¿Qué comer y evitar cuando tienes síndrome nefrótico?

El diagnóstico de síndrome nefrótico básicamente requiere una biopsia junto con una serie de otras pruebas. El síndrome nefrótico es una enfermedad renal en la que el cuerpo descarta el exceso de proteínas en la orina acompañado de complicaciones como edema y proteínas de la sangre que disminuyen realmente.

La dieta tiene un impacto significativo en el tratamiento del síndrome nefrótico a un nivel seguro. Los pacientes que padecen esta afección a menudo se sugieren para una ingesta baja de sodio en su dieta. Un paciente debe tomar un promedio de aproximadamente 2000 mg de Na (sodio) por día en la dieta.

¿Cómo afecta la dieta al síndrome nefrótico? Una dieta saludable y equilibrada para el síndrome nefrótico comprende alimentos bajos en sal, bajos en grasa y bajos en colesterol. Hacer cambios en el estilo de vida a menudo juega un papel vital en evitar los trastornos relacionados con los riñones. El síndrome nefrótico aparentemente resulta en la disminución de las tasas de niveles de proteínas, por lo que las personas a menudo intentan recuperar la pérdida de proteínas consumiendo alimentos con alto contenido de proteínas. Sin embargo, las proteínas de alta energía no se recomiendan para el síndrome nefrótico. De hecho, puede ser peligroso y tener el potencial de dañar las nefronas en el riñón creando otras complicaciones.

Su proveedor de atención médica generalmente recomienda una dieta baja en sodio y una dieta baja en grasas. Pero los niveles más altos de sal pueden causar inflamaciones notables que causan gran incomodidad y presión arterial alta. De manera similar, mantener los niveles de grasa bajo control ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares que ponen en peligro la vida.

Dieta recomendada para comer en un síndrome nefrótico:

  • Carnes magras (aves, pescado, cerdo, cordero, ternera, mariscos, huevo)
  • Frijoles secos (garbanzos, lentejas, frijoles, frijoles negros, guisantes)
  • Mantequilla de maní
  • Habas de soja
  • Frutas y vegetales frescos.
  • Carbohidratos (arroz y papas)
  • Granos integrales 1 .

Muchas personas que siguen un plan de comidas vegetarianas a menudo se preguntan si podrían recuperarse de este síndrome siempre que sigan una dieta vegetariana o basada en plantas. Sin embargo, cuando lo hace con prudencia, puede disminuir las posibilidades de contraer enfermedades renales. Pero, ¿qué es una dieta basada en plantas?

La dieta a base de plantas incluye básicamente granos enteros, frutas frescas o congeladas como manzanas, osos, plátanos y naranjas, verduras como tomates, lechuga, judías verdes, aceites saludables que tienen el potencial de compensar alimentos de origen animal como lácteos, huevos. , pescado, aves y carne. Se ha vuelto popular en los últimos años porque se encuentra que una dieta basada en plantas es rica en proteínas, vitaminas y minerales. Algunas de las dietas comunes a base de plantas son

Dieta DASH : en la actualidad, las principales organizaciones de salud están respaldando la dieta DASH porque sigue un gran enfoque para detener la hipertensión, que es un factor determinante para muchos trastornos de la salud. La dieta DASH es rica en frutas, verduras y productos lácteos bajos en grasa, semillas y nueces.

Dieta mediterránea: este tipo de dieta se centra más en los alimentos integrales y en muchas frutas y verduras. Los estudios sugieren que estas dietas pueden ayudar a que su enfermedad renal empeore.

¿Qué evitar cuando tienes síndrome nefrótico?

Exceso de proteínas: se deben evitar los alimentos con alto contenido de proteínas. Los alimentos ricos en proteínas a menudo causan daño tubular a los riñones. Los productos lácteos como el queso y el yogur contienen proteínas altas, por lo que se sugiere evitar o limitar la ingesta de estos productos.

Alimentos ricos en grasas: los alimentos grasos deben evitarse, ya que los niveles de colesterol y triglicéridos son generalmente más altos en el síndrome nefrótico. Deben evitarse los alimentos que contienen más grasa y aceite, como el ghee, la margarina.

Deben evitarse los alimentos congelados, los alimentos enlatados, los alimentos fritos y los que contienen sales en exceso, como las papas fritas saladas, las palomitas de maíz, el pan salado y los frutos secos salados.

Algunos condimentos y condimentos también contienen cantidades excesivas de sal, por lo que cuando sufra esta afección, asegúrese de mantenerse alejado de estos alimentos. 2. 3.

Conclusión

Aunque la dieta basada en plantas puede retardar la progresión de los trastornos relacionados tanto con el corazón como con los riñones, pero cuando tiene una enfermedad renal crónica, debe buscar la aprobación de su médico o dietista antes de comenzar con sus nuevas dietas.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment