¿Cuáles son las complicaciones de la enfermedad pulmonar intersticial?

La enfermedad pulmonar intersticial es de causa desconocida, causa sequedad, endurecimiento y restricción del pulmón, impidiendo su expansión y, como resultado, hay un deterioro de la función pulmonar y dificultad para respirar, que produce la muerte. Esto ocurre debido al deterioro del intersticio pulmonar, que es el tejido que se encuentra entre los alvéolos pulmonares.

¿Cuáles son las complicaciones de la enfermedad pulmonar intersticial?

La exacerbación aguda, que se define como el rápido deterioro de la enfermedad con un aumento de la disnea inicial (dificultad respiratoria) en menos de 4 semanas, es una complicación de la enfermedad pulmonar intersticial.

Esta enfermedad puede presentar en su evolución episodios de exacerbación aguda, cuya definición más aceptada sería el episodio de deterioro agudo, con significado clínico, de la causa no identificada, en un paciente con una fibrosis pulmonar idiopática subyacente (FPI). La incidencia de la FPI con exacerbación aguda varía de 5 a 19% de los pacientes por año, y se estima que el 47% de los pacientes con FPI presentará deterioro clínico agudo antes de la muerte. El signo que siempre está presente es la disnea, acompañada de tos, fiebre y síntomas similares a los de la gripe. La respuesta al tratamiento es deficiente, aunque la metilprednisolona parece ser la mejor opción terapéutica.

La hipertensión pulmonar es una complicación de la enfermedad pulmonar intersticial; provoca un aumento significativo de la mortalidad hasta un 28% por año en comparación con el 5,5% de los que no lo hacen. La hipertensión arterial pulmonar es una enfermedad rara que afecta a 15-50 personas por millón, de cualquier edad, raza, condición, sexo, aunque es más frecuente en mujeres que en hombres. La hipertensión arterial pulmonar (HAP) es un síndrome caracterizado por un aumento progresivo de la presión arterial pulmonar superior a 25 mmHg. Se origina por alteraciones en el endotelio (paredes de los capilares sanguíneos) en los pulmones, que causan una obstrucción de la microcirculación pulmonar. Este proceso se conoce como remodelación vascular pulmonar, que implica una elevación sucesiva de la resistencia vascular pulmonar;

Los medicamentos existentes son solo para aliviar los síntomas, no pueden revertir las lesiones vasculares de la enfermedad y, a pesar del hecho de que hoy en día no existe una cura, hay mucho de que ser optimistas y muchas esperanzas ya que los tratamientos para la hipertensión arterial pulmonar han evolucionado progresivamente en la última década, mientras que su complejidad y evidencia de su efectividad han aumentado. El proceso de tratamiento de los pacientes con HAP no puede considerarse una mera receta de medicamentos, sino una estrategia compleja que incluye la evaluación inicial de la gravedad de la enfermedad y la respuesta posterior al tratamiento.

Enfisema pulmonar : esta patología consiste en una ampliación permanente de los espacios aéreos distales a los bronquiolos respiratorios, con la destrucción de la pared alveolar, con o sin fibrosis manifiesta. El enfisema pulmonar es una complicación de la enfermedad pulmonar intersticial

La mayoría de los pacientes con enfisema son mayores de 60 años, con una larga historia de disnea (dificultad para respirar) para ejercer una tos no productiva. Estos pacientes con frecuencia presentan pérdida de peso debido al uso de los músculos accesorios para respirar, mientras que los individuos sanos solo usan el diafragma para producir movimientos de ventilación.

El enfisema se caracteriza por la pérdida de elasticidad pulmonar, la destrucción de las estructuras que soportan el alvéolo y la destrucción de los capilares que suministran sangre al alvéolo. El resultado de todo esto es el colapso de las vías respiratorias pequeñas durante la respiración, lo que lleva a una obstrucción respiratoria y retención de aire en los pulmones. Todos estos trastornos dan como resultado síntomas de disnea, inicialmente al esfuerzo, aunque se vuelven evolutivos e incluso pueden tener disnea en reposo. La pérdida de peso, la ansiedad, el edema y la fatiga suelen acompañar en muchos casos. La tos y las sibilancias son mucho menos frecuentes que en la bronquitis crónica.

El reflujo gastroesofágico es otra complicación más de la enfermedad pulmonar intersticial, que ocurre en el 66-87% de los pacientes con FPI, aunque también se postula como un factor causal.

Carcinoma broncogénico, que se presenta con una prevalencia del 5 al 10%.

Conclusión

Las enfermedades pulmonares intersticiales son un grupo complejo de entidades con una causa desconocida que puede convertirse en afecciones potencialmente mortales, como una exacerbación de la sintomatología, hipertensión pulmonar, enfisema pulmonar, reflujo gastroesofágico y carcinoma broncogénico. Es importante acudir al médico lo antes posible para evitar consecuencias graves.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment