¿Cómo lidiar con el linfoma no Hodgkin?

El linfoma no Hodgkin (NHL) es un tipo de linfoma que es un cáncer de la sangre. Cuando se padece cáncer, uno tiene que hacer frente a los efectos físicos, emocionales y también sociales y financieros.

El tratamiento contra el cáncer, o el tratamiento del linfoma no Hodgkin para ser preciso, causa algunos cambios o efectos secundarios en su cuerpo y en su salud mental. Sin embargo, las personas no experimentan exactamente el mismo tipo de efectos secundarios, incluso si se someten al mismo tipo de tratamiento para los mismos linfomas durante el mismo período de tiempo. Por lo tanto, es muy difícil predecir cómo te sentirías cuando te encuentres en la situación. Cuando uno comienza el tratamiento para el linfoma no Hodgkin, es muy normal tener algunos temores con respecto a los procedimientos de tratamiento y sus resultados. Sin embargo, el equipo de médicos que trabajará en usted se hará cargo de esta parte.

Esta parte del tratamiento se conoce como los cuidados paliativos. Los cuidados paliativos forman una parte importante del protocolo de tratamiento del cáncer, independientemente de la edad del paciente o la etapa de la enfermedad.

Veamos cómo hacer frente a los diferentes efectos del linfoma no Hodgkin y su tratamiento, un efecto a la vez.

Hacer frente a los efectos secundarios físicos del linfoma no Hodgkin y su tratamiento

El linfoma no Hodgkin es un cáncer tratable. Los tratamientos para el linfoma no Hodgkin utilizados pueden ir desde quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia, terapia dirigida hasta trasplante de células madre. Sin embargo, cada tipo de tratamiento tiene sus propios efectos secundarios físicos, que pueden ser tolerables por algunos, mientras que pueden causar tanto malestar en otros, que puede ser necesario interrumpir el tratamiento o introducir ciertos medicamentos junto con Medicamentos contra el cáncer, para continuar con el tratamiento. Los efectos secundarios físicos comunes que se observan con todos estos tratamientos incluyen fatiga extrema o malestar general, náuseas y vómitos, erupción cutánea, pérdida del cabello, pérdida de apetito, etc. paciente.

Para hacer frente a los efectos físicos del linfoma no Hodgkin y su tratamiento; Los cuidados paliativos pueden incluir medicamentos, modificaciones dietéticas y nutricionales, terapias de relajación y apoyo emocional.

Hacer frente a los efectos emocionales y sociales del linfoma no Hodgkin y su tratamiento

Una vez que se diagnostica un linfoma no Hodgkin, junto con los efectos físicos, la persona afectada también puede experimentar trastornos emocionales y sociales. Uno puede experimentar emociones como la ansiedad, la tristeza, el aumento de los niveles de estrés o incluso la ira a veces. Algunas veces, uno puede sentirse extremadamente lloroso ya que no puede expresar sus emociones a sus seres queridos, u otras personas no saben cómo responder en tales situaciones. Estos problemas se pueden abordar hablando con un miembro del equipo de atención médica y ellos lo ayudarán a hablar con sus familiares y amigos, y hablarán con sus niños pequeños.

Hacer frente a los efectos financieros del linfoma no Hodgkin y su tratamiento

Es un hecho conocido que cualquier tratamiento contra el cáncer puede ser bastante costoso. El linfoma no Hodgkin no es una excepción. Esto se convierte en una fuente de estrés tanto para la persona afectada como para los miembros de su familia. Debido a la escasez de recursos financieros, las personas tienden a interrumpir el tratamiento del linfoma no Hodgkin antes de finalizar. Esto plantea más riesgos para la salud y pone en riesgo la vida. Para evitar esto, es esencial hablar sobre preocupaciones financieras con alguien del equipo de atención médica. Diferentes ONGs pueden ser contactadas para una ayuda financiera en este asunto.

Antes de comenzar el tratamiento del linfoma no Hodgkin, es recomendable hablar con los médicos sobre los posibles efectos secundarios de los tratamientos y las formas de controlarlos.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment