Tumor de la glándula parótida: causas, síntomas, tratamiento, factores de riesgo

¿Qué es la glándula parótida?

La glándula parótida es una de las principales glándulas salivales cuya función es producir saliva. Hay dos glándulas parótidas presentes que se encuentran a cada lado de la cara, frente a las orejas y se extienden hacia los bordes inferiores de las mandíbulas. Las glándulas parótidas son responsables de secretar la saliva delgada que viaja a la boca para ayudar a masticar y digerir los alimentos.

¿Qué son los tumores de la glándula parótida?

Crecimientos anormales que ocurren dentro de la parótida glándula se conocen como tumores de la glándula parótida. La mayoría de estos crecimientos son de naturaleza benigna, es decir, no son cancerosos; sin embargo, en algunos casos, también pueden ser malignos (cancerosos). En raras ocasiones, los tumores que se observan en la glándula parótida se pueden agrandar ganglios linfáticos o tumores que se originan en otras localizaciones y que se han metastatizado en las glándulas parótidas. Alrededor del 80% de los tumores que se originan en el tejido parotídeo son benignos y de crecimiento lento; mientras que los tumores parótidos malignos tienen una variedad de tipos y características donde algunos de ellos pueden ser de crecimiento rápido y fatales.

Causas de los tumores de la glándula parótida

La causa exacta del tumor de la glándula parótida no está clara. Se cree que el tumor se desarrolla como resultado de mutaciones en el ADN de las células parótidas, lo que permite una rápida división y multiplicación de las células que conduce a la acumulación de células y a la formación de tumores.

Síntomas de los tumores de la glándula parótida

  • Presencia de hinchazón o un bulto cerca de la mandíbula o en la boca o el cuello.
  • Debilidad de los músculos faciales en un lado.
  • Entumecimiento facial.
  • El paciente puede experimentar dificultad para tragar.
  • Puede dolor persistente en la región de la glándula parótida.
  • El paciente tiene dificultad para abrir la boca ampliamente.

Diagnóstico de los tumores de la glándula parótida

ENT ( Oído, nariz y garganta ) el médico ayudará a confirmar el diagnóstico de tumor de la glándula parótida. Se realiza una historia médica cuidadosa y un examen físico completo del paciente. Las pruebas de imagen, como la tomografía computarizada o la resonancia magnética, ayudan a determinar la posición y el tamaño de los tejidos parótidos. Se puede hacer una biopsia con aguja fina de los tejidos parótidos para detectar la presencia de células malignas.

Tratamiento de los tumores de la glándula parótida

La cirugía es el principal tratamiento de elección para los tumores de la glándula parótida donde la glándula parótida se puede extirpar parcialmente o completamente (parotidectomía). La parotidectomía también se puede realizar para la infección crónica de la glándula parótida y si hay una obstrucción del flujo de la saliva desde la glándula parótida que conduce a un agrandamiento crónico de la glándula parótida.

Si el tumor de la glándula parótida es benigno, no es aumentando en tamaño y el paciente no está teniendo ningún síntoma, entonces se puede hacer la observación de la condición. Esto se recomienda especialmente si la salud general del paciente no es buena y no es seguro que el paciente se someta a anestesia general. Sin embargo, siempre se recomienda la cirugía porque los tumores parótidos benignos pueden potencialmente tornarse cancerosos, lo que puede ser más difícil de eliminar si se mantienen así por más tiempo y continúan aumentando de tamaño.

Riesgos de la Parotidectomía

Cicatriz: El paciente tendrá una cicatriz en la parte delantera del oído que baja hasta la parte superior del cuello. En la mayoría de los pacientes, la curación de la cicatriz va bien y algunos pacientes pueden tener una cicatriz ligeramente elevada y de color rojo que se desvanece gradualmente. En raras ocasiones, el paciente puede desarrollar una cicatriz queloide o gruesa. Aparte de esto, hay un pequeño hueco en el área de la mandíbula o la mejilla de donde se extrajo el tejido parotídeo.

Debilidad Facial: El nervio facial que es responsable de controlar los movimientos faciales viaja a través de la glándula parótida. El nervio facial también es importante para cerrar los ojos, mover los labios y arrugar la nariz. En la mayoría de los casos, la glándula parótida se puede extirpar sin ningún daño en el nervio facial. Sin embargo, si el tumor de la glándula parótida es de gran tamaño o si su posición es tal que el cirujano tiene que extirpar el nervio facial o sus ramas pequeñas para asegurar la extirpación completa del tumor, entonces esto podría provocar una parálisis facial permanente. Aparte de esto, si el nervio facial no está lesionado permanentemente, también puede haber debilidad facial presente o disminución del movimiento de los músculos faciales, a medida que el nervio se recupera de la parotidectomía.

Entumecimiento: Puede haber entumecimiento en el borde externo de la oreja y el lóbulo de la oreja después de la parotidectomía, que generalmente se resuelve gradualmente.

Fístula salival: En casos raros, la saliva secretada del tejido parotídeo restante puede drenarse a través de una abertura en la incisión cutánea. El tratamiento se realiza con vendajes compresivos y la curación se logra en unos días.

Síndrome de Frey: Después de la parotidectomía, aproximadamente una minoría de los pacientes puede experimentar sudoración en el lado de la cara donde se realizó la cirugía durante la comida. En muchos casos, esto es menor y no notable. Sin embargo, si se vuelve molesto, entonces se pueden recetar medicamentos para el alivio.

Otras complicaciones: Estas incluyen infección hemorragia y complicaciones de anestesia general que son los riesgos asociados con cada cirugía, pero rara vez ocurre con la cirugía parotídea.

Lea también:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment