¿Debería estirar un tendón de la corva?

Se puede decir que las lesiones son una ocurrencia extremadamente común en la vida de un deportista. Con el desgaste diario de los músculos y tendones, no es sorprendente que los atletas tiendan a desarrollar fatiga y, en consecuencia, músculos débiles. Entre las muchas lesiones que enfrentan atletas y deportistas, los isquiotibiales tensados, que afectan los muslos, pueden decirse que son uno de los más comunes.

Tendón de la corva deformado: una descripción general

Antes de comprender de qué se trata el tendón de la corva, y si estira un isquiotibial forzado, es importante obtener la idea básica sobre los aspectos anatómicos del grupo de músculos isquiotibiales. Situado en la parte posterior de la porción superior de la pierna, el grupo de músculos isquiotibiales se refiere a un grupo de tres músculos individuales, a saber, semitendinoso, semimembranoso y bíceps femoral, con la parte superior de estos músculos uniéndose a la pelvis y la inferior parte de estos músculos está unida al hueso de la parte inferior de la pierna justo debajo de la articulación de la rodilla.

El estiramiento o desgarro del grupo isquiotibial de músculos o tendones como resultado de alguna acción de tracción da lugar a una lesión en el tendón de la corva o isquiotibial .

¿Deberías estirar un tendón de la corva estirado?

Es algo muy importante a tener en cuenta si estirar o no un músculo del tendón de la corva ya tenso. Sí, un tendón de la corva debe estirarse para recuperar la elasticidad del músculo. Sin embargo, es igualmente importante tomarlo muy lento cuando trates de estirar el isquiotibial tenso, ya que apresurarte con esto puede provocar una nueva lesión en el músculo tenso. Inmediatamente después de una lesión, uno debe seguir el protocolo RICE, es decir, Descanso, Hielo, Compresión y Elevación para obtener algo de alivio. Después de 2-3 días de descanso, uno debe comenzar lentamente a estirar el músculo isquiotibial para que vuelva a trabajar gradualmente sin poner tensión. Al hacer el estiramiento, se debe tener en cuenta que el estiramiento debe ser leve y no debe causar ningún dolor adicional en el músculo.

Ejercicios para el tendón de la corva

El estiramiento y el fortalecimiento del músculo isquiotibial después de una lesión deben realizarse para restaurar la elasticidad y la flexibilidad, y para recuperar la fuerza del músculo. Sin embargo, uno debe asegurarse de hacerlo lentamente ya que el exceso de presión sobre el músculo tenso puede empeorar la condición. Hay ciertos ejercicios que uno podría recurrir para lograr alivio del tendón de la corva

  • Ejercicios de estiramiento para tratar el tendón de la pierna: Estos ejercicios se pueden realizar cuando los músculos isquiotibiales comienzan a sentirse un poco más fuertes después de la lesión. Una de las formas en que se puede hacer el estiramiento de los isquiotibiales es sentando y extendiendo las piernas e inclinándose ligeramente hacia adelante para sentir la tensión en la parte posterior de las piernas y los muslos. Esta posición debe mantenerse durante unos segundos antes de relajarse y repetir el estiramiento según sea necesario. El mismo ejercicio también se puede hacer poniendo la pierna lesionada en la pared.
  • Ejercicio de fortalecimiento para la isquiotibial tensada: Es importante fortalecer los músculos isquiotibiales después de la lesión ya que los músculos más fuertes también pueden prevenir la recurrencia de los isquiotibiales tensados. Para los ejercicios de fortalecimiento, es importante usar un tobillo adicional de aproximadamente 5 libras o menos. En este ejercicio, las personas primero deben acostarse sobre el estómago y extender las piernas y luego tirar de los tobillos hacia las nalgas. Este ejercicio debe repetirse durante aproximadamente 10 a 15 veces.
  • Ejercicios Estáticos de Jersey Trasero para el Tendón de la Fuerza Tenso: En este ejercicio, uno tiene que acostarse boca arriba con las piernas apoyadas en una silla o bloque y el articulaciones principales alineadas. Los brazos deben extenderse sobre el cofre con las palmas juntas y los codos trabados. Las manos, entonces, deben bajarse por encima de la cabeza sin contraer los músculos del abdomen. Es aconsejable realizar 3 series de 10 repeticiones para este ejercicio.
  • Estiramiento de la cadera cruzada después del tendón de la corva: En este ejercicio, uno tiene que acostarse en el piso con uno de los pies apoyados en el piso con el la rodilla apuntando hacia arriba mientras el tobillo de la otra pierna descansa sobre la rodilla puesta a tierra. Los brazos deben extenderse hasta el nivel del hombro con la palma hacia abajo y luego la unión del tobillo y la rodilla debe girar para que toque el suelo. Mantenga el cuerpo en esta posición durante aproximadamente un minuto antes de repetir lo mismo con el otro lado.
  • Inclinación del ejercicio de la pelvis postizo Tendón de la corva forzado: En este ejercicio, uno tiene que acostarse boca arriba con las rodillas apuntando hacia arriba y las manos estiradas al nivel del hombro con las palmas abiertas. Las caderas, entonces, deben moverse hacia atrás y adelante para aplanar y arquear la espalda con cada movimiento. Este ejercicio debe repetirse 10 veces.
  • Ejercicio de posición de extensión estática para isquiotibiales tensas: En este ejercicio, es esencial alinear las articulaciones principales doblándose a cuatro patas con las manos separadas a la altura de los hombros y los dedos extendiéndose. El cuerpo ahora necesita moverse hacia adelante de tal manera que las caderas estén hacia adelante hasta las rodillas y los hombros estén arriba de las muñecas. Sosteniendo esta posición, la espalda debe estar arqueada y los omoplatos deben unirse. Mantenga esta posición durante aproximadamente 2 minutos antes de relajarse.
Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment