Metrorragia: Causas, Tratamiento, Diagnóstico

La metrorragia, que también se conoce con el nombre de sangrado uterino disfuncional, es una afección patológica común en las mujeres en edad reproductiva. La metrorragia suele ser más frecuente en los primeros años de la menarquia. El sangrado anormal que se produce durante este tiempo también se conoce como metrorragia pubertal.

La metrorragia también se observa en mujeres que están cerca de la menopausia. En Metrorragia, el sangrado uterino se produce en mujeres fuera de sus fechas normales de sangrado menstrual . Esto es principalmente manchado, pero en algunos casos también puede ocurrir un sangrado severo.

El sangrado que se produce en Metrorragia es irregular en su patrón, lo que significa que el sangrado anormal puede ocurrir en cualquier momento entre el ciclo menstrual de una mujer. Esto puede ocurrir debido a una condición médica subyacente que necesita ser investigada y tratada más a fondo.

Aunque puede haber numerosas afecciones médicas que pueden causar metrorragia, en general no es una afección grave y una vez que se identifica la causa, el tratamiento puede realizarse con éxito para la metrorragia. Se sugiere consultar con un obstetra / ginecólogo de inmediato cuando una mujer sospeche una incidencia de metrorragia.

¿Cuáles son las causas de la metrorragia?

Como se indicó anteriormente, puede haber numerosas causas que pueden llevar a la metrorragia. Algunas de las causas de la metrorragia son:

Hiperplasia endometrial: esta es una condición que surge debido a niveles anormalmente elevados de estrógeno y niveles disminuidos de progesterona. Esto causa una irregularidad y un desequilibrio en los niveles hormonales del cuerpo que resulta en metrorragia.

Cáncer uterino: esta es una de las causas más comunes de metrorragia. El cáncer uterino se observa principalmente en mujeres de edad avanzada que han alcanzado su  fase menopáusica y, por lo tanto, las mujeres posmenopáusicas son más vulnerables al cáncer de útero que causa metrorragia. Los quistes ováricos también pueden ser una de las causas de la metrorragia.

Ruptura de pólipo: este resultado hace que las mujeres que ni siquiera saben que tienen pólipos cervicales o endometriales y, por lo tanto, no busquen un tratamiento que resulte en la ruptura de estos pólipos que causan metrorragia. El sangrado en tales casos usualmente ocurre después de una relación sexual.

Cervicitis: esta afección se debe a una infección cervical. Como resultado de esta infección, la mujer experimenta metrorragia. Esta condición requiere atención médica inmediata ya que esto puede progresar a una condición crónica y la infección también puede diseminarse.

Aborto espontáneo / aborto: Una mujer que ha tenido un aborto espontáneo o se ha sometido a un aborto también puede tener metrorragia. Esto puede deberse a ciertos remanentes fetales que causan ese sangrado anormal.

Causas infecciosas: La metrorragia también puede ser causada debido a las relaciones sexuales sin protección que resultan en enfermedades de transmisión sexual. La sífilis es una condición médica que es conocida por causar metrorragia. Las hembras con antecedentes de enfermedad de  Lyme también están predispuestas a infecciones frecuentes que pueden aumentar la incidencia de metrorragia.

Desequilibrio hormonal: el desequilibrio hormonal, como los causados ​​por trastornos de la tiroides, también puede causar metrorragia

Anormalidad de la coagulación de la sangre: las mujeres que tienen una afinidad alta para sangrar y tienen problemas de coagulación son propensas a tener metrorragia.

Anticoncepción: existen ciertos métodos anticonceptivos de barrera que, cuando se usan, pueden causar una lesión en la  vagina o en el revestimiento del útero, lo que ocasiona metrorragia. El dispositivo intrauterino o DIU es uno de esos métodos anticonceptivos comunes que tiende a causar metrorragia.

Diagnóstico De La Metrorragia

Tan pronto como la mujer se presenta al obstetra / ginecólogo para la queja de metrorragia, el diagnóstico de la causa comienza con un historial detallado del paciente. Durante la historia clínica, el médico puede hacerle al paciente ciertas preguntas, como si hay un historial reciente de abortos espontáneos o abortos, si hay algún sangrado después de una relación sexual, si el paciente usa algún tipo de dispositivo anticonceptivo como un DIU, y también una descripción detallada. Cuenta del ciclo menstrual del paciente.

Una vez que el médico tiene esta información, puede realizar un examen pélvico y también puede inspeccionar la vagina para detectar infecciones de otras anomalías. Esto ayudará al médico a identificar cualquier problema uterino.

Se pueden realizar estudios de imagen en forma de ecografía transvaginal para detectar cualquier anomalía en el útero y el cuello uterino, como un tumor, que puede ser la causa de la metrorragia del paciente. Finalmente, se realizará una prueba de Papanicolaou para detectar la presencia de cualquier enfermedad de transmisión sexual en el paciente que pueda estar causando la metrorragia del paciente.

¿Cómo se trata la metrorragia?

El tratamiento de la metrorragia comienza tan pronto como se identifica la causa de la afección. Si la causa es más benigna, como una infección o una enfermedad de transmisión sexual, entonces al paciente se le pueden administrar medicamentos para curar la enfermedad y obtener alivio de la metrorragia.

Se le pedirá al paciente que descanse en cama hasta que se trate el factor causante, ya que la pérdida excesiva de sangre puede hacer que el paciente se vuelva anémico, lo que puede tener sus complicaciones inherentes. En algunos casos en los que el paciente tiene una hemorragia extremadamente intensa, se puede cambiar a un paciente hospitalizado para observación y tratamiento hasta que la afección se haya tratado por completo.

En los casos en que el aborto o el aborto involuntario son la causa de la metrorragia, se realizará un procedimiento llamado Dilatación y Curetaje o D&C para limpiar el útero y el cuello uterino de cualquier remanente del feto del cuerpo que pueda estar causando Metrorragia.

El paciente también puede recibir anticonceptivos orales en lugar de dispositivos para regular los niveles hormonales y restringir la incidencia de metrorragia. Para otras anomalías hormonales, se pueden administrar medicamentos que contengan estrógeno para normalizar los niveles de estrógeno y corregir el ciclo menstrual de la mujer y tratar la metrorragia.

En caso de que se sospeche que el cáncer es la causa de la metrorragia, se realizarán más estudios que incluyen una biopsia para verificar la etapa del cáncer y se administrará tratamiento adicional al paciente para incluir radiación y quimioterapia.

En todos los casos, es extremadamente importante que el paciente reciba pastillas de hierro, ya que es muy normal que el paciente tenga niveles de hierro muy bajos como resultado de la pérdida excesiva de sangre debido a la metrorragia.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment