Cifosis cervical: causas, síntomas, tratamiento, ejercicio

Cifosis es un término que describe una curva en la columna vertebral. La cifosis cervical es una curva en la columna cervical, en la región del cuello. La curva cifótica es una inclinación en forma de C en la columna vertebral, donde la parte redondeada está hacia la parte posterior y los brazos abiertos de la ‘C’ están en el frente. La curva es opuesta a lordosis y también es diferente de la curvatura normal de la columna vertebral.

Causas de la cifosis cervical

La cifosis cervical es una desviación de la curva cervical normal y generalmente produce síntomas indeseables. . Puede haber varias causas de cifosis cervical y la gravedad del problema generalmente se relaciona con el grado de curva cifótica de la columna cervical.

Algunas de las causas de cifosis cervical incluyen:

Cifosis cervical causada debido a la deformidad congénita – Algunas personas pueden nacer con un defecto en la columna vertebral, como la formación incompleta de la columna vertebral, que puede conducir a la cifosis cervical. La formación y el crecimiento inadecuados de las vértebras espinales pueden dar como resultado una forma y estructura anormales y formar una curva cifótica en el cuello. También pueden existir defectos congénitos asociados en las otras partes de la columna vertebral u otros órganos.

Cifosis cervical causada por lesión – La cifosis cervical puede ocurrir después de un evento traumático que ocasiona fractura vertebral o lesión de los tejidos blandos y ligamentos en la región cervical. La lesión puede causar daño a las vértebras; afecta el equilibrio normal y la disposición de la columna cervical. La distensión y los espasmos de los músculos y ligamentos circundantes pueden causar un tirón anormal de las vértebras cervicales y dar lugar a cifosis.

Cifosis cervical causada por enfermedad de disco – La enfermedad del disco cervical puede causar daño al disco intervertebral que conduce a la degeneración. El proceso de envejecimiento y el desgaste de las vértebras pueden provocar el colapso de los discos y crear una curva en el cuello. Esto causa la pérdida de la curva cervical normal y resulta en cifosis cervical.

Postquirúrgica – La cifosis cervical puede resultar después de ciertos procedimientos quirúrgicos destinados a la corrección de otras áreas de la columna vertebral. Los procedimientos realizados para laminectomía o fusión cervical pueden causar desequilibrio de las vértebras cervicales, fusión inadecuada o problemas con alineación vertebral que conducen a cifosis cervical.

Otras causas de cifosis cervical – Otras causas pueden incluir problemas posturales que afectan la curvatura cervical, tumores alrededor el cuello, otras afecciones médicas que afectan el cuello o ciertas modalidades de tratamiento como la radioterapia en la región del cuello.

Síntomas de la cifosis cervical

Las quejas que surgen debido a la cifosis cervical varían mucho de persona a persona y también dependen del grado de gravedad de la curvatura anormal. Las personas a menudo experimentan dificultades para mover el cuello, buscando períodos prolongados que resultan en movimientos restringidos o compensados. Puede haber ligeros cambios en la forma de la columna y puede ser difícil girar el cuello hacia lados extremos.

La cifosis cervical puede estar asociada con síntomas de dolor en el cuello y en algunos casos, los músculos tensos o los discos dañados pueden ejercen presión sobre las raíces nerviosas y causan síntomas relacionados con los nervios, como dolor ardiente o sensación de hormigueo en los brazos y las manos. La cifosis cervical también puede causar síntomas de debilidad en los brazos, dificultad para realizar actividades, sostenerse en una posición durante mucho tiempo y dificultades de coordinación.

La deformidad cifótica de la columna cervical puede causar estiramiento de la columna vertebral y provocar daños. Esto puede afectar el funcionamiento normal y los problemas graves pueden causar síntomas de debilidad en las extremidades y pérdida de control, lo que requiere atención médica inmediata.

Diagnóstico de cifosis cervical

La cifosis cervical se puede identificar con el examen clínico y la historia. Los estudios de imágenes como los rayos X y las exploraciones usualmente ayudan a determinar la condición y el grado de curvatura anormal.

Tratamiento de la cifosis cervical

El tratamiento depende de la gravedad de la afección y los síntomas de la persona afectada.

Medicamentos para tratar la cifosis cervical: Los medicamentos se usan para aliviar el dolor, los espasmos musculares y la inflamación asociados con la cifosis cervical. Las fases agudas del dolor en la cifosis cervical se pueden tratar de forma adecuada y, a menudo, se recomienda reposo.

Refuerzo de cuello para cifosis cervical: Se puede recomendar un collarín o un aparato ortopédico para apoyar los músculos del cuello.

Terapia física para Cifosis cervical: PT se recomienda para ayudar con la corrección de la postura cervical, el entrenamiento del movimiento y el ritmo de las actividades. Los ejercicios terapéuticos pueden ayudar a reducir el dolor, fortalecer los músculos del cuello y mejorar el rango de movimiento. El dolor también puede tratarse con compresas frías y calientes.

Tratamiento quirúrgico de la cifosis cervical: La cirugía puede considerarse en casos graves con dolor persistente, progresión de la curva o cuando la compresión de la médula espinal está presente y hay un empeoramiento neurológico

Ejercicios para la cifosis cervical

Ejercicios para la cifosis cervical incluyen ejercicios básicos del cuello que se centran en mejorar la gama de movimientos del cuello junto con ejercicios de fortalecimiento del cuello.

  • Ejercicio de extensión y flexión del cuello para la cifosis cervical: Mueva el cuello hacia arriba y hacia abajo a través de un rango normal lenta y cómodamente.
  • Ejercicio de rotación del cuello para la cifosis cervical: Mueva el cuello hacia los lados de izquierda a derecha hasta donde sea cómodo.
  • Ejercicio de inclinación lateral del cuello para la cifosis cervical : Mantenga la cabeza en posición neutral y luego incline la cabeza hacia un lado lo más lejos posible llevando la oreja hacia el hombro. Incline la cabeza pero no gire la cabeza. Mantenga la cabeza en posición de inclinación óptima durante un breve período y coloque la cabeza en posición neutral.
  • Estiramientos de la parte superior de la columna: Párese con las manos detrás de la cabeza y doble la parte superior hacia la izquierda y luego hacia la derecha, sin doblarse las caderas.
  • Ejercicios de fortalecimiento: Empuja la frente hacia atrás y resistir doblando hacia atrás apretando los músculos del cuello. Del mismo modo, empuje la cabeza hacia adelante con las manos y evite que se doble hacia delante. Haga lo mismo empujando la cabeza desde los lados y resistiendo el movimiento del cuello.

Lea también:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment