¿Es el linfoma no Hodgkin un cáncer de sangre?

El linfoma no hodgkiniano es un cáncer que se origina en el sistema linfático y en los sistemas inmunitarios. Es un cáncer de la sangre que afecta a los glóbulos blancos que se llaman linfocitos y tejidos de los ganglios linfáticos. Se subdivide en linfomas de células B y linfomas de células T que surgen de células B y células T, respectivamente. Estas células ayudan a proteger el cuerpo de infecciones y enfermedades. Un linfoma se produce cuando estas células en desarrollo sufren cambios malignos y se multiplican de manera incontrolable. Estas células anormales llamadas como linfocitos forman una colección de células tumorales en los ganglios linfáticos (glándulas) y otras partes del cuerpo.

Causas del linfoma no Hodgkin

La causa exacta del linfoma no Hodgkin sigue siendo desconocida, pero las investigaciones indican la posibilidad de que ocurran como resultado del daño a los genes que son responsables de controlar el desarrollo de las células sanguíneas. La mayoría de los casos diagnosticados con la enfermedad no tienen antecedentes familiares de linfoma. Las otras posibles razones para el desarrollo de linfoma son la inmunosupresión (ya sea debido a una enfermedad viral o como resultado de medicamentos que debilitan su sistema inmunológico), la infección (el virus Epstein EBV Barr o el virus de la leucemia / linfoma de células T humanas puede dañar el desarrollo linfocitos), ciertos químicos (altas concentraciones de químicos agrícolas) y factores del estilo de vida que consisten en la obesidad y el uso crónico del tabaco.

El linfoma no Hodgkin puede afectar a personas de cualquier edad, pero es más común en adultos mayores de 50 años. También ocurren con más frecuencia en los hombres en comparación con las mujeres. En los niños, el linfoma no hodgkiniano y la leucemia se ven con frecuencia, y tienden a crecer rápidamente en ellos, pero a menudo son curables.

Síntomas del linfoma no Hodgkin

En la etapa temprana de la enfermedad del linfoma no hodgkin, la mayoría de las personas no presenta ningún síntoma. Por lo general, se detectan en las pruebas de rutina para otras enfermedades, como los rayos X. El linfoma no hodgkiniano comúnmente se presenta con una inflamación fuerte e indolora de los ganglios linfáticos (glándulas inflamadas debido a una infección), que se observa con más frecuencia debajo de los brazos, el cuello o la región inguinal. Los otros síntomas del linfoma no hodgkin incluyen episodios regulares y frecuentes de fiebre, sudoración excesiva, principalmente por la noche, pérdida repentina de peso, sensación de fatiga o debilidad y picazón generalizada en el cuerpo. En algunos casos, el linfoma se produce en las partes más profundas del cuerpo, como el abdomen y el tórax, lo que hace que los ganglios linfáticos abdominales se agranden, lo que provoca hinchazón y tos / molestia o dificultad para respirar en el tórax. En su mayoría, cuando se diagnostica el linfoma, ya se ha diseminado a varios sitios diferentes del cuerpo, como el bazo, el hígado, el cerebro y la médula espinal (sistema nervioso central) y la médula ósea.

Diagnóstico del linfoma no Hodgkin

Se realiza un examen físico completo junto con una serie de pruebas adicionales para confirmar el diagnóstico de linfoma no Hodgkin. Al realizar una prueba física, el médico pone especial énfasis en palpar los ganglios linfáticos de la ingle, las axilas y el cuello para determinar si la inflamación está presente o no. Sin embargo, la inflamación de los ganglios linfáticos es un signo de infección, pero es importante descartar el linfoma no Hodgkin en una etapa temprana de su desarrollo.

Se realizan exámenes de sangre para conocer el recuento de glóbulos blancos. Los exámenes adicionales que se realizan son los niveles de lactato deshidrogenasa que son altos en linfoma. Se realiza una tomografía computarizada o una radiografía de tórax de su tórax y cuello para detectar tumores o ganglios linfáticos agrandados. La tomografía PET o la tomografía por emisión de positrones es una técnica reciente para detectar el linfoma. Por último, la biopsia del ganglio linfático se realiza para establecer un diagnóstico. Su biopsia de médula ósea informará sobre la propagación del linfoma no Hodgkin.

¿Cómo se maneja el linfoma no Hodgkin?

El tratamiento depende de la estadificación del linfoma no hodgkiniano, la edad del paciente y la progresión de la enfermedad. Un tumor de crecimiento lento sin síntomas no requiere tratamiento inmediato, pero es necesario vigilar de cerca al paciente para detectar cualquier empeoramiento de los síntomas.

Cuando el linfoma no hodgkiniano está avanzado, se requiere una combinación de quimioterapia, terapia biológica y, a veces, radioterapia para un tumor agresivo. El tratamiento con células madre también se usa ampliamente en la actualidad, sobre todo después de la recaída de la enfermedad. Junto con las terapias médicas, también se requiere atención de apoyo.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment