¿Qué es la tendinosis de los isquiotibiales y cómo se trata?

¿Qué es la tendinosis de isquiotibial?

Para comprender la tendinosis de isquiotibial, primero comprenderemos qué incluye un músculo isquiotibial y cuáles son las funciones de los músculos del tendón de la corva. Los músculos del tendón de la corva están formados por tres músculos que son el bíceps femoral, el semimembranoso y el semitendinoso.

La función de los músculos del tendón de la corva es facilitar la flexión de la rodilla, como subir y bajar del auto, patear una pelota de fútbol , correr y correr.

Ahora que estamos hablando de tendinosis de isquiotibial, esta es una condición degenerativa que ocurre gradualmente con el tiempo e involucra el tejido de los músculos del tendón de la corva sin la presencia de ninguna inflamación. Los músculos de los músculos isquiotibiales tienen inserciones tendinosas en la tuberosidad isquiática y la parte posterior de la porción de la rodilla amante. Debido al desgaste repetitivo, estos tendones comienzan a degenerar y causan dolor que produce tendinosis en el tendón de la corva. Los atletas son más propensos a sufrir tendinosis de isquiotibial ya que ponen sus músculos isquiotibiales bajo mucho estrés cuando juegan y por lo tanto los tendones se debilitan y resultan en tendinitis de isquiotibial.

¿Qué es la tendinosis de isquiotibial? ”

¿Cuáles son las causas de la tendinosis del tendón de la corva?

Como se mencionó, la tendinosis del tendón de la corva es causada normalmente por el estrés repetitivo de los tendones isquiotibiales. Este estrés repetitivo se puede atribuir a los tendones por trastornos del movimiento, mecanismos corporales inadecuados, actividades deportivas que implican mucho correr y correr como fútbol, ​​hockey y béisbol. Los jumpers largos y altos también están en riesgo de desarrollar tendinosis de isquiotibiales.

¿Cuáles son los síntomas de la tendinosis del tendón de la corva?

La principal característica de la tendinosis del tendón de la corva es el dolor experimentado en la zona del muslo o detrás de la rodilla. Este dolor puede irradiarse a la parte posterior del muslo o la parte posterior de la rodilla. Este dolor asociado con la tendinosis de los músculos isquiotibiales tiende a empeorar con factores agravantes, como la presión continua sobre los músculos isquiotibiales, que se lleva a cabo mediante actividades continuas que se atribuyen a estos síntomas. En casos severos de tendinosis de isquiotibiales, al individuo le resultará difícil soportar el peso sobre la pierna afectada. El individuo sentirá dolor inmediato después de la lesión.

¿Cómo se diagnostica la tendinosis del tendón de la corva?

El diagnóstico de una afección patológica de los músculos isquiotibiales es bastante fácil debido al dolor localizado detrás del muslo que experimentará el individuo. Inmediatamente después de la lesión, el individuo es llevado a un médico que tomará una historia detallada y realizará un examen físico detallado explorando el área en cuestión. Habrá sensibilidad en el área de los isquiotibiales y al paciente le resultará difícil mover la pierna afectada sin volver a generar dolor. Luego, el médico ordenará estudios radiológicos para determinar la naturaleza exacta de la lesión en forma de una resonancia magnética para observar las estructuras internas y luego formular un plan de tratamiento en consecuencia, que usualmente implica descanso y terapia física . Solo en casos de ruptura de tendón es necesaria una cirugía.

¿Cómo se trata la tendinosis de isquiotibial?

El plan de tratamiento para la tendinosis de isquiotibial varía de individuo a individuo y depende de la salud general y la edad del paciente. El método general para tratar la tendinosis del tendón de la corva es descansar lo suficiente, evitar cualquier actividad que pueda agravar la afección y tomar AINE y analgésicos para calmar el dolor.

Una vez que el dolor se ha calmado , el paciente será referido a terapia física para el manejo agresivo de tendinosis de isquiotibiales. El objetivo de la terapia física para la tendinosis de los isquiotibiales será recuperar la fuerza, la estabilidad y el movimiento de la pierna afectada.

La terapia física comenzará después de unos días cuando el dolor se haya calmado y el el paciente puede mover la pierna sin mucha incomodidad. La terapia comenzará con ejercicios de estiramiento que se realizarán durante un par de semanas, seguidos de un régimen de ejercicios de fortalecimiento detallado para la tendinosis de los músculos isquiotibiales. Cuando el paciente puede mover la pierna sin ninguna molestia, el paciente comenzará con ejercicios de rango de movimiento para aumentar la movilidad y eliminar la rigidez que pueda existir debido a la inmovilización de la pierna afectada.

Después de aproximadamente cuatro semanas de ejercicios de rango de movimiento, al paciente que sufre de tendinosis isquiotibial se le recomendará peso parcial sobre la extremidad afectada durante unos días antes de soportar peso completo en la extremidad.

Una vez que el paciente logra estos objetivos, entonces el paciente puede recibir autorización para el retorno gradual a la actividad según lo tolerado sin reproducción de los síntomas. Algunas veces, el fisioterapeuta también usa técnicas de ultrasonido y de mobs de tejidos blandos para el tratamiento de la tendinosis del tendón de la corva.

¿Cuál es el período de recuperación de tendinosis de isquiotibial?

La mayoría de los pacientes con tendinosis de isquiotibial que realmente trabajan duro en fisioterapia y están decididos a volver a sus actividades lo antes posible pueden hacerlo en un lapso de tiempo de 10-12 semanas. El período de recuperación puede llevar más tiempo en pacientes que son mayores y que no pueden ser agresivos en terapia física o en personas que tienen un caso crónico de tendinosis de isquiotibial.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment