Maneras de desactivar la ira

La ira es una forma de emoción que es un tema acalorado en los debates debido a la dificultad para reconocerla y sus implicaciones en la vida general de un individuo. La ira y la rabia han devastado la vida de muchas personas en todo el mundo. De hecho, la gente ha perdido vidas y propiedades solo por un ataque de rabia. La ira se puede definir como un estado mental en el que una persona se vuelve agresivamente incontrolable mientras muestra su descontento por cualquier cosa [1].

Sin embargo, las investigaciones realizadas sobre este comportamiento irracional de los seres humanos han arrojado mucha luz sobre el papel de la ira en la determinación de diversos aspectos de la conducta humana. La ira es una forma de decirle a alguien que una determinada situación, pensamiento, opinión o conversación es molesta, injusta o, en ocasiones, que amenaza a otra persona.

Sin embargo, los psiquiatras sienten que la ira es solo una emoción normal, como la felicidad o la tristeza, en la que el modo de transmitir la emoción no siempre es aceptable [1].

Cuando la ira llega a un estado en el que se convierte en una amenaza para la vida del individuo o de otras personas, se convierte en la fuente de un problema. A algunas personas les resulta muy difícil controlar su ira y deshacerse de cosas en casa como romper muebles o tirar cosas. Si eres alguien que tiene este problema y no sabes cómo controlarlo, debes leer el siguiente artículo para encontrar formas de controlar o desactivar tu ira [2].

Maneras de desactivar la ira

Nunca enojarse es algo que es casi imposible. Habrá fases o eventos que harán que tus ánimos se enciendan. Es solo un fenómeno normal de cómo la mente reacciona a ciertas cosas. Sin embargo, lo que se puede hacer es controlarlo de tal manera que no represente una amenaza para usted o sus seres queridos. El objetivo del individuo debe ser expresar su descontento de una manera saludable sin perder el control de uno mismo. Si esto se logra, no solo será bueno para usted, sino que toda su familia comprenderá su descontento y trabajará para lograrlo [2].

El manejo de la ira es más un arte y para dominarlo se requiere mucha paciencia y práctica. Una vez hecho esto, los resultados hablarán por sí mismos. Una persona paciente siempre es fácil de aceptar que una persona que tiene un fusible corto. Los estudios sugieren que la ira es algo que comienza desde la infancia [2].

Si ves a tus padres peleando y discutiendo constantemente como un niño, la probabilidad de que hagas lo mismo es mucho mayor, ya que esto es lo que se ha alimentado en tu mente como una forma de expresar la ira. Ciertos eventos traumáticos o estrés severo en la vida también pueden hacer que un individuo tenga mal genio. A continuación se mencionan algunas de las formas de enfrentar los problemas de ira [2] :

Comprender los sentimientos. A menudo se observa que la ira es un encubrimiento de algunos otros sentimientos con los que un individuo está tratando. Esto puede ser sentimiento de culpa, vergüenza, inseguridad o vulnerabilidad. Esto se ve más en personas que han crecido en una atmósfera violenta o en una familia ultraconservadora donde nunca se alentó a compartir sus verdaderos sentimientos [2].

Por lo tanto, se vuelve difícil para el individuo expresar realmente cualquier sentimiento que no sea la ira. Un individuo con condiciones de salud como ansiedad, depresión o estrés excesivo también puede tener un mal genio. La mejor manera de contrarrestar los sentimientos de ira ante una situación es hablar con uno mismo y hacer algunas preguntas como [2] :

  • Si la situación es tan importante para realmente enojarse por ello?
  • ¿Vale la pena echar a perder todo el día en eso?
  • ¿Hay alguna otra cosa que pueda hacer al respecto?
  • ¿Se enoja por resolver el propósito?

Una vez que obtienes respuestas a estas preguntas en tu mente, el genio desaparece automáticamente y te vuelves muy sensato [2].

Identificar los activadores. También es muy importante en el manejo de la ira identificar qué desencadena su ira. El cuerpo invoca la respuesta de huida y lucha cuando un individuo se enoja. Este sentimiento aumenta a medida que el individuo se enoja más. Si una persona puede identificar cuáles son estos factores desencadenantes, entonces es fácil controlar la ira [2].

Tomar conciencia de sus propios signos personales de que su genio está empezando a hervir le permite tomar medidas para controlar su ira antes de que se salga de control. Los signos físicos que puedes experimentar mientras estás extremadamente enojado por algo son:

  • Apretar los puños y la mandíbula.
  • Sentir un nudo en el estómago.
  • Aumento de la frecuencia respiratoria.
  • Deambulando por la habitación
  • Incapacidad para concentrarse en las tareas a mano
  • Carrera del corazón [2]

Una vez que identifique estos síntomas, le resultará más fácil enfriarse y relajarse antes de que las cosas se salgan de control. Lo primero y más importante que puede hacer es reconocer el signo físico y tratar de distraerse de la sensación y notará que pasará de unos pocos segundos a un minuto. Se pueden seguir los siguientes pasos para calmar su ira rápidamente [2] :

Respiraciones profundas. Las respiraciones lentas y profundas tienden a disminuir la tensión en el cuerpo causada por la ira. El objetivo debe ser respirar profundamente desde el abdomen e intentar tragar la mayor cantidad de aire fresco posible [2].

Ejercicio. Esta es otra forma de desactivar tu ira. Si sabes que estás enojado por algo o alguien, lo mejor que puedes hacer es ir al gimnasio y hacer pesas. Esto no solo calmará la mente sino que también aumentará la producción de endorfinas. Las endorfinas ayudan a desarrollar un estado de ánimo positivo y en poco tiempo su ira desaparecerá [2].

Mostrar la ira de maneras saludables. Si piensa que la situación actual es algo que vale la pena enfadarse y necesita hacer una reflexión general, entonces la mejor manera es hacerlo de una manera sana y positiva. Expresar descontento con una actitud positiva funciona de dos maneras. No te etiquetan como alguien de mal genio y, por otro lado, puedes expresar tu disgusto sin herir los sentimientos de nadie [2].

La comunicación es la clave aquí, ya que si el disgusto y la ira se comunican de manera positiva con un tono de voz suave, las posibilidades de que se escuche son mucho más que gritar a tu paso [2].

Alejarse de la situación. Si sientes que tu ira está fuera de control, lo mejor que puedes hacer es salir de la situación. Puedes ir a otra habitación o salir de la casa a caminar unos minutos. Esto calmará tu temperamento y cuidará la ira [2].

En conclusión, no es malo enojarse. La ira es solo una parte de la emoción y no hay forma de que puedas sacarla de tu sistema. Sin embargo, hay cosas que puede hacer para mantenerlo bajo control para que no pierda el control sobre él y no se haga cargo de su vida profesional y personalmente. Solo ten en cuenta tus prioridades y lucha de forma justa [2].

Si no lo haces, las relaciones no tardarán mucho tiempo. Luchar de manera justa le permitirá expresar sus sentimientos sin causar falta de respeto a los demás. Haga un punto para escuchar siempre a la otra persona en un argumento y estar siempre en el presente. No tiene sentido cribbing sobre el pasado. En su lugar, el foco debe estar en el presente y apuntar a resolver el problema [2].

Perdonar y olvidar es el mantra para calmar la ira. Cuando esté en una discusión, asegúrese de pensar si realmente vale la pena enfadarse por el punto. Si su voz interior dice que sí, entonces pelee la batalla de una manera positiva o simplemente perdone a la persona y olvide la situación y continúe [2].

Si siente que su enojo lo está mejorando y lo está ubicando en lugares difíciles en el trabajo y en el hogar, se recomienda consultar con un especialista en manejo de enojo para obtener asesoramiento y cómo afrontar mejor las situaciones [2].

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment