¿Cómo se previene el tétanos?

Debido a la gravedad de la enfermedad y porque no existe un tratamiento completamente efectivo para curar la infección, la prevención del tétanos es la base para controlar la enfermedad. Su prevención se basa en el tratamiento precoz de la herida (limpieza y desinfección) y la administración de una vacuna contra el tétanos.

La profilaxis eficaz combinada con la alta mortalidad de la enfermedad justifica que se tomen medidas profilácticas a pesar del hecho de que la incidencia y la prevalencia de la misma no son del todo altas.

Tiene una alta mortalidad (incluso mayor en recién nacidos) y baja morbilidad. Es responsable de más de un millón de muertes al año, la mayoría de las cuales corresponden a países en desarrollo. Su incidencia está relacionada con las condiciones socioculturales e higiénico-sanitarias y el estado inmunológico de la población, lo que explica la alta incidencia en esos países, en oposición a las bajas cifras observadas en los países industrializados (menos de 0.2 por 100,000 habitantes / año) .

El reservorio principal es el tracto intestinal de los hombres y algunos animales (flora habitual de los herbívoros y algunos no herbívoros como la rata, el conejillo de indias, el gato, el perro e incluso el pollo), es un microorganismo muy extendido y es común a Detectan sus esporas en el suelo y en el polvo doméstico. Se transmite por contacto directo o indirecto con el piso y en un 15% a 30% la puerta de entrada pasa desapercibida, aunque son las heridas con mayor necrosis tisular las que implican un mayor riesgo (laceraciones, heridas punzantes, quemaduras, etc.). La presencia de infecciones y cuerpos extraños favorece la multiplicación del microorganismo. Toda la población es susceptible a la infección, y además, la condición no confiere inmunidad. El tétanos no se transmite de persona a persona, sino por contaminación a través del medio ambiente,

El tiempo que transcurre entre la entrada del microorganismo en el huésped y la aparición de los síntomas (período de incubación) es de 3 a 21 días (8 días en promedio). En el tétanos neonatal, los síntomas aparecen entre los días 4 y 14 de nacimiento (7 días en promedio).

Casi todos los casos de tétanos ocurren en personas que no están inmunizadas o que tienen inmunización inadecuada. A pesar de que en los países industrializados, los organismos responsables de la salud pública requieren la inclusión de la vacuna contra el tétanos en el programa de vacunación infantil, las dosis de refuerzo en la edad adulta no suelen administrarse. Por lo tanto, la promoción de vacunas y la prevención del tétanos es una función fundamental que recae en todos los profesionales de la salud en el campo de la Atención primaria / especializada, así como en el entorno laboral (salud ocupacional, mutuales o servicios de prevención), que debe coordinarse Alcanzar la cobertura total de la población, llevando a cabo programas de prevención y procedimientos de actuación en caso de exposición accidental.

Profilaxis Pre-Exposición

En muchos países, el programa de vacunación infantil incluye la vacuna contra el tétanos con dosis de DTP (difteria, tétanos y tos ferina) a los 2, 4, 6 y 18 meses y una dosis de refuerzo con TD (sin tos ferina) a los 4 años y otra Con TD (vacuna adulta) a los 14 años. A partir de ahí, se recomienda una dosis de refuerzo cada 10 años para todos los adultos y revacunación en el caso de más de 10 años de la última dosis.

Todos los adultos inmunizados parcialmente o no deben vacunarse, así como los que se están recuperando del tétanos. El régimen de vacunación en el adulto consiste en tres dosis, la segunda con un intervalo de 4-8 semanas y la tercera a los 6-12 meses de la primera; El retraso en el cumplimiento de las directrices no requiere el inicio del programa. Los adultos con un historial incierto de vacunación primaria deben recibir las tres dosis. Se recomienda el uso del toxoide adsorbido combinado de tétanos y difteria para adultos.

La profilaxis posterior a la exposición

En el caso de heridas potencialmente infectadas, el comportamiento a seguir dependerá del estado de vacunación del individuo y de la naturaleza de la herida.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment