sobreviven en mejores condiciones con un tratamiento antibiótico adecuado, pero algunas neumonías patógenas pueden ser letales en casos graves condición. Los problemas se vuelven más difíciles de manejar si los pacientes tienen antecedentes médicos de insuficiencia renal, enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, sistema inmune débil o diabetes mellitus; en tales casos la tasa de mortalidad es muy alta.

    Factores de riesgo de la neumonía atípica zoonótica

    No todas las personas que están expuestas a esas bacterias patógenas contraen la infección tan pronto como están expuestas a ellas. Los factores de riesgo que aumentan la posibilidad de resultar afectado por esta infección bacteriana patógena de la neumonía atípica zoonótica incluyen los siguientes:

    • Adultos o personas mayores
    • Sistema inmunitario deficiente
    • Hábitos de fumar o beber
    • Cualquier tipo de enfermedad crónica

    Causas de la neumonía atípica zoonótica

    La neumonía atípica zoonótica es una enfermedad sistémica que se produce principalmente debido a una infección patógena bacteriana. Los agentes causales comunes de la neumonía atípica zoonótica incluyen tres patógenos bacterianos, a saber,

    • Chlamydophila psittaci: Es responsable de causar psittacosis, que en estado grave conduce a neumonía atípica.
    • Francisella tularensis: Causando tularemia y muestra síntomas de neumonía atípica.
    • Coxiella burnetii: Principalmente causa fiebre Q que en casos graves da como resultado neumonía o síndrome de dificultad respiratoria aguda.

    Algunos casos de neumonía atípica zoonótica ocurren debido a infección viral, fúngica o protozoaria. La neumonía atípica zoonótica afecta principalmente a personas de alrededor de 40 años de edad y el estado de los síntomas neumónicos varía de leve a grave. Alrededor del 5-15% de las neumonías que ocurren en todo el mundo cada año es atípica y generalmente es leve.

    Diagnóstico de neumonía atípica zoonótica

    Las personas diagnosticadas con síntomas de neumonía temprana deben someterse a un examen físico. Dependiendo de los resultados de radiografías de tórax o radiografías, su médico puede estar seguro de si padece síntomas pneumónicos atípicos agudos u otras enfermedades respiratorias como bronquitis. A medida que aumenta la gravedad de la enfermedad, se pueden realizar otras pruebas para asegurarse de que una persona está infectada con neumonía atípica zoonótica y las pruebas son:

    • Hemocultivo total
    • Examen de sangre arterial
    • Examen de sangre para infección bacteriana específica
    • Análisis de sangre para la identificación de anticuerpos particulares
    • Conteo sanguíneo completo o CBC
    • Broncoscopía
    • Cultivo de hisopados de garganta
    • Estudio de tinción de Gram de esputo
    • Cultivo de moco de pulmones
    • Tomografía computarizada de tórax
    • Prueba de biopsia de pulmones abiertos
    • Cultivo de orina completo

    En los casos de neumonía atípica zoonótica, la infiltración generalmente se disemina en forma de abanico desde la región bronquial a toda la periferia de la superficie de los pulmones. En este proceso de diseminación, puede afectar el lóbulo pulmonar inferior, pero a veces la infección puede afectar ambos o cualquiera de los dos lóbulos.

    Tratamiento de la neumonía atípica zoonótica

    En general, se emplean dos pasos para tratar los síntomas de la neumonía atípica zoonótica . Más detalles se discuten a continuación:

    • Terapia antimicrobiana o tratamiento con antibióticos para tratar la neumonía atípica zoonótica: Como los pacientes que sufren de neumonía atípica zoonótica son resistentes a betalactámicos o sulfonamida, por lo tanto, se usan medicamentos antibióticos para tratar la enfermedad complicaciones que incluyen:
      • Azitromicina
      • Telitromicina
      • Claritromicina
      • Doxiciclina o tetraciclina
      • Eritromicina
      • Rifampina y macrólidos
      • Fluoroquinolonas, que incluyen levofloxacina.
    • Los antibióticos para la neumonía atípica zoonótica se administran directamente en casa.
    • Sin embargo, en condiciones graves de neumonía atípica zoonótica, se inyectan antibióticos por vía intravenosa junto con suministro adecuado de oxígeno.
    • Tratamiento antibiótico para la neumonía atípica zoonótica debe continuarse durante más de 2 semanas según el consejo del médico.

    Consejos de autoayuda para tratar neumonías atípicas zoonóticas

    Además de la medicación, algunos pasos del tratamiento también deben seguirse adecuadamente en casa para deshacerse de Síntomas de neumonía atípica zoonótica. Esto incluye medidas de tratamiento de autocuidado principalmente seguidas en el hogar para obtener un alivio rápido.

    • Descanse lo suficiente y duerma lo suficiente. Deje el trabajo doméstico a otras personas durante algunas semanas.
    • Beba mucha agua y otros líquidos como sopas o jugos para disminuir la secreción y también para la recuperación de la flema.
    • Controle la fiebre alta con aspirina o AINE incluyendo Ibuprofeno o Naproxeno. También puede tomar acetaminofén para bajar su temperatura. Sin embargo, nunca le dé aspirina a los niños pequeños.
    • Sin el consejo del médico, no tome medicamentos para la tos. Dado que los medicamentos para la tos por lo general dificultan la tos adecuada para el exceso de esputo.

    Conclusión

    La mayoría de las personas con neumonía atípica zoonótica por lo general se recupera más rápido con un tratamiento antibiótico adecuado, pero se recomienda seguir atentamente la prescripción del médico sin perder nada. Hay posibilidades de contraer la infección si no se sigue el ciclo completo de la terapia con antibióticos. La mayoría de los síntomas de la neumonía atípica zoonótica son leves y pueden tratarse rápidamente, pero pueden surgir complicaciones si no se detectan. Según algunos datos publicados, se observa que el riesgo de contraer la infección zoonótica de la neumonía atípica aumenta día a día. Por lo tanto, se puede prevenir al dejar de fumar y seguir una higiene adecuada, como lavarse las manos antes de comer, taparse la boca cuando tose y estornuda, etc.

    Lea también:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment