¿Las cebollas cocidas causan el reflujo ácido?

La naturaleza incómoda que se siente en el pecho o la sensación de acidez estomacal se debe a reflujo ácido . La razón de esto podría deberse a enfermedad por reflujo gastroesofágico úlceras e inflamación pancreática. Podría haber incluso otras enfermedades subyacentes que están causando el reflujo ácido.

Las cebollas tienen una presencia distintiva y sabrosa en los platos de todos los días. Sin embargo, tienen el potencial de aliviar o desencadenar la acidez estomacal, que es el síntoma del reflujo ácido. Para responder a la pregunta de si las cebollas cocidas causan reflujo ácido, depende completamente de la funcionalidad interna del individuo.

¿Cómo se produce la acidez estomacal?

La aparición de pirosis se debe al retrolavado de ácidos en el tubo del esófago. Tal situación ocurre solo cuando el esfínter esofágico inferior se debilita y permite el escape de ácidos producidos en el estómago. Como no hay una capa protectora en el tubo de esófago, estos ácidos causan irritación / inflamación, creando la sensación de dolor en el pecho. Mucha gente lo confunde con ataque al corazón . Sin embargo, si el individuo experimenta los síntomas junto con dolor en el brazo o dolor en el hombro, es importante buscar atención médica inmediata.

¿Las cebollas cocidas causan reflujo ácido?

Las cebollas cocidas están en la lista de alimentos prohibidos para personas que sufren de flujo de ácido. En particular, las cebollas crudas tienen un alto grado de impacto en el debilitamiento del esfínter esofágico inferior, que es un músculo que ayuda a mantener los ácidos desarrollados en el estómago que regresan al esófago.

Además, las cebollas son carminativas, que es una clase particular de comida que es rica en aceites volátiles. Estos aceites tienen una reputación de producir síntomas de acidez estomacal en personas que ya sufren de reflujo ácido. También existe la posibilidad de que las cebollas cocidas tengan la capacidad de aumentar las secreciones gástricas. Aunque se han llevado a cabo amplios estudios, no hay información específica relacionada con las cebollas cocidas y su efecto sobre el reflujo ácido. Por lo tanto, existe la posibilidad de que un individuo consuma cebollas crudas, deshidratadas o cocinadas si no detectan ningún signo de síntomas de acidez estomacal.

Pautas para el reflujo ácido

Como entendemos que las cebollas cocidas pueden o no causar reflujo ácido, hay muchas posibilidades de que todos los alimentos tengan un establecimiento similar. No tiene sentido eliminar todas las comidas o alimentos específicos del menú para reducir los síntomas del reflujo ácido. El factor importante a considerar aquí es que es necesario encontrar la causa subyacente del síntoma. Solo así es posible eliminar otros factores como la cebolla cocida y reducir la sensación de ardor.

Otros consejos para el reflujo ácido incluyen la pérdida de peso, evitar el consumo de comidas copiosas, saltear alcohol y fumar, preparar un plan de dieta equilibrada y agregar ceremonias. Todos estos factores juntos mejoran el mecanismo interno junto con la reducción del estrés. A medida que el cuerpo vuelve a la condición normal, la persona ya no sentirá los síntomas del reflujo ácido. Él / ella también se sentirá enérgico y se mantendrá activo durante todo el día.

Buscando ayuda

Incluso después de dejar de cocinar las cebollas y hacer cambios en el estilo de vida, si todavía está observando los síntomas del flujo de ácido, entonces es hora de visitar al médico. Según la explicación, el médico sugerirá pruebas para identificar el factor desencadenante. Ayudará a proporcionar un tratamiento adecuado, que podría ser una mezcla de medicamentos, buena forma física y cambios en los hábitos alimenticios.

Cualquier persona que esté afligida por el reflujo ácido es capaz de superarlo haciendo ajustes simples. Como ahora comprende si las cebollas cocidas causan reflujo ácido o no, es hora de que actúe y vea si está funcionando positivamente.

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment