¿Cuál es el mejor tratamiento natural para el hígado graso?

La enfermedad del hígado graso no alcohólico se ha vuelto tan común que ahora casi uno de cada cinco adultos en los EE. UU. Padece la enfermedad y muchos de ellos ni siquiera saben que existe tal enfermedad, sin mencionar las graves consecuencias que puede acarrear.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico es una afección patológica en la que hay una acumulación gradual de grasa en las células del hígado. Ocurre cuando el hígado tiene problemas para descomponer las grasas y hacer que se acumulen en el tejido del hígado. Con el tiempo, esta acumulación de grasa hará que todo el hígado se agrande y las células del hígado terminen siendo reemplazadas por tejido cicatricial, una afección denominada cirrosis hepática. Con esta afección, el hígado no puede funcionar correctamente y esto puede desencadenar una insuficiencia hepática, incluido el cáncer de hígado. Por lo tanto, lo más importante es saber si sufre de “hígado graso” y, de ser así, comience de inmediato con el tratamiento adecuado.

Las siguientes son medidas que puede tomar para deshacerse del hígado graso naturalmente:

Disminución de azúcar, especialmente fructosa

Los estudios clínicos mostraron que reducir el consumo de azúcar, especialmente en el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, es absolutamente necesario para el tratamiento del hígado graso. También es útil reducir los carbohidratos refinados y procesados, por ejemplo, los alimentos hechos con harina de trigo blanco. En general, se ha encontrado que las personas con enfermedad del hígado graso, en general, tienen deficiencias nutricionales a pesar de que comen grandes cantidades y consumen demasiadas calorías. Además, el hígado graso necesita una cantidad adicional de antioxidantes y nutrientes antiinflamatorios para el daño excesivo que se produce en las células hepáticas. Por esta razón, es esencial comer más frutas y verduras, que son los alimentos más ricos en antioxidantes y fitonutrientes que combaten la inflamación.

Extracto de cardo mariano (Silybum marianum (L.)

También se han estudiado ciertos suplementos y se ha determinado que son efectivos para el tratamiento del hígado graso. El extracto de cardo mariano tiene silimarina, que es un compuesto con inmensas propiedades medicinales. Es conocido por su capacidad para ayudar a curar el hígado. Se ha determinado que la silimarina puede proteger el hígado de los radicales libres, lo que aumenta la concentración de los antioxidantes más poderosos del cuerpo: glutatión y superóxido dismutasa. También estimula la síntesis de proteínas, lo que resulta en la regeneración de las células hepáticas y promueve la formación de nuevo tejido hepático. Es importante usar un extracto de cardo de leche estandarizado que contenga 80% de silimarina y tomar al menos 175 mg dos veces al día.

Vitamina e

Otro suplemento natural, eficaz para el tratamiento del hígado graso es la vitamina E. En un ensayo clínico a gran escala publicado en el New England Journal of Medicine, los pacientes con afección del hígado graso, tratados con suplementos de vitamina E, mostraron una mejora significativa tanto Acumulación de grasa en el hígado, inflamación y agrandamiento del hígado. Como resultado, un número significativo de pacientes se recuperaron de su enfermedad. Los participantes tomaron 800 UI por día de vitamina E en forma de alfa-tocoferol.

D-limoneno

El D-limoneno es un compuesto de aceites esenciales extraídos de cáscaras de cítricos. Es un excelente tratamiento para el hígado que previene la resistencia a la insulina (prediabetes y diabetes).

Cambios en el estilo de vida

El objetivo inicial debe estar orientado a la modificación de hábitos y estilo de vida. La pérdida gradual de peso provoca una disminución del tejido adiposo, que a su vez mejora la sensibilidad a la insulina. El ejercicio también mejora la resistencia a la insulina, por lo que los expertos recomiendan al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico de 3 a 5 veces por semana. En pacientes con obesidad grave (índice de masa corporal> 35 kg / m2), la cirugía bariátrica se asocia con una mejoría a largo plazo de la diabetes, hipertrigliceridemia (niveles altos de triglicéridos) y presión arterial alta, por lo que también puede parecer una opción. Es importante tener en cuenta que la reducción de peso debe ser controlada, sin exceder de 1,5 kg por semana.

Si hay una acumulación continua de grasa, con el tiempo se desarrolla una inflamación y, en última instancia, se desarrolla una cirrosis que finalmente causa insuficiencia hepática.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment