Riñón

¿Cómo se detectan los cálculos renales?

La litiasis renal es una enfermedad que consiste en la presencia de “cálculos renales” en el sistema urinario, formados por la vejiga, los riñones y los uréteres, que pueden originar dolor, obstrucción, sangrado o incluso una infección. Estos cálculos renales se forman en el riñón a partir de sustancias que forman parte de la orina y que el propio riñón elimina.

Los cálculos renales pueden ser tan pequeños como un grano de arena o varios centímetros y los cálculos renales pueden ser causados ​​por una serie de factores, como los siguientes:

-Dieta (exceso de calcio, oxalatos, proteínas, pobre ingesta de líquidos).

-Sedentarismo (falta de actividad física).

-Condiciones endocrinológicas.

-Ingestión de ciertos medicamentos (antagonista del calcio, una ingesta elevada de vitamina C y D).

– Infecciones urinarias recurrentes.

– Alteraciones anatómicas (siendo este factor el menos frecuente).

En su apariencia, los cálculos renales están influenciados por los hábitos genéticos, ambientales y de alimentación. La baja ingesta de líquido es el factor más importante en el origen del problema. De hecho, las personas que viven en zonas áridas o a altas temperaturas son más propensas a producir piedras.

Los cálculos renales están compuestos de diferentes minerales, como calcio, oxalato, ácido úrico y otros, que se acoplan para formar estructuras de varios tamaños y formas.

¿Cómo se detectan los cálculos renales?

Se estima que entre el 10 y el 15% de la población puede tener cálculos renales y tienen diferentes síntomas según la ubicación y el tamaño del mismo.

Un cálculo renal del tamaño de un grano de arena o de hasta 3 mm puede pasar desapercibido y eliminarse espontáneamente, o causar un gran dolor. En contraste, una piedra de 2 cm puede no provocar síntomas si se encuentra en el riñón.

La mayoría de las veces, estos cálculos renales se eliminan espontáneamente, mientras que, en otras ocasiones, obstruyen el paso de la orina.

El tamaño del cálculo renal depende del tiempo que se pase en el tracto urinario, la ubicación y el espacio en el que tiene que crecer. Por ejemplo, las piedras más voluminosas se encuentran en el riñón que tiene cavidades que se expanden debido a la obstrucción y permiten el crecimiento, también en la vejiga debido a la falta de un buen vaciado de este último.

Cuando se bloquea el tracto urinario, se siente un gran dolor, conocido como “cólico renal”. Este dolor generalmente se localiza en la espalda, debajo de las costillas, la parte anterior del abdomen en el mismo lado y se irradia al área genital. También puede haber náuseas , sangre en la orina y vómitos .

Las imágenes, los análisis de sangre y orina ayudan a detectar el tamaño y la ubicación de los cálculos renales y, por lo tanto, ayudan a planificar los tratamientos.

En general, los pacientes que sufren de cólicos renales llegan al servicio de urgencias con mucha agitación, por lo que se les administran analgésicos intravenosos para controlar la crisis.

El diagnóstico clínico se complementa con otras pruebas que buscan identificar las características y la ubicación del cálculo renal. Un escáner abdominal, análisis de orina y sangre están indicados para descartar complicaciones asociadas, como infección urinaria o insuficiencia renal.

El escáner realiza una reconstrucción anatómica al tomar miles de imágenes que se fusionan sin perder ni un solo milímetro del área evaluada. Esta prueba es capaz de detectar casi todos los tipos de piedras.

En la prueba de orina para detectar cálculos, generalmente muestra la presencia de glóbulos rojos en lo que llamamos “hematuria”, que no se puede ver a simple vista (hematuria microscópica). También puede mostrar la presencia de glóbulos blancos y bacterias. Esto último sugiere que el paciente se enfrenta a una complicación grave como la obstrucción del tracto urinario y la incapacidad de evacuar la orina infectada. Esto puede causar insuficiencia renal afectada y septicemia que puede poner en riesgo la vida del paciente.

Conclusión

El cólico renal puede ser tan doloroso como la neuralgia del nervio trigémino o un parto sin anestesia. Sin embargo, a pesar de su frecuencia en la mayoría de los pacientes, incluso puede haber cálculos renales que nunca darán síntomas y que solo se diagnosticarán por casualidad mientras se practica una prueba de imagen en esa área.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment