¿Cuál es el mejor remedio médico para la laringitis?

La laringitis puede clasificarse según su factor etiológico; Puede ser infeccioso o no infeccioso, siendo el primero más común.

Laringitis causada por virus

Laringitis catarral: este es el tipo más común de laringitis. Los agentes implícitos pueden ser: el rinovirus, que es el adenovirus más frecuente, pero también el mixovirus, el paramixovirus, el picornavirus y el coronavirus. Por lo general, están relacionados con una afectación del tracto respiratorio superior que causa síntomas como malestar , fiebre, tos, disfonía en ausencia de disnea (dificultad respiratoria). El tratamiento consiste en reposo vocal, analgésicos, antipiréticos y una correcta hidratación.

Laringitis parecida a la gripe: la mayoría de los casos se presentan como una laringitis catarral común, aunque en este caso hay una mayor probabilidad de afectar la epiglotis que puede causar dificultad respiratoria. Es producido por los virus de la gripe tipo A y B de la gripe. El tratamiento adecuado implica las mismas medidas que en el caso anterior.

Laringitis Herpética:

Virus del herpes simple tipo I y II: este es un tipo particular de laringitis que solo los pacientes con inmunosupresión pueden tener. Presentan vesículas o úlceras en la mucosa laríngea. El tratamiento incluirá antivirales como el aciclovir.

Epstein-Barr (agente etiológico de la mononucleosis infecciosa): este virus también puede afectar la laringe. El tratamiento está indicado según los síntomas.

Laringitis causada por bacterias

Laringitis causada por Mycoplasma: Producida por Mycoplasma pneumoniae, que además de producir neumonía puede causar una laringotraqueitis asociada. Los síntomas son fiebre, tos seca, odinofagia, disfonía o incluso afonía. Los antibióticos como la eritromicina, la claritromicina o la azitromicina son eficaces en el tratamiento, pero dado al curso autolimitado de la infección por Mycoplasma, el tratamiento es sintomático.

Laringitis diftérica: se origina por las toxinas de Corynebacterium diphtheriae. Los síntomas incluyen fiebre, tos, rinitis y angina; la faringe y la laringe pueden verse afectadas y presentan eritema y edema en la mucosa. 24-48 más tarde se observa una membrana adherente gris. El tratamiento se basa en la penicilina y otras medidas generales.

Laringitis causada por hongos

-Laryngitis causada por Candida: Los agentes causales más comunes son Candida albicans y Candida tropicalis. Esta forma de laringitis es rara si no hay factores predisponentes como el uso de corticoides o antibióticos de espectro extendido, diabetes mellitus, alcoholismo, intubación prolongada y especialmente en la inmunosupresión. A veces se diagnostica muy tarde debido a su similitud con la leucoplasia. El tratamiento consiste en controlar los factores de riesgo, debe incluir antifúngicos orales por un mínimo de diez días, como fluconazol, itraconazol o voriconazol.

-Laryngitis causada por Aspergillus: los agentes causales más comunes son Aspergillus fumigatus y Aspergillus flavus. La laringe puede resultar afectada debido a sinusitis, enfermedad del tracto respiratorio inferior o por diseminación hematógena. El microorganismo puede causar la muerte del tejido. El tratamiento en este caso consiste en Anfotericina B.

-Laryngitis causada por histoplasma: la histoplasmosis es una infección micótica sistémica causada por Histoplasma capsulatum que puede afectar a la laringe produciendo algunas tumoraciones dolorosas. Esta condición puede empeorar con la ulceración del área que compromete la vía aérea. En el caso de la histoplasmosis extrapulmonar o diseminada, el tratamiento elegido es el ketoconazol. En pacientes con un trastorno neurológico o SIDA, la anfotericina B intravenosa es una mejor opción.

Laringitis Granulomatosa

– Laringitis tuberculosa : la laringitis tuberculosa es la enfermedad granulomatosa más frecuente de la laringe. Generalmente se produce por diseminación broncogénica a través del esputo infectado que causa la contaminación directa de la mucosa laríngea. El tratamiento médico estándar consiste en rifampicina, isoniazida y pirazinamida. En la mayoría de los casos existe una respuesta favorable al tratamiento farmacológico.

– Laringitis sifilítica: la sífilis es causada por T. pallidum, puede afectar a la laringe en estadios avanzados. En la sífilis secundaria, la laringe puede tener pápulas eritematosas difusas, edema, úlceras que simulan un carcinoma y adenopatías cervicales (ganglios linfáticos grandes o inflamados). Pueden resolverse espontáneamente en varias semanas. El eje del tratamiento es la penicilina.

Conclusión

Como se mencionó, el tratamiento elegido variará según el microorganismo causal. El uso de antibióticos en la laringitis aguda es cuestionable, restringiéndolo cuando se sospechan infecciones bacterianas. El tratamiento antibiótico es empírico, lo que implica el uso de cefalosporinas de segunda y tercera generación que protegen contra H. influenzae B o macrólidos. Sin embargo, las medidas conservadoras no deben ser olvidadas.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment