Lesión de la médula espinal: causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento

¿Qué es una lesión de la médula espinal?

Una lesión de la médula espinal se produce cuando una parte de la médula espinal o los nervios en el canal espinal se daña o se daña como resultado de una lesión, trauma o cualquier condición de enfermedad subyacente. Una lesión de la médula espinal tiende a causar una variedad de complicaciones y síntomas en un individuo, que varían desde cambios en la fuerza y ​​la sensación a varios otros síntomas. La cura completa de una Lesión de la Médula Espinal sigue siendo un tema de investigación e investigación. No sería erróneo afirmar que con una Lesión de la Médula Espinal todos los aspectos de la vida de un individuo se ven afectados significativamente.

¿Cuáles son las causas de la lesión de la médula espinal?

La lesión de la médula espinal se produce como un resultado de lesión o trauma en las vértebras, ligamentos o discos de la columna vertebral o cualquier trauma o lesión en la médula espinal. La lesión de la médula espinal como consecuencia de un traumatismo puede ser causada por un golpe repentino en la columna vertebral, como en accidentes automovilísticos, heridas de bala o lesiones causadas como resultado de un apuñalamiento que puede cortar la médula espinal, que fractura, disloca o comprime la vértebra de la columna vertebral. A medida que progresa la lesión, se produce un daño adicional a la médula espinal debido a hemorragia, inflamación y acumulación de líquido alrededor de la columna vertebral.

Una lesión de la médula espinal también puede ser causada por razones no traumáticas, como por problemas médicos como artritis cáncer, infecciones o degeneración de los discos de la columna vertebral.

Algunas de las causas más comunes de lesión de la médula espinal son:

  • Accidentes automovilísticos: Esta es una de las principales causas de lesión de la médula espinal en los Estados Unidos y representa aproximadamente el 40% de las lesiones de la médula espinal anualmente.
  • Cataratas: En la población de personas mayores, las caídas también son una de las causas de una lesión de la médula espinal y representan alrededor del 25% de las lesiones de la médula espinal anualmente.
  • Incidentes violentos: se estima que alrededor del 20% de los casos de lesiones de médula espinal son causados ​​por heridas de bala y arma de fuego.
  • Lesiones deportivas: Las lesiones deportivas representan aproximadamente el 10% de las lesiones de la médula espinal anualmente.
  • Heridas de bala: pasa a través de la médula espinal a diferentes niveles en el cuello, el tórax y la columna lumbar. La lesión de la médula espinal en el cuello puede causar cuadriplejia y el tórax o la columna lumbar pueden causar paraplejia.
  • Lesión de la médula espinal quirúrgica: Raramente se observa lesión de la médula espinal después de una cirugía de espalda debido a un trauma directo de instrumentos cortantes. Se observa una lesión isquémica de la médula espinal debido a la falta de suministro de sangre después de la cirugía aórtica. 1
  • Condiciones patológicas: Las afecciones médicas como cáncer, artritis, osteoporosis etc. también pueden causar lesiones de la médula espinal
  • Espondilolistesis: Espondilolistesis es un desplazamiento anterior o posterior del cuerpo vertebral, principalmente observado en el segmento vertebral inferior. La espondilolistesis causa una lesión grave de la médula espinal.

¿Cuáles son los síntomas de la lesión de la médula espinal?

Una lesión de la médula espinal puede clasificarse como una lesión parcial o completa. Una lesión completa es aquella en la que el individuo afectado pierde la función sensorial y motora completa por debajo del sitio de la lesión, y la lesión de la médula espinal parcial o incompleta es aquella en la que aún queda algo de actividad sensorial y motora en el individuo afectado debajo del sitio de la lesión.

Algunos de los síntomas de la lesión de la médula espinal son:

  • Pérdida de movimiento, debilidad, paraplejia o cuadriplejia
  • Pérdida sensorial completa-entumecimiento
  • Disfunción intestinal y de la vejiga- La incontinencia urinaria y intestinal a menudo sigue a una lesión de la médula espinal. 2
  • Hiperreflexia
  • Disminución de la libido
  • Dolor insoportable en el lugar de la lesión
  • Problemas para respirar.

¿Cómo se diagnostica la lesión de la médula espinal?

Una vez que un individuo ha sufrido alguna lesión en la región de la columna vertebral, entonces la persona debe ser llevada a la sala de emergencias inmediatamente donde el médico tratante examinará el sitio de la lesión para verificar si el individuo ha sufrido una lesión de la médula espinal. El médico probará las funciones sensoriales y motoras de la persona afectada y tomará una historia detallada sobre la lesión. En caso de que la persona lesionada no esté completamente alerta y no pueda responder preguntas adecuadamente y tenga signos y síntomas de una anormalidad neurológica, el médico ordenará las siguientes pruebas:

  • Radiografías: Los rayos X se mostrarán revelan cualquier daño a la columna vertebral junto con la presencia de fracturas, espondilolistesis y cambios degenerativos.
  • Tomografía computarizada y resonancia magnética: Una tomografía computarizada será capaz de visualizar mejor la columna vertebral y dar una mejor idea acerca de las estructuras de la columna vertebral. Identificará mejor cualquier cambio degenerativo del disco. La tomografía computarizada ayuda a identificar las causas de la lesión de la médula espinal, como cáncer de hueso primario, metástasis, osteoporosis y fractura de vértebras.
  • Ecografía: El estudio de ultrasonido ayuda a evaluar la médula espinal y el daño al tejido blando circundante.

Unos días después de la lesión, cuando parte de la hinchazón e inflamación se ha calmado, el médico tratante realizará un examen neurológico detallado para observar la función neurológica del individuo y estimar el daño sufrido por la médula espinal debido a la lesión.

¿Qué son los tratamientos para la lesión de la médula espinal?

Desafortunadamente, a partir de ahora, un tratamiento curativo para revertir el daño a la médula espinal debido a una lesión de la médula espinal sigue siendo una cuestión de investigación en curso, pero ha habido algún progreso con algunos tratamientos novedosos recientes como el uso de prótesis y ciertos medicamentos que facilitan la regeneración de las células nerviosas y mejoran la función de los nervios después de una lesión de la médula espinal.

A partir de ahora, el tratamiento de la lesión de la médula espinal está dirigido a prevenir un mayor daño a la médula espinal y tratar de devolver al individuo a un estilo de vida activo tanto como sea posible. El paciente a menudo es hospitalizado por un período prolongado y luego trasladado a un hogar de ancianos para recibir terapia de rehabilitación. El costo del tratamiento es extremadamente alto. 3

Por causas traumáticas de una lesión de la médula espinal, el tratamiento comienza justo en el lugar del accidente donde se inmoviliza el cuello del individuo para evitar un mayor daño a la médula espinal cable. En la sala de emergencias, se administrará el siguiente tratamiento:

  • Mantenimiento de respiraciones adecuadas
  • Prevención de que el individuo entre en estado de shock
  • Evite complicaciones como retención de orina o heces y formación de coágulos en las extremidades.

Después de lo anterior, el individuo ingresará en la UCI para un control y atención cuidadosos donde un equipo de neurocirujanos, doctores ortopédicos y terapeutas cuidarán al individuo.

Algunos de los tratamientos para la lesión de la médula espinal incluyen:

  •  Medicamentos para la lesión de la médula espinal:
    • Corticosteroides- La ​​metilprednisolona ha demostrado ser un fármaco eficaz para el tratamiento de la lesión de la médula espinal si se administra dentro de las 8 horas posteriores a la lesión. La dosis inicial y de seguimiento se ajusta de acuerdo con la extensión de la lesión y los efectos secundarios.
    • Medicamentos para el dolor- El dolor intenso intratable se trata con AINE u opioides. Los opiáceos se evitan en las lesiones torácicas y del cuello cuando el paciente sufre problemas respiratorios posteriores a la lesión.
    • Antibióticos: La ​​fractura compuesta y la herida abierta se tratan con antibióticos para prevenir infecciones que causan meningitis o mielitis transversa. La retención urinaria después de la lesión de la médula espinal a menudo sigue a la infección de vejiga y riñón, que se trata con antibióticos. 4
  • Inmovilización por lesión de la médula espinal:

Como se indicó anteriormente, la inmovilización se realiza para evitar daños mayores la médula espinal.

  • Cirugía por lesión de la médula espinal:

En algunos casos, se puede requerir un procedimiento quirúrgico para eliminar fragmentos óseos o cuerpos extraños que puedan estar presentes en la médula espinal o en casos de una compresión de los nervios debido a la lesión.

También lea:

 

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment