Cara, Boca y Garganta

Qué es el absceso periamigdalino o Quinsy: causas, síntomas, tratamiento, complicaciones, prevención

¿Qué es el absceso periamigdalino o Quinsy?

Una acumulación de pus que se forma cerca de un área de piel infectada u otros tejidos blandos se conoce como absceso. Cuando se forma un absceso en los tejidos de la garganta al lado de la amígdala, se conoce como absceso periamigdalino (PTA), también llamado quinsy. El absceso periamigdalino generalmente ocurre cuando la infección de las amígdalas se extiende e infecta los tejidos blandos.
El absceso periamigdalino se acompaña de hinchazón, dolor e incluso obstrucción en la garganta. Hablar, tragar e incluso respirar se vuelve difícil para quienes tienen un bloqueo en la garganta. El absceso peritonsilar o quinsy comúnmente afecta a adultos y rara vez ocurre en bebés y niños pequeños.

Causas de absceso periamigdalino o Quinsy

El absceso o quinosis periamigdalino es una de las complicaciones más comunes de la amigdalitis . Las principales causas de absceso peritonsilar o quinsy son las bacterias Streptococcal. La amigdalitis crónica y las infecciones dentales, como la gingivitis y la periodontitis, también son algunas de las causas del absceso periamigdalino. La leucemia linfocítica crónica, la mononucleosis infecciosa y los tonsilolitos son otras causas del absceso o del quiste periamigdalino. Fumar también agrava los riesgos del absceso periamigdalino.

Síntomas del absceso periamigdalino o Quinsy

El absceso se forma dentro de los 2 a 5 días posteriores a la primera aparición de los síntomas. La mayoría de los síntomas iniciales de absceso peritonsilar o quinsy son dolor de garganta severo, fiebre y escalofríos. Inflamación, enrojecimiento e hinchazón generalmente aparecen en la zona afectada de la boca y la garganta. Esta hinchazón también puede empujar la úvula lejos del lado afectado de la boca. Dolor al tragar, voz amortiguada, dolor en los oídos, masa muscular en el cuello y las mandíbulas, ganglios linfáticos blandos y agrandados son otros síntomas de absceso o quiste periamigdalino.

Opciones de tratamiento para el absceso periamigdalino o Quinsy

Diagnóstico de absceso peritonsilar o quinsia se basa en la historia clínica y el examen físico del paciente. El médico puede diagnosticar fácilmente un absceso periamigdalino si es lo suficientemente grande y prominentemente visible. En caso de que el absceso no sea fácilmente visible, se pueden recomendar pruebas de laboratorio, radiografías y ecografía para diagnosticar el absceso periamigdalino o quinoso con precisión.
Opciones de tratamiento para el absceso o el quiste periamigdalino necesita atención y atención experta. Cuando aparecen los síntomas del absceso periamigdalino, es aconsejable buscar una opinión médica. En función de los síntomas y la gravedad de la afección, se consideran las opciones de tratamiento para el absceso o el quiste periamigdalino.

  • El drenaje de pus es una de las opciones obvias de tratamiento para el absceso peritonsilar o quinsy para los casos graves. Si el paciente enfrenta problemas respiratorios que amenazan la vida, el médico primero tratará de despejar el bloqueo en la garganta del paciente y en el pasaje de las vías respiratorias. Insertan una aguja en el bolsillo de pus y drenan suficientes líquidos para garantizar que el paciente pueda respirar cómodamente.
  • Si el paciente no enfrenta ningún peligro inmediato, el médico adoptará una forma más indolora de tratar el problema. Las opciones de tratamiento para el absceso peritonsilar o quinsy en tales casos son más leves. Se administra anestesia local en la piel sobre el absceso y se usa succión para evitar que el paciente trague sangre y pus. También se administran antibióticos y analgésicos en tales casos.

La aspiración con aguja, la incisión y el drenaje son las formas más comunes en que los médicos tratan este problema. Sin embargo, en caso de que un paciente no pueda tolerar el procedimiento de drenaje o tenga antecedentes de amigdalitis, la mejor opción de tratamiento es la extirpación de la amígdala o la amigdalectomía aguda.

Prevención del absceso periamigdalino o Quinsy

No hay métodos confiables para la prevención del peritonsilar absceso o quinsy son conocidos aún. Sin embargo, al evitar fumar, al practicar una buena higiene dental y al tratar rápidamente cualquier infección oral, se puede reducir el riesgo de contraer esta enfermedad.

  • Si un individuo contrae amigdalitis con frecuencia, puede prevenir el absceso periamigdalino quitándole las amígdalas si recomendado por su médico.
  • Aquellos que no padecen amigdalitis crónica tienen un menor riesgo de que regrese el absceso.

Tomar precauciones durante la gripe, la tos y la amigdalitis puede ser una parte importante de la prevención del absceso o del quiste periamigdalino. Los pacientes con un absceso periamigdalino no complicado y bien tratado generalmente se recuperan por completo de la enfermedad.

Posibles complicaciones del absceso periamigdalino o Quinsy

Las complicaciones más comunes posibles del absceso o del quiste periamigdalino son neumonía sepsis, meningitis deshidratación bloqueo de las vías respiratorias, infección en el tejido por debajo del esternón y hemorragia como resultado de la erosión del absceso en un vaso sanguíneo importante. La mayoría de las complicaciones ocurren en personas con un sistema inmune débil. Los pacientes con SIDA, diabéticos, receptores de trasplantes y pacientes con cáncer enfrentan un mayor riesgo de desarrollar tales posibles complicaciones del absceso o quiste periamigdalino.

La fiebre y el dolor de garganta junto con problemas para respirar, tragar y hablar pueden ser síntomas de absceso periamigdalino. Estos apuntan a una obstrucción de la vía aérea que, si no se trata a tiempo, puede resultar fatal. Por lo tanto, si usted o su familiar cercano experimentan estos síntomas, busque asesoramiento médico oportuno para encontrar las opciones de tratamiento adecuadas para el absceso o quiesis periamigdalino.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment