Dolor psicosomático: tipos, causas, síntomas, tratamiento, terapias alternativas

La palabra psicosomática se ha tomado de dos palabras diferentes, a saber, “psique”, que significa mente y “soma”, que significa cuerpo. Por lo tanto, un trastorno psicosomático se caracteriza por síntomas físicos para los cuales no se puede establecer una razón médica. El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales IV (DSM IV) explica el trastorno somatoforme como el que se caracteriza por “la aparición de una o más dolencias físicas para las cuales una evaluación médica adecuada no revela patología física explicativa o mecanismo fisiopatológico o, cuando hay patología, las quejas físicas o el deterioro resultante son excesivamente superiores a lo que se esperaría de los hallazgos físicos “.

Existen varios tipos de trastorno somatoforme: trastorno de conversión, trastorno de somatización, trastorno de ansiedad por enfermedad, trastorno dismórfico corporal, trastorno de síntomas somáticos indiferenciado .

Síntomas o características del dolor psicosomático

Dolor psicosomático también conocido como dolor psicógeno o trastornos de dolor causados ​​por estrés psicológico o ansiedad y se caracteriza por dolor crónico en más de un área y dura de meses a años. El trastorno de dolor psicosomático tiene las siguientes características:

  • El dolor no puede explicarse por una condición médica
  • Causa angustia o deterioro grave o ambos en diversas áreas de la funcionalidad del individuo.
  • El inicio, el mantenimiento, la exacerbación y el aumento en la severidad de los síntomas es causado por factores psicológicos.
  • La queja de dolor no es intencional o falsa y no es causada por ningún trastorno psicológico como el estado de ánimo y el trastorno de ansiedad, o cualquier otra forma de trastorno psicótico.

Estudios que respaldan la existencia del dolor psicógeno

Las pruebas sugieren que el dolor somático experimentado por los niños tiene la misma intensidad que el de un adulto. Las diferencias en los grupos étnicos y la raza prevalecen en los casos de dolor psicosomático. Además, se ha encontrado una fuerte correlación entre el género y el dolor. Se encuentra en muchos estudios que las mujeres sufren más de dolor psicosomático que los hombres y que buscan más ayuda. También se estableció que los niños que se quejan de dolor somático a menudo se quejan de dolores de cabeza o dolor abdominal. Sin embargo, con el avance de la edad, los lugares de dolor varían y más bien comienzan a experimentarlo en muchos lugares variados y la intensidad también es más alta.

Tipos de dolor psicosomático

El dolor psicosomático puede ser de varios tipos y puede tener lugar en cualquier parte del cuerpo. El dolor experimentado podría estar localizado en un área o podría generalizarse como en todo el cuerpo.

Además, el dolor puede comenzar desde una parte y también puede extenderse a otras partes del cuerpo. Algunas de las áreas comunes son las siguientes:

Muchos médicos consideran fibromialgia y el síndrome de dolor crónico como un tipo de dolor psicosomático.

¿Cómo diagnosticar si es un dolor psicosomático o no?

Por lo general, a una persona se le diagnostica un trastorno de dolor si ninguna otra condición médica justifica el dolor y su intensidad o los síntomas no coinciden con el dolor real. Por ejemplo, un paciente puede quejarse de dolor crónico después de una lesión que se ha tratado hace meses y el dolor no puede explicarse en este momento por la lesión. El diagnóstico depende principalmente de cómo el proveedor de atención médica define los síntomas y los factores psicológicos. Sin embargo, se debe tener en cuenta que un dolor psicosomático no solo está en la mente del paciente quejándose de él como se pensó anteriormente. Son verdaderos dolores físicos experimentados por el paciente en la realidad. No solo están fingiendo sobre eso. Se realizarán una serie de pruebas de detección como análisis de sangre y exámenes radiológicos como radiografías, tomografía computarizada (TC), resonancia magnética (MRI) para descartar cualquier condición médica detrás del dolor. Si se encuentra que todas las pruebas son normales, solo se realiza un diagnóstico de dolor psicógeno. Al diagnosticar a una persona por dolor psicosomático o trastorno de dolor, se deben tener en cuenta las siguientes cosas:

  • Antecedentes familiares de problemas psiquiátricos o trastornos de somatización
  • Enfermedad física de uno o ambos padres
  • Estado financiero y crisis en la familia
  • Acontecimientos negativos de la vida
  • Siendo víctima o intimidado
  • Historia pasada del desorden de la somatización
  • Abuso de la niñez: físico, psicológico o sexual
  • Estilos de crianza
  • Ganancia secundaria alcanzada debido al dolor
  • Aumento del dolor después de un evento estresante
  • Subsidio del dolor cuando el estresor se ha eliminado.

Causas del dolor psicosomático

Aunque no se pudo identificar una causa definitiva para el inicio de esto, se cree que ciertos factores estresantes de la vida podrían desencadenar la situación. Muchas personas desarrollan dolor somático después de experimentar una situación negativa significativa, como perder a un ser querido o enfrentar una calamidad natural. Algunas de las causas comunes de dolor psicosomático identificadas son:

  • Abuso: Se ha encontrado un vínculo fuerte entre el abuso infantil y el dolor psicosomático. La historia de abuso físico, psicológico o sexual de la niñez predispone a la persona a sufrir un dolor psicosomático. Sin embargo, no todas las personas con antecedentes de abuso infantil desarrollan trastornos del dolor.
  • Concepto freudiano: Como se explica en las teorías psicodinámicas, los impulsos o deseos inconscientes, a menudo de naturaleza sexual, que no son aceptables por la sociedad se convierte en síntomas somáticos y libera la tensión para que la persona no se dé cuenta de los deseos y la mente consciente permanezca en paz. Por ejemplo, la culpa que surge del deseo inconsciente se libera en forma de dolor para que el deseo no cause angustia en la persona.
  • Teorías del Aprendizaje: A menudo los niños aprenden a aprovecharse de ser enfermo o comienzan a imitar a un familiar cercano para obtener los pros de la enfermedad.
  • Formas de comunicación: A menudo no es posible que un niño describa todo en palabras. Principalmente cuando están bajo estrés, muestran diferentes síntomas somáticos para comunicar la angustia que están pasando.
  • Influencias familiares: La ​​dinámica familiar, incluido el papel del niño en la familia y cómo lo tratan los padres, podría estimular al niño a mostrar síntomas somáticos para llamar la atención. Además, el sufrimiento de un desorden psicológico puede no ser aceptado en muchas familias o estructuras sociales y el individuo puede ser menospreciado. Para evitar estas circunstancias, muchas personas desarrollan síntomas somáticos para obtener el apoyo de familiares y amigos.

Opciones de tratamiento disponibles para el dolor psicosomático

La mejor manera de tratar un dolor psicosomático después de un diagnóstico definitivo o mientras se diagnostica un caso es consultar a un profesional de la salud mental. A menudo, muchos pacientes no estarían dispuestos a aceptar que el dolor que experimentan no es algo físico, sino que la causa real es un factor psicológico. El paciente puede negarse a visitar a un psiquiatra o un psicólogo. Por lo tanto, una buena relación médico-paciente es muy importante a este respecto para que el paciente busque y continúe con el tratamiento.

Los Tratamientos Comunes para el Dolor Psicosomático son:

  • Asesoramiento y Dolor Psicosomático: Alternativamente llamado como hablar la terapia, a menudo ayuda al paciente a describir la situación actual, la angustia que les causa, los efectos negativos que ha causado en sus vidas, etc. El consejero desarrolla la relación al validar los síntomas y empatizar con el paciente y ahí es donde la efectividad de el tratamiento comienza.
  • Terapia conductual cognitiva para tratar el dolor psicosomático: Es una forma de psicoterapia que se centra en los pensamientos negativos y distorsionados, bloqueo del pensamiento, creencias poco realistas, conductas que fortalecen el pensamiento-sentimiento -ciclo de comportamiento Ayuda al paciente a obtener una idea de cómo un pensamiento negativo podría manifestarse en un síntoma físico y cómo romperlo.
  • Analgésicos no narcóticos para controlar el dolor psicosomático: Pueden administrarse dosis leves de analgésicos prescrito para manejar el dolor psicosomático inicialmente. Sin embargo, los analgésicos a menudo tienen efectos secundarios a largo plazo y el paciente podría comenzar a abusar de él para reducir el dolor y empeorar la situación.
  • Antidepresivos para tratar el dolor psicosomático: Los antidepresivos podrían sugirió relajar al paciente Los analgésicos en los antidepresivos a menudo ayudan a aliviar el dolor psicosomático y permiten al paciente dormir mejor y, a su vez, reducir la ansiedad en ellos.
  • Terapia familiar y grupal para el dolor psicosomático: El profesional de la salud mental podría solicitar una terapia familiar para que se brinde un apoyo adecuado al paciente. El enfoque se centra principalmente en los procesos de comunicación; promover un ambiente de apoyo en la familia y también permitir respuestas adecuadas para el paciente. La terapia grupal principalmente ayuda a eliminar las respuestas comunes “por qué solo yo” al trastorno. Ayuda a una mejor comprensión de los problemas y sus variedades experimentados por otras personas y también promueve la comunicación y la socialización.
  • Ejercicio: El ejercicio físico regular puede aliviar el dolor psicosomático y también prevenir su agravamiento.

Terapias alternativas para el dolor psicosomático

Las terapias alternativas comunes para el dolor psicosomático son:

  • Técnica de relajación para ayudar a superar el dolor psicosomático: Las diversas técnicas de relajación como imágenes guiadas, técnicas de relajación muscular progresiva, etc. ayudan a aliviar los problemas físicos y mentales. tensionar y relaja la mente y el cuerpo. La técnica de relajación muscular progresiva podría ser muy buena para las personas con dolor corporal, ya que se enfoca en contraer un músculo seguido de liberar la tensión muscular y así aliviar el dolor en gran medida.
  • Hipnosis para tratar los trastornos somatoformes: Se centra en resolver los impulsos inconscientes subyacentes, deseos o deseos que se manifiestan en la forma de un síntoma somático. Aunque ha habido muchas controversias en la técnica de la hipnosis como terapia, se ha encontrado que es muy útil en el tratamiento de casos de trastornos somatoformes.
  • Masaje: Se han encontrado varias técnicas de masaje para dar un poco de alivio a los pacientes con dolor psicosomático o trastornos de dolor. Las formas incluyen masajes quiroprácticos, shiatsu, etc.
  • Terapias de arte: Las terapias de arte se centran en la expresión de la emoción utilizando diferentes técnicas de arte como música, pintura, danza, etc. Una orientación corporal la terapia de arte se considera que hace maravillas en el tratamiento del trastorno de dolor psicosomático. La terapia de baile puede ser de gran utilidad ya que permite la expresión de emociones, a menudo contradictorias, y también el movimiento ayuda a aliviar el dolor.
  • Los otros tratamientos alternativos para el trastorno de dolor psicosomático pueden ser compresiones calientes y frías , técnicas de distracción, Acupuntura y acupresión Estimulación Nerviosa Eléctrica Transcutánea (TENS).

Sufrir de un dolor psicosomático puede ser muy difícil de explicar o comunicar a las personas ya que no existe t cualquier causa física y otros pueden pensar que el paciente está fingiendo. Muchas veces el diagnóstico erróneo ocurre debido a la falta de conocimiento. Por lo tanto, es muy importante contar con la orientación adecuada de un médico experimentado que haya tratado el dolor psicosomático antes.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment