Fractura pélvica o pelvis fracturada: tipos, causas, tratamiento, 3 ejercicios

La pelvis es una estructura de huesos con forma de anillo que está presente en el extremo inferior del tronco. El hueso pélvico es un hueso grande, que está presente en dos mitades a cada lado del cuerpo conocidas como hemipelvises, y juntas forman la pelvis completa. La hemipelvis en cada lado consiste en la amalgama de tres huesos llamados ilion, pubis e ischium. Ilium, pubis e ischium son tres huesos separados antes de la pubertad que se mantienen unidos por el cartílago. Finalmente, con la edad, estos tres huesos se fusionan en un solo hueso. Los ligamentos son tejidos conectivos fuertes que conectan la pelvis con el hueso triangular grande conocido como sacro presente en la base de la columna vertebral. Esto forma una cavidad parecida a un cuenco debajo de la caja torácica.

Se encuentran órganos reproductores y varios órganos digestivos dentro del anillo pélvico. Los vasos sanguíneos y los nervios grandes que van a las piernas pasan a través de este anillo pélvico. La pelvis funciona como un punto de conexión para los músculos que llegan hasta el tronco y hacia las piernas. Debido a estas estructuras importantes que pasan a través de la pelvis, la fractura pélvica o la pelvis fracturada pueden asociarse con lesión nerviosa, daño de órgano interno y sangrado sustancial.

Una fractura pélvica o pelvis fracturada es una afección que ocurre debido a una fisura o una ruptura en cualquiera de los tres huesos que forman parte de la pelvis.

La fractura pélvica o la pelvis fracturada es más común entre los adolescentes en crecimiento, particularmente aquellos que están involucrados en deportes. Varios músculos tirados, que generalmente resultan de contracciones musculares repentinas, pueden causar fracturas por avulsión de la pelvis, que pueden no ser detectadas. Una pequeña pieza de hueso que pertenece al isquion, el punto de conexión de los músculos isquiotibiales, se rompe por estos músculos tirados. Sin embargo, este tipo de fractura no hace que la pelvis sea inestable ni lesiona ningún órgano interno.

En algunos casos la osteoporosis en personas de edad avanzada también podría ser una razón para la fractura pélvica. La fractura pélvica o la pelvis fracturada pueden ocurrir cuando un individuo cae, por ejemplo, al descender escaleras y al salir de la bañera. Sin embargo, estos tipos de lesiones no dañan la integridad estructural del anillo pélvico, pero pueden provocar la fractura de un hueso individual.

En la mayoría de los casos, la fractura pélvica o la pelvis fracturada a menudo se asocian con fuerzas de alta energía, como en un accidente automovilístico, caídas y accidente de aplastamiento. Dependiendo del grado y la dirección de la fuerza, la lesión también puede poner en peligro la vida y puede ser necesario un tratamiento quirúrgico.

Clasificación y tipos de fractura pélvica o pelvis fracturada

Las fracturas pélvicas se clasifican ampliamente en tres tipos según el grado y la gravedad de la fractura:

  • Fracturas de Grado A : Las fracturas de Grado A son estables y de tipo menor. Las fracturas de grado A pueden incluir fracturas por avulsión como la avulsión del recto femoral y la fractura en cualquiera de los huesos ilíacos.
  • Fracturas de grado B : Las fracturas de grado B son rotacionalmente inestables. Las fracturas de grado B a menudo resultan en ensanchamiento de las articulaciones SI y separación de la sínfisis púbica.
  • Fracturas de grado C : Las fracturas de grado B son rotacionales y verticalmente inestables, lo que altera totalmente el anillo pélvico. Las lesiones son extremadamente severas, que a menudo se asocian con una alta tasa de mortalidad y complicaciones múltiples.

Causas y factores de riesgo de la fractura pélvica o la pelvis fracturada

La pelvis es una estructura muy fuerte y, por lo tanto, se fractura solo debido a una gran fuerza. En algunos casos, la osteoporosis en personas mayores también puede causar fractura pélvica debido a huesos débiles que son propensos a la fractura. Las fracturas por avulsión de la pelvis en las que los músculos extraen una pequeña porción de hueso también se pueden ver en los atletas.

Las fracturas pélvicas son causadas más comúnmente por fuerzas de alto impacto como una motocicleta o accidente automovilístico. para caer desde una gran altura.

Signos y síntomas de fractura pélvica o pelvis fracturada

Los síntomas de una pelvis fracturada varían con cada paciente según el tipo y la gravedad de la fractura. Una fractura por avulsión menor puede mostrar solo un hematoma leve. Sin embargo, otros síntomas incluyen:

  • Dolor repentino por impacto.
  • Desarrollo de hinchazón y hematoma dentro de las 48 horas posteriores a la lesión.
  • Dolor en movimientos particularmente de la cadera
  • Hormigueo o frío, entumecimiento, piel pálida en las piernas indicativo de daño a los nervios y los vasos sanguíneos.
  • Los síntomas de lesiones de grado C a menudo conducen a una hemorragia interna.
  • Síntomas de choque como pulso acelerado, frío, náuseas , mareos, pérdida de conciencia y piel fría y húmeda.

Tratamiento para la fractura pélvica o la pelvis fracturada

Las fracturas estables como la fractura por avulsión por lo general se curan sin cirugía. Usar muletas y un andador durante aproximadamente tres meses ayuda a mantener el peso fuera de las piernas durante el período de curación de la fractura. Los medicamentos también se recetan para reducir el dolor. Debido a la movilidad limitada durante un período prolongado, los anticoagulantes también ayudan a reducir el riesgo de que se formen coágulos sanguíneos en las venas de las piernas.

Las fracturas pélvicas causadas por fuerzas de alta energía a menudo son lesiones que ponen en peligro la vida debido a hemorragias extensas . En tales casos, el fijador externo se usa para estabilizar la región pélvica. El fijador externo consiste en tornillos largos que se insertan en los huesos de cada lado para conectarlo al marco presente en el lado externo del cuerpo. El fijador externo también se ocupa de las lesiones internas de los vasos sanguíneos, los nervios y los órganos.

La evaluación de cada caso debe realizarse individualmente específicamente en caso de fracturas inestables. La tracción también puede ser necesaria en algunos casos, mientras que en otros un fijador externo puede ser suficiente. La inserción quirúrgica de placas o tornillos suele ser necesaria en caso de fracturas inestables.

Ejercicios para la fractura pélvica o la pelvis fracturada

Es posible que haya que realizar ejercicios durante el período de recuperación para recuperar la función normal. A continuación se presentan algunos de los ejercicios.

Flexión de la cadera y la rodilla para enderezar el ejercicio para la fractura pélvica o la pelvis fracturada

Este ejercicio se realiza rodilla lo más cerca posible del pecho para doblar la rodilla hasta que se sienta un estiramiento leve a moderado sin dolor. Luego, regrese a la posición inicial. Realice de 10 a 20 veces para asegurarse de que no haya exacerbación de los síntomas. Repita lo mismo en la otra pierna.

Ejercicio de rotación externa de cadera para fractura pélvica o pelvis fracturada

Este ejercicio lo realiza acostado boca arriba con el pie plano y la rodilla doblada. Ahora mueva la rodilla hacia los lados tanto como sea posible hasta que sienta un estiramiento leve a moderado sin dolor y regrese a la posición inicial. Realice de 10 a 20 veces para asegurarse de que no haya exacerbación de los síntomas. Repita lo mismo en la otra pierna.

Ejercicio de puente para la fractura pélvica o la pelvis fracturada

Este ejercicio se realiza acostado boca arriba, doblando las piernas con las rodillas hacia hacia el techo y los pies planos sobre el piso. Lentamente, levante la parte inferior empujándola con la ayuda de los pies para llevar la cadera, el hombro y la rodilla en línea recta al tensar los músculos inferiores. Mantenga la posición durante aproximadamente dos segundos hasta que sienta un estiramiento sin dolor. Repite 10 veces.

Vea el video de ejercicios para la fractura pélvica para recuperar la función normal

Pruebas para diagnosticar la fractura pélvica o la pelvis fracturada

Por lo general, se requiere una radiografía para confirmar la gravedad de las fracturas pélvicas. Los rayos X tomados desde diferentes ángulos generalmente muestran el lugar y la posición real de los huesos afectados. La tomografía computarizada no solo puede determinar la extensión de la lesión pélvica, sino que también ayuda a descartar otras lesiones asociadas. El examen de los vasos sanguíneos y los nervios de las piernas también se realiza para descubrir otras lesiones.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment