¿Qué es un linfedema debido a la obesidad?

El linfedema es un problema común que requiere tratamiento lo suficientemente temprano para minimizar cualquier otra complicación de salud. Una de las causas del linfedema es la obesidad, que tiene diversos factores que atribuyen a la condición. De hecho, los estudios muestran que la obesidad puede llevar a un deterioro de la funcionalidad del sistema linfático.

El linfedema es una afección crónica que se desarrolla gradualmente con el tiempo y se asocia con el sistema linfático, donde hay un drenaje inadecuado del líquido linfático. Se ve como una condición irreversible, lo que significa que una vez que desarrolle linfedema, no se puede deshacer el daño causado. Esto no pretende desalentarlo, ya que puede aplicar varios métodos de tratamiento terapéutico para mejorar la afección. Si son efectivos, la inflamación se reduce y las áreas de las extremidades inflamadas pueden reducirse en gran medida a un tamaño casi normal. Por lo tanto, haciendo posible la rutina diaria con facilidad.

¿Qué es un linfedema debido a la obesidad?

El linfedema causado por la obesidad se conoce como linfedema inducido por la obesidad. A menudo afecta las extremidades inferiores, como las piernas, y también puede afectar las regiones de la ingle, el pecho y el corazón. Los pacientes con un índice de masa corporal (IMC) superior a 60 corren el riesgo de desarrollar linfedema inducido por obesidad. Cuanto mayor es el IMC, mayor es el riesgo de linfedema en las extremidades inferiores.

La obesidad puede causar linfedema de varias maneras, incluido el flujo anormal de líquido linfático, especialmente en las extremidades inferiores. Cuando el flujo de líquido linfático no es normal, las probabilidades de que se acumule en un determinado tejido de una extremidad son muy altas. Gradualmente, el líquido linfático recolectado aumentará, lo que lleva a la inflamación de las áreas afectadas, que es un rasgo común del linfedema. Además de eso, tener exceso de peso en su cuerpo provoca presión en los vasos linfáticos, que pueden dañarse fácilmente. Aparte de eso, cuando los ganglios linfáticos también están afectados o más bien dañados, se hinchan a medida que los fluidos linfáticos se acumulan en los ganglios.

Además, la obesidad también puede provocar un exceso de producción de líquido linfático y una eliminación reducida de sustancias nocivas en las glándulas linfáticas debido a una movilidad reducida. Esto puede llevar además a trastornos linfáticos que pueden ser difíciles de solucionar, lo que resulta en complicaciones para la salud, ya que el sistema linfático no funcionará correctamente. Las complicaciones de salud que surgen del linfedema incluyen insuficiencia cardíaca, edema e hipertensión pulmonar, principalmente cuando el corazón y el tórax están afectados. Si uno ya tenía un sistema linfático deteriorado, el linfedema debido a la obesidad puede empeorar la situación, deteriorando aún más el sistema.

Los síntomas de linfedema debido a la obesidad en las extremidades inferiores incluyen; Dolor, hinchazón, malestar y estrechez de la piel, también reduce la flexibilidad y la movilidad. El linfedema también aumenta el riesgo de infecciones.

¿Reducirá el peso el linfedema?

El primer paso para mejorar el linfedema inducido por la obesidad es reducir el peso, lo que se puede hacer mediante el ejercicio y los buenos hábitos alimenticios. Sin embargo, dado que el daño causado por el linfedema no se puede revertir completamente, la pérdida de peso no curará el linfedema. Pero, mejorará enormemente la calidad de su vida. Además, la reducción de peso también ayuda a aliviar la hinchazón y el dolor en las extremidades afectadas. Los estudios muestran que los pacientes que ya han desarrollado un linfedema inducido por la obesidad, incluso después de una intervención para perder peso, aún son susceptibles a una mala función linfática. En resumen, uno todavía experimenta anomalías en el flujo de líquido linfático, que pueden persistir toda la vida.

Conclusión

Si usted es obeso y desarrolla linfedema en las extremidades inferiores (piernas e incluso genitales), es probable que la obesidad sea la causa de la obesidad. Por lo tanto, es importante vigilar lo que come y su peso para reducir el riesgo de linfedema inducido por la obesidad. La obesidad afectó en gran medida al sistema linfático debido al aumento de tejido en el cuerpo que puede forzar los vasos linfáticos y los ganglios linfáticos. Aparte de eso, causa una interrupción en la funcionalidad normal del sistema, que puede atribuirse a diversas complicaciones de salud. El linfedema inducido por la obesidad es irreversible, pero con una gran pérdida de peso, ejercicio y otros tratamientos terapéuticos para el linfedema, puede mejorar.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment