Parálisis del plexo braquial: causas, síntomas, tratamiento, diagnóstico

La parálisis del plexo braquial es una afección patológica que surge como resultado del daño al plexo braquial. El plexo braquial es una red de nervios que envía señales desde la médula espinal a las extremidades superiores, incluidos el hombro, los brazos y las manos.

Los nervios del plexo braquial controlan las funciones del brazo. Un individuo con parálisis del plexo braquial no podrá mover los músculos del brazo y perderá la capacidad de agarrar, agarrar o sostener objetos. También habrá falta de sensación en la extremidad afectada.

Si los nervios dañados solo afectan el hombro y el codo, se denomina parálisis de Erb y si se trata de toda la mano, se denomina parálisis total del plexo.

¿Qué causa la parálisis del plexo braquial?

La parálisis del plexo braquial puede ser causada por un accidente en un vehículo motorizado de alto impacto o por una lesión penetrante como un disparo o una herida de puñalada en la región del plexo braquial. En los casos de alto riesgo de parto, si el hombro del bebé queda atrapado en el canal del parto, puede provocar una parálisis del plexo braquial.

Ciertos tumores alrededor de la región del plexo braquial también pueden causar una parálisis del plexo braquial junto con tratamientos de radiación en el área del pecho para ciertas formas de cáncer.

¿Cuáles son los síntomas de la parálisis del plexo braquial?

Una persona con parálisis del plexo braquial tendrá el brazo, la muñeca y la mano débiles o flojos. La posición de la mano no será normal y se girará hacia adentro en casos de parálisis del plexo braquial. Una persona con parálisis del plexo braquial tendrá problemas para mover el brazo, la muñeca y la mano. También habrá dolor persistente en la mano como resultado de la parálisis del plexo braquial. Habrá pérdida de sensación y el individuo no podrá sentir objetos con la mano.

Estos síntomas son variables y pueden variar de intensidad moderada a severa, dependiendo de la gravedad de la condición. Los síntomas se maximizan en los casos en que hay desgarro completo de los nervios del plexo braquial de la médula espinal.

¿Cómo se diagnostica la parálisis del plexo braquial?

Para diagnosticar la parálisis del plexo braquial, el médico tratante realizará un examen detallado de la mano afectada. El médico también buscará cualquier falta de sensación o fuerza. También se realizará una prueba de rango de movimiento de la mano para verificar si el movimiento de la mano está comprometido.

Si se sospecha parálisis del plexo braquial, se ordenarán pruebas como la EMG y el estudio de conducción nerviosa para verificar el estado de los músculos y ver si los nervios funcionan normalmente. Los resultados de estas pruebas confirmarán el diagnóstico de parálisis del plexo braquial.

¿Cómo se trata la parálisis del plexo braquial?

La parálisis del plexo braquial se puede tratar tanto de forma conservadora como quirúrgica. Las opciones conservadoras se reservan para casos menores en los que los nervios del plexo braquial se estiran y no se separan de la médula espinal.

Las opciones conservadoras incluyen férulas y refuerzos junto con terapia física y terapia ocupacional para prevenir la rigidez y las contracturas de las manos debido a la falta de movimiento como resultado de la parálisis del plexo braquial.

La cirugía está reservada solo para aquellos pacientes con un caso grave de parálisis del plexo braquial. La cirugía generalmente recomendada para la parálisis del plexo braquial es una transferencia de nervios donde un nervio sano de otro lugar del cuerpo se transfiere al plexo braquial para restablecer el funcionamiento normal de la mano.

Después de la cirugía, el paciente requerirá terapia física agresiva y terapia ocupacional para recuperar la función de la mano afectada. La recuperación de la cirugía toma una cantidad significativa de tiempo ya que los nervios tienden a sanar extremadamente lentamente. En promedio, tomará alrededor de un año para que una persona se recupere completamente de una parálisis del plexo braquial.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment