¿Existe una cura para la enfermedad de Perthes?

La enfermedad de Perthes, también conocida como enfermedad de Legg-Calve-Perthes (LCPD), es un trastorno que afecta principalmente a las caderas de los niños. La enfermedad de Perthes cae en un grupo de trastornos conocidos como osteocondrosas, en los cuales hay degeneración junto con la subsiguiente regeneración de epífisis (extremos en crecimiento de los huesos). En la enfermedad de Perthes, se afecta la cabeza del fémur, que tiene la forma de una bola. El fémur (hueso del muslo) está conectado al hueso pélvico a través de la articulación de rótula, donde la cabeza del fémur (bola) encaja en el zócalo (acetábulo). Esta articulación de rótula y bola proporciona movilidad y flexibilidad a las caderas / piernas y ayuda a mover las piernas en diversos grados.

La enfermedad de Perthes es el resultado de la disminución del suministro de sangre a la cabeza del fémur que conduce a la necrosis y deformidad de la cabeza femoral. La causa de la disminución del suministro de sangre a la cabeza femoral es desconocida, pero las teorías apuntan hacia la genética, la desnutrición, la trombofilia (trastorno de la coagulación sanguínea) y otros factores ambientales. El hueso necrosado tarda varios años en sanar y regenerarse, esta afección se resuelve con el establecimiento de un nuevo suministro de sangre y se forma un hueso sano en el área afectada sin ninguna intervención.

El niño afectado puede presentar síntomas de cojera con o sin dolor en la cadera, la rodilla , el muslo o la ingle. También puede haber espasmos musculares de la pierna, atrofia muscular del muslo, movimiento limitado de la cadera y acortamiento de la pierna.

Table of Contents

¿Existe una cura para la enfermedad de Perthes?

La cura para la enfermedad de Perthes depende de la edad del niño y de la gravedad de la enfermedad. Aunque la enfermedad de Perthes se resuelve por sí sola sin la necesidad de ninguna intervención, toma alrededor de 2 a 4 años para que el hueso necrosado sea reemplazado por un hueso sano. Algunos niños pueden requerir intervención dependiendo de los síntomas. Los niños menores de 8 años tienen una mejor tasa de recuperación que los niños mayores de 8 años y, a medida que aumenta la edad, el pronóstico empeora. En general, los niños tienen formas leves de Perthes y la recuperación es completa sin la necesidad de ninguna intervención.

Para los niños que requieren tratamiento, el objetivo del tratamiento se centra en la recuperación y el crecimiento de la cabeza femoral a una forma normal. Este objetivo se logra con la ayuda del concepto de contención. Este concepto se basa en el hecho de que la cabeza femoral puede moldearse mientras se está curando. La cavidad de la cadera (acetábulo) se considera un molde que se utiliza para dar forma a la cabeza del fémur a medida que crece. Esto se logra al tratar de mantener la cabeza del fémur en el zócalo de la cadera lo más lejos posible y evitar que se salga del mismo. Sin embargo, un poco de movimiento de la articulación es necesario para la nutrición óptima del cartílago y el crecimiento del hueso. La carga en la articulación se minimiza, de modo que la articulación puede curarse por sí sola sin ninguna deformidad. En algunos casos, el hueso se cura completamente, pero en algunos casos, el hueso no se cura completamente y requiere manejo.

Los niños afectados pueden requerir férulas nocturnas, tracción en el hogar y terapia física . El refuerzo se recomienda para niños menores de 6 años y la cirugía puede ser la única opción para niños mayores de 7 años con formas graves de la enfermedad. En las formas graves de la enfermedad, la contención se logra con la intervención quirúrgica. En la intervención quirúrgica, la realineación se logra con el fémur, la cavidad de la cadera o ambos. La realineación del fémur se conoce como osteotomía femoral y la realineación del zócalo de la cadera se conoce como osteotomía pélvica. En la osteotomía femoral, el ángulo del cuello femoral se cambia para que apunte hacia la cavidad, mientras que, en la osteotomía pélvica, el ángulo de la cavidad se cambia para que contenga mejor el fémur.

El seguimiento es necesario en los casos de enfermedad de Perthes, ya que es necesario realizar un seguimiento para evaluar los signos de artrosis que es muy común en estos pacientes. La gravedad de la osteoartritis es directamente proporcional a la gravedad de la enfermedad de Perthes.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment