Definición de una ‘buena muerte’

El término ‘buena muerte’ se refiere a la preferencia de un individuo por la forma en que una persona quiere morir. Para la mayoría de las personas, algunos de los factores que constituyen una “buena vida” incluyen morir en el hogar de una muerte pacífica rodeado de amigos y familiares, sin preocuparse por las complicaciones. Este artículo discute sobre la definición de buena muerte.

Anuncio

Aquí tratamos de entender la definición de buena muerte y los principios de buena muerte. Sin embargo, existen dilemas éticos complejos y frecuentes que se presentan al final de la vida. Hay dos factores importantes que contribuyen a este dilema:

El rápido desarrollo de la medicina en las últimas tres décadas ha reducido exponencialmente el número de muertes súbitas en los países desarrollados. Los Estados Unidos tienen un sistema 911 que está listo para alertar a las ambulancias de soporte vital avanzado en caso de una emergencia. Estas ambulancias vienen con equipos médicos capacitados, así como con desfibriladores portátiles. Ayudan a transportar pacientes a centros de emergencia. El resultado: las personas que habrían muerto en el lugar ahora pueden morir de enfermedades a una edad posterior. En el caso de una muerte súbita, se evitan ambigüedades éticas. La muerte gradual aboga por desafíos más éticos. Al considerar la definición de una buena muerte.

¿Cuáles son los principios de una ‘buena muerte’?

La definición de una buena muerte implica los siguientes principios.

  • Conocimiento de cuándo llega la muerte y también de qué esperar.
  • Capacidad para recuperar el control de lo que ocurre.
  • Que se le dé privacidad y dignidad.
  • Capacidad para controlar el alivio del dolor y otros síntomas.
  • Decisión sobre dónde ocurre la muerte (en casa o en otro lugar)
  • Acceso a conocimientos e información de diferentes tipos.
  • Habilidad para obtener apoyo espiritual o emocional cuando sea requerido
  • Capacidad para recibir cuidados paliativos en cualquier lugar, no solo en un hospital
  • Control sobre quién compartirá en los últimos momentos de la vida.
  • Capacidad para emitir directivas por adelantado para garantizar que se respeten los deseos.
  • Oportunidad de decir adiós cuando sea y controlar otros aspectos de la vida.
  • Habilidad para dejar el mundo cuando se trata de decir adiós sin que se prolongue.

Importancia de la elección para una ‘buena muerte’

Cuando se discute sobre la definición de una buena muerte, es necesario comprender la importancia de elegir para una buena muerte. Según un informe publicado en 1999, un principio necesario para una buena muerte es poder tener control sobre el alivio del dolor, así como también el control de otros síntomas. Sin embargo, no se trata de cuidar todos los síntomas tomados, sino de poder controlar la cantidad de alivio del dolor y los tratamientos proporcionados durante las últimas etapas de la vida.

Anuncio

Este es un punto importante que se debe tener en cuenta, ya que la mayoría de las personas no quieren ser “cozied” en la muerte. Algunas personas prefieren estar despiertas y alertas cuando llega la muerte.

Por lo tanto, elegir cómo quiere “recibir” la muerte es algo sobre lo que la mayoría de las personas quiere tener control.

Anuncio

Tomemos el ejemplo de alguien que sufre de problemas respiratorios. Llamémosle Michael. A Michael se le diagnostica un tumor secundario agresivo que surge del hueso mastoideo justo detrás de la oreja. Cuando se diagnostica esta afección, el tumor tiene una alta probabilidad de presionar contra el tronco encefálico. En el caso de Michael, el tumor es inoperable.

Michael cree que si una operación es esencial, quiere hacerlo. Él quiere hacerlo correctamente, de acuerdo con sus términos y condiciones. Michael, por lo tanto, hace una elección.

Sin embargo, adherirse a los deseos de uno es un papel que el cuidador debe desempeñar para que una “buena muerte” tenga éxito. Mientras que los médicos y enfermeras querían lo mejor para él, él quería seguir los movimientos para asegurarse de que tenía control sobre la muerte.

¿Cuáles son las siete claves para una buena muerte?

La definición de una buena muerte también comprende las claves importantes de una buena muerte.

Experimente poco dolor: la definición de buena muerte incluiría tener poco o ningún dolor al momento de la muerte. Aquí, estar sin dolor significaría estar libre de dolor física y espiritualmente. Si bien hay medicamentos para el dolor físico, ¿cómo se puede curar el dolor espiritual? Se puede lograr dando esperanza a la persona a través de textos sagrados y oraciones. También podría implicar estar involucrado en el cuestionamiento espiritual. Los problemas espirituales necesitan cerrarse al final.

Resolver conflictos: los conflictos no reconocidos y no resueltos con las personas deben abordarse, dice la definición de una buena muerte. Incluyen problemas pasados ​​con la familia y, a veces, amigos cercanos. Cuando pides perdón a las personas con quienes te separaste en el pasado, puedes estar seguro de una buena muerte.

Cumplir los deseos: algunas personas desean vivir mucho tiempo para ver cómo ciertos deseos se hacen realidad. Se debe tener en cuenta que existe una diferencia entre una muerte buena y una muerte apropiada, una en la que las fuerzas moribundas roban los deseos de muerte de una persona, incluidos los miembros de la familia que tienen su propia agenda.

Revisar la vida: hay dos maneras en que las personas que se acercan al final encuentran un significado: a través del reconocimiento de las personas que amaron y que amaron, y del trabajo que hicieron. Para tener una buena muerte, la persona moribunda debe poder hablar sobre lo que le dio sentido a sus vidas. Esto asegurará una muerte pacífica, por lo tanto, esto también es parte de la definición de una buena muerte.

Entregando el control: aquí es donde entran en juego las conversaciones sobre el lecho de muerte. Uno debe preguntar a una persona moribunda qué es lo que necesita y quiere. Uno debe estar dispuesto a hacer realidad los últimos deseos, aunque algunos deseos moribundos pueden no ser razonables. A veces, todo lo que una persona moribunda quiere es que alguien cuide de su trabajo o de su ser querido cuando la vida llega a su fin.

Decidir quién pasa los últimos momentos: una persona que se acerca al final de la vida anhela la soledad. Quieren que la familia y los amigos estén cerca. Debe ser la decisión de la persona moribunda el tener a quien quiere rodearlo. A la persona también se le debe permitir decidir la cantidad de conciencia que quiere. Mientras que algunas personas quieren dormir, otras prefieren estar alertas. Estos deseos pueden hacerse realidad.

Hay espacio para crecer a través de la muerte. Para asegurar una buena muerte, debemos fomentar la paz y el amor. Si somos conscientes de la definición de una buena muerte y sabemos lo que constituye una buena muerte, podemos prepararnos a nosotros mismos ya nuestros seres queridos para morir en términos predeterminados. Nos damos cuenta de que la muerte no siempre ocurre en nuestros propios términos y, a veces, puede ser repentina y sorprendente. Pero, podemos esperar ejercer poco control para asegurarnos de que vaya de acuerdo con nuestro deseo.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment