Vejiga prolapsada: etapas, causas, síntomas, tratamiento y cirugía

¿Qué es la vejiga prolapsada?

La vejiga es el reservorio de orina del cuerpo. Es un órgano que tiene tejidos musculares que tienen la capacidad de expandirse y contraerse a medida que la orina se acumula y se libera de la vejiga, respectivamente. La orina se produce en el riñón y se transporta a la vejiga donde comienza a recogerse. La fabricación de orina es un proceso continuo como lo es el transporte de orina a la vejiga.

Una vez que la vejiga se llena hasta su capacidad, los cerebros envían señales a la vejiga para que comience a contraerse. Esto es cuando una persona tiene la necesidad de orinar. La vejiga ahora se contrae y libera la orina a la uretra desde donde se elimina del cuerpo.

La vejiga prolapsada es una afección que se observa en las mujeres. Esto se debe a que en las mujeres la vejiga se sostiene desde la pared vaginal. Este muro tiende a debilitarse y aflojarse a medida que el individuo envejece. El estrés extremo en la pared vaginal a veces como en los casos de parto también puede aflojar la pared vaginal. Si la pared se vuelve extremadamente débil o floja, es cuando la vejiga comienza a descender hacia la vagina. Esto es lo que se conoce como Vejiga Prolapsada.

Una vejiga prolapsada puede causar una variedad de síntomas como problemas para orinar, dolor y malestar a lo largo de la zona superior de la vagina, goteo urinario incluso con pequeñas cosas como toser o estornudar.

Etapas de la vejiga prolapsada

La vejiga prolapsada se ha categorizado en cuatro etapas. Estas etapas son:

Grado-1: En esta etapa de calvicie prolapsado, solo hay una pequeña porción de la vejiga que desciende hacia la vagina.

Grado-2: En esta etapa, la vejiga desciende para alcanzar la abertura de la vagina.

Grado-3: Esta es la forma más grave de vejiga prolapsada y en estos casos una parte de la vejiga es expuesto al ambiente a través de la abertura vaginal.

Grado-4: En esta etapa de vejiga prolapsada, toda la vejiga sobresale a través de la vagina.

¿Qué causa una vejiga prolapsada?

En la mayoría de los casos, las mujeres posmenopáusicas tienden a desarrollar vejiga prolapsada. Esto se debe a que durante la edad reproductiva las hembras producen una hormona llamada estrógeno que mantiene la pared vaginal que sostiene la vejiga fuerte para mantener la vejiga en su posición anatómica. Una vez que una mujer llega a la menopausia, no producen suficiente estrógeno para mantener los músculos de la pared vaginal fuertes y la pared se debilita, lo que lleva a la vejiga prolapsada.

Algunas de las causas comunes de una vejiga prolapsada son:

Parto: Esta es quizás la causa más común de una vejiga prolapsada. El parto causa estrés extremo en la pared vaginal durante el parto. Esto finalmente afloja la pared vaginal que conduce a la vejiga prolapsada.

Menopausia: Esta es otra causa más para que una mujer tenga vejiga prolapsada. Como se dijo, las mujeres jóvenes producen una hormona llamada estrógeno que sostiene los músculos de la pared vaginal y la mantiene fuerte, la cual a su vez sostiene la vejiga y la mantiene en su posición anatómica. Después de la menopausia, hay una reducción en la producción de estrógeno que hace que la pared vaginal débil conduzca a la vejiga prolapsada.

Esfuerzo excesivo: Si una mujer está involucrada en un trabajo donde tiene que levantar objetos pesados de manera repetitiva, ya sea en el trabajo o en el hogar, esto también puede generar un estrés excesivo en la pared vaginal y los músculos del piso pélvico haciéndolos débiles y causando Prolapso de la vejiga.

¿Cuáles son los síntomas de la vejiga prolapsada?

En los casos en que el prolapso de la vejiga es mínimo, la mujer puede no notar ningún síntoma. En formas graves de vejiga prolapsada, puede haber tejido visible en forma de una bola que puede ser notado por la hembra. Este es el primer signo de que la vejiga ha prolapsado.

Además, algunos de los otros síntomas que experimentará una mujer con vejiga prolapsada son:

  • Dolor y malestar en y alrededor de la región pélvica y de la vejiga
  • Problemas con orinar
  • Auscultación incompleta
  • Derrame urinario con un estrés leve como tos o estornudos
  • Infecciones frecuentes de la vejiga
  • Dispareunia
  • Dolor en la espalda

Diagnóstico de vejiga prolapsada

El médico examinará las áreas genitales de la mujer y realizará un examen pélvico para ayudar a diagnosticar la vejiga prolapsada. Los tipos de Vejiga Prolapsada de Categoría III y IV pueden diagnosticarse fácilmente con un examen pélvico ya que en estos casos la vejiga desciende completamente y sobresale por la vagina.

En los casos moderados de Vejiga Prolapsada, se realiza un cistouretrograma en el que una serie de Las radiografías se toman mientras el paciente está vaciando. Esto permitirá al médico identificar la causa de la dificultad para orinar para el paciente y también determinar la forma de la vejiga.

Si la vejiga no se encuentra en su posición anatómica normal, las imágenes de la vejiga se distorsionarán, lo que demuestra que la la vejiga ha descendido hacia la vagina, lo que confirma el diagnóstico de una vejiga prolapsada.

Tratamiento de la vejiga prolapsada

Para la vejiga prolapsada de grado I, no se requiere tratamiento ya que solo una pequeña porción de la vejiga desciende hacia la vagina y es básicamente asintomática. Se pueden recomendar ciertas modificaciones de actividad en forma de levantamiento o estiramiento no intensos para evitar el empeoramiento de la afección.

Para los casos más graves de una vejiga prolapsada, el plan de tratamiento se formula en función de la edad general del paciente, estado de salud , la gravedad de la afección y qué tipo de tratamiento prefiere el paciente, ya que la vejiga prolapsada se puede tratar tanto de forma conservadora como quirúrgica.

Algunos de los tratamientos conservadores para una vejiga prolapsada incluyen:

Ubicación del pesario: El pesario es un tipo de dispositivo elástico que se puede implantar en la vagina para sostener la pared vaginal y evitar un mayor descenso de la vejiga hacia la vagina. Como el pesario es un dispositivo externo, es propenso a las infecciones y, por lo tanto, debe limpiarse a intervalos regulares.

La colocación de un pesario es bastante fácil y el paciente puede hacerlo ella misma después de recibir instrucciones del proveedor de atención médica sobre cómo hacerlo asi que. El pesario estará cubierto con crema de estrógeno para evitar cualquier infección. La colocación del pesario es una manera bastante fácil de mantener la vejiga en su posición, pero algunas mujeres consideran que este dispositivo es bastante incómodo y por lo tanto son reacios a usar esta forma de tratamiento.

Terapia de reemplazo de estrógeno: Para mujeres que están no muy cómodo con la colocación del pesario, se sugiere la terapia de reemplazo de estrógenos. Una vez que el estrógeno que se agota en las mujeres con vejiga prolapsada se reabastece, fortalece la pared vaginal y previene el deterioro de la condición. Sin embargo, esta terapia no se puede usar para personas con cáncer. Esta terapia funciona extremadamente bien para casos leves de vejiga prolapsada, aunque en casos severos esta terapia puede usarse en combinación con otros métodos de tratamiento para el tratamiento de la vejiga prolapsada.

El estrógeno está disponible en forma de parche o crema, aunque las píldoras de estrógeno también están fácilmente disponibles en el mercado. Se ha encontrado que la forma tópica de estrógeno como la crema es extremadamente eficaz en el tratamiento de síntomas como la urgencia urinaria y la frecuencia que prevalece en los casos de vejiga prolapsada.

Tratamiento quirúrgico de la vejiga prolapsada

Si la terapia de reemplazo de estrógenos no es beneficiosa o si la vejiga ha prolapsado por completo, la cirugía es la forma de tratamiento más preferida. El objetivo principal de la cirugía es volver a colocar la vejiga en su posición anatómica normal. Se hace una incisión en la pared vaginal y la vejiga se reposiciona y la incisión se cierra y se fortalece la pared vaginal. En la mayoría de los casos, una mujer es dada de alta dentro de un par de días después de la cirugía para una vejiga prolapsada.

Una vez que la vejiga se reposiciona, varios materiales como una malla se utilizan para fortalecer la pared vaginal. Sin embargo, el éxito de una malla no se ha demostrado y hay bastante riesgo y complicaciones asociadas con ello.

Por lo tanto, en la mayoría de los casos, una vez que se realiza la cirugía para reposicionar la vejiga, se le dan algunos ejercicios de fortalecimiento pélvicos a la después de que las heridas se hayan curado para fortalecer la pared vaginal y los músculos del piso pélvico a fin de evitar la recurrencia de una vejiga prolapsada.

Normalmente, se demora alrededor de 6-8 semanas para que un individuo se recupere de la cirugía, aunque en algunos casos puede tomar hasta seis meses para que un individuo se recupere completamente de una cirugía para una vejiga prolapsada.

Lea también:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment