¿Cuáles son los síntomas de la cirrosis descompensada?

Cuando hay cirrosis descompensada, el hígado tiene demasiadas cicatrices y deja de funcionar correctamente. Los pacientes con cirrosis descompensada terminan desarrollando muchos síntomas y complicaciones que amenazan la vida.

Table of Contents

¿Cuáles son los síntomas de la cirrosis descompensada?

Los pacientes con cirrosis descompensada desarrollan una variedad de síntomas como fatiga , falta de apetito, náuseas , ictericia (coloración amarillenta de la piel y mucosidad), pérdida de peso, dolor de estómago , impotencia, hematomas y sangrado y otros problemas que ponen en peligro la vida.

Debido a que el hígado deja de realizar sus múltiples tareas, pueden comenzar a surgir muchas otras complicaciones. Las complicaciones de la cirrosis pueden ser :

  • La acumulación de líquidos en el cuerpo debido a una combinación de factores, como la hipertensión portal, la escasez de albúmina y la disfunción renal. La ascitis es la acumulación de líquido en la cavidad abdominal. El edema es la acumulación de líquido en las extremidades, especialmente en pies y piernas.
  • Hemorragias (coagulopatía) que se activan cuando el hígado deja de producir factores de coagulación. Además, la concentración de plaquetas (necesaria para la coagulación) disminuye como resultado de la dilatación del bazo.
  • A medida que avanza la enfermedad, hay una pérdida de masa ósea y densidad.
  • En condiciones normales, el bazo almacena glóbulos blancos y rojos y plaquetas. El bazo agrandado es una consecuencia de la introducción forzada de sangre en el órgano cuando se produce la hipertensión portal. Cuando el bazo se dilata, pierde la capacidad de almacenar glóbulos rojos y blancos y plaquetas.
  • Endurecimiento del hígado debido a la destrucción de los hepatocitos, que se puede palpar con un examen físico.
  • El hígado dañado no puede regular la producción y la descomposición de algunas hormonas femeninas y masculinas. En las mujeres, esto puede causar irregularidades menstruales, y en los hombres, ginecomastia (aumento del tamaño de los senos).
  • Las alteraciones mentales se deben a varios factores. Las sustancias tóxicas que normalmente filtran el hígado, como el amoníaco, llegan al cerebro. Los síntomas de la encefalopatía incluyen cambios de personalidad, alteraciones en el patrón de sueño, comportamiento violento y torpeza de los movimientos, sensación de mareo, confusión, estupor y coma.
  • Prurito ( prurito ) que puede ser debilitante. La causa del prurito parece estar bloqueando el flujo de bilis complicado por la ictericia.
  • La función renal se deteriora cuando hay cirrosis descompensada, lo que contribuye a la retención de líquidos (ascitis, edema) y diversos trastornos renales.
  • El debilitamiento de los músculos puede aparecer debido a la incapacidad del hígado para metabolizar las proteínas, lo que puede hacer que los pacientes cirróticos sean más propensos a las fracturas óseas.
  • El tejido cicatricial en el hígado restringe el flujo sanguíneo y causa hipertensión portal, que puede terminar causando ascitis, peritonitis bacteriana espontánea, venas varicosas y otras complicaciones potencialmente mortales.
  • La peritonitis bacteriana espontánea ocurre cuando las bacterias naturales del cuerpo entran al líquido ascítico y causan una infección grave.
  • Las venas del estómago, el esófago y el recto se estiran y dilatan de tal manera (debido a la hipertensión portal) que las venas varicosas aparecen con el potencial de causar sangrado interno.

Cuando el hígado se vuelve completamente incompatible y no cumple su función, conduce a una enfermedad hepática terminal. El objetivo en esta etapa es controlar las complicaciones derivadas del deterioro del hígado. El tratamiento de las personas con cirrosis descompensada generalmente consiste en administrar interferón y medicamentos sin ribavirina. Si los pacientes son tratados en esta etapa, generalmente se realiza en un centro de trasplante para monitorearlos de cerca.

Los resultados de algunos estudios pequeños sobre el tratamiento contra el virus de la hepatitis C en personas infectadas que esperan un trasplante de hígado han mostrado cierto éxito en lograr una respuesta virológica sostenida e incluso una mejora modesta en la función hepática. Además, algunos estudios han demostrado que la eliminación del VHC antes del trasplante de hígado previene la reinfección después del trasplante. Actualmente, el único remedio potencialmente efectivo durante la etapa terminal es el trasplante de hígado.

Conclusión

El curso clínico de la cirrosis hepática descompensada es muy variable y depende de varios factores: la capacidad de la síntesis hepática (también llamada reserva hepática), la causa de la cirrosis, la posibilidad de detener o ralentizar el proceso de daño hepático y el desarrollo de cáncer hepatocelular . A medida que avanza la enfermedad, aumenta la presión portal y disminuye la función hepática, lo que trae serias consecuencias.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment