Qué es el derrame de la articulación suprapatelar: causas, síntomas, tratamiento, diagnóstico

¿Qué es el derrame de articulaciones suprapatelares?

El derrame de la articulación suprapatelar es doloroso y generalmente afecta el movimiento de la articulación de la rodilla. La efusión de la rodilla también se denomina comúnmente agua en la rodilla. El derrame de la articulación suprapatelar es la acumulación de líquido en la región suprapatelar o superior de la articulación de la rodilla. El derrame de la articulación suprapatelar es una de las causas más comunes de dolor en la articulación de la rodilla y debe tratarse para prevenir complicaciones adicionales.

Derrame de la articulación suprapatelar, en el que la rodilla se hincha debido a la acumulación de líquido en la región suprarrotuliana. Mientras que un poco de líquido está presente en la articulación de la rodilla para la lubricación normal, la acumulación excesiva de líquido puede ser un problema. Por lo tanto, es importante conocer las causas del derrame articular suprapatelar y tratar en consecuencia. Conocer los síntomas del derrame articular suprapatelar puede ayudar a buscar consejo médico oportuno.

Causas de derrame articular suprapatelar

El derrame suprapatelar de la articulación puede ser el resultado de diversas afecciones que van desde lesiones, infecciones hasta problemas en las articulaciones y otras afecciones médicas.

Algunas de las causas más comunes de derrame articular suprapatelar son las siguientes.

Lesiones – Las lesiones son una de las causas más importantes de derrame articular suprapatelar o hinchazón de la rodilla. Lesión de menisco o desgarro de cartílago, lesión de ligamento de la articulación de rodilla son algunas de las lesiones de rodilla más comunes. Las fracturas, las lesiones por uso excesivo o las lesiones por estrés repetitivo son una de las otras causas de derrame articular suprapatelar.

Afecciones conjuntas – Afecciones como artritis que provocan el desgaste de la articulación, da como resultado la pérdida de cartílago. Por ejemplo, la osteoartritis que es una afección degenerativa, es una de las otras causas comunes de derrame articular suprapatelar. En esto, los síntomas de la rodilla pueden estar presentes hasta cierto punto en ambas rodillas, sin embargo, el derrame suprapatelar puede verse prominentemente en cualquier rodilla. Las afecciones inflamatorias como la artritis reumatoidea también son una de las principales causas del derrame articular suprapatelar. En la artritis reumatoide, la hinchazón de la rodilla se ve a menudo en ambos lados y las articulaciones pequeñas de las manos se ven más afectadas. Otros trastornos autoinmunes como el lupus también pueden afectar gravemente la articulación de la rodilla. Las afecciones conjuntas como gota y pseudo gota bursitis prerrotuliana, también pueden causar derrame articular suprapatelar.

Infecciones – Las infecciones son otras causas principales de derrame articular suprapatelar . El derrame articular suprapatelar grande y repentino, en un lado con fiebre, generalmente despierta la sospecha de causas infecciosas; la artritis infecciosa o séptica es la más común. También se deben evaluar otras infecciones que afectan los huesos y la articulación. La tuberculosis, principalmente una infección del pulmón u otras infecciones bacterianas también pueden causar derrame articular suprapatelar.

Otras afecciones – Las afecciones inflamatorias también pueden afectar la articulación de la rodilla y causar derrame de la articulación suprapatelar. Los quistes, los tumores o los cánceres de los huesos o la propagación del cáncer desde otras áreas también son algunas de las causas del derrame articular suprapatelar. La enfermedad de Lyme o algunas enfermedades raras también pueden causar derrame articular suprapatelar.
Mientras que el agua en la rodilla se puede ver en cualquier persona, ciertos factores de riesgo de derrame articular suprapatelar incluyen

Envejecimiento – El envejecimiento causa cambios degenerativos, debilita los músculos y aumenta el riesgo de problemas en las articulaciones.

Tener sobrepeso: Como la rodilla es una articulación que soporta peso, las personas que tienen sobrepeso o son obesas pueden experimentar dolor e inflamación en la rodilla. Si hay alguna causa existente de derrame articular suprapatelar, como osteoartritis, artritis reumatoide o cualquier otra afección articular, el aumento de peso puede agravar los problemas.

Lesiones – Personas que han experimentado lesiones en la rodilla en el pasado pueden tener articulaciones y músculos débiles, lo que aumenta el riesgo de derrame articular suprapatelar. Las lesiones de menisco y ligamento pueden causar cambios degenerativos rápidos y causar derrame articular suprapatelar. Fracturas incorrectamente curadas, lesiones repetidas o por uso excesivo pueden causar más problemas.

Trabajo – Ciertas ocupaciones requieren el uso excesivo de las rodillas al inclinarse, arrodillarse y soportar más peso en las rodillas. Esto puede aumentar el riesgo de bursitis, debilitamiento de la articulación de la rodilla y derrame de la articulación suprapatelar en algunas personas.

Síntomas de derrame articular suprapatelar

El derrame de la articulación suprapatelar es un síntoma de una afección subyacente. Sin embargo, algunas de las quejas asociadas con este se pueden considerar como síntomas de derrame articular suprapatelar. Es importante conocer estos para poder buscar consejo médico oportuno.

Algunos de los síntomas del derrame de la articulación suprapatelar incluyen:

Rigidez – La ​​rigidez es más notoria durante el movimiento de la rodilla. El derrame de la articulación suprapatelar hace que sea difícil doblar o enderezar la articulación de la rodilla por completo. Trae una sensación como si la rodilla estuviera rígida e incapaz de moverse.

Inflamación – El líquido normal en la articulación de la rodilla no es visible, pero cuando hay agua en la rodilla, simplemente se hincha. Hinchazón visible o hinchazón de la articulación de la rodilla es uno de los síntomas más característicos del derrame articular suprapatelar.

Dolor – El dolor generalmente es severo cuando el derrame de la articulación suprapatelar es repentino o debido a lesiones. Puede ser dolor leve o sordo en condiciones crónicas, pero algunas exacerbaciones agudas también pueden causar dolor severo. El grado de dolor puede depender de la causa y la gravedad de la afección.

Movimiento restringido – En el derrame de la articulación suprapatelar, es difícil mover la articulación de la rodilla y puede no ser posible pararse o para caminar en casos graves casos. Cuando se intenta soportar el peso, la rodilla puede ceder, como si no hubiera fuerza.

En el caso de algunas lesiones agudas, puede haber extrema rigidez y el menor movimiento puede provocar dolor. Las lesiones también pueden estar presentes con un historial de traumatismos y hematomas alrededor del área lesionada. En los cambios degenerativos, se puede oír un clic o un tic en el movimiento de la rodilla con algo de dolor. Cuando el derrame de la articulación suprapatelar se produce debido a una inflamación o infección, se pueden observar fiebre, calor en la articulación de la rodilla y enrojecimiento. Sin embargo, puede observarse un ligero aumento de la temperatura en la inflamación leve, pero la fiebre alta con derrame articular suprapatelar puede deberse a causas infecciosas.

Diagnóstico del derrame de articulaciones suprapatelares

Una historia clínica y un examen clínico cuidadosos a menudo dan una idea del derrame articular suprapatelar. Sin embargo, ciertas investigaciones pueden ser ordenadas para el diagnóstico de derrame articular suprapatelar. Ayuda a encontrar la naturaleza exacta de la lesión y descartar complicaciones en casos de lesiones. Mientras que en otros casos, las investigaciones ayudan a detectar la presencia de inflamación, infección y la gravedad y extensión del derrame articular suprapatelar.

El diagnóstico de derrame articular suprapatelar se basa en las siguientes pruebas.

  • Análisis de sangre para detectar inflamación, infecciones, condiciones autoinmunes y riesgo de gota u otras afecciones articulares.
  • Rayos X para detectar deformidades óseas, para evaluar fracturas, cambios degenerativos de la articulación
  • IRM y TC pueden se debe ordenar para determinar lesiones, problemas en las articulaciones u otras afecciones médicas que causen derrame articular suprapatelar.

La aspiración de líquido articular se puede realizar en casos graves para confirmar el diagnóstico de derrame articular suprapatelar y detectar la causa subyacente. En esto, se aspira una pequeña cantidad de líquido en la rodilla con una aguja larga localizando anestésicamente el área. El fluido aspirado se envía para análisis de laboratorio, para detectar la presencia de células inflamatorias, bacterias, células de pus, células sanguíneas, cristales, glucosa o proteínas. Según los resultados, se puede confirmar la causa exacta de la hinchazón de la rodilla y se puede planificar el tratamiento en consecuencia.

Tratamiento del derrame articular suprapatelar

El tratamiento del derrame de la articulación suprapatelar debe comenzar cuando el médico lo notifique y evalúe por primera vez. La fórmula RICE (Descanso, Hielo, Compresión y Elevación) generalmente se aplica como primera respuesta, con asesoramiento médico.

Medical Management – Algunos de los medicamentos que se usan para tratar el derrame de la articulación suprapatelar incluyen medicamentos antiinflamatorios para dolor y antibióticos si se sospecha infección. Los medicamentos con esteroides pueden administrarse por vía oral en algunos casos. Es posible que se recomienden las rodilleras durante algún tiempo para sostener la articulación de la rodilla y evitar daños mayores. Los suplementos de calcio y vitamina D se pueden considerar para el tratamiento a largo plazo, si es necesario.

Aspiración de la articulación – La ​​aspiración de la articulación proporciona cierto alivio, ya que elimina un poco de líquido acumulado, por lo tanto alivia el dolor y la rigidez de la articulación . En algunos casos, se pueden administrar inyecciones de esteroides después de la aspiración de líquido para ofrecer un alivio inmediato. Se esperan los resultados de las pruebas, según el tratamiento posterior. Dependiendo de los resultados, se administran los medicamentos apropiados y se decide un plan de tratamiento adicional.

Tratamiento quirúrgico – Algunos casos de derrame articular suprapatelar o corrección de lesiones pueden necesitar artroscopia como parte del tratamiento. En este, se inserta un endoscopio con una cámara en la articulación para ver el área y reparar el daño. En casos avanzados, condiciones que no mejoran, cambios degenerativos severos y en la inflamación repetida de la rodilla, se puede recomendar la cirugía de reemplazo de rodilla como tratamiento del derrame de la articulación suprapatelar.

Fisioterapia

La fisioterapia es una parte importante del tratamiento del derrame de la articulación suprapatelar, sin embargo, debe realizarse, según lo aconseje el médico tratante. La fisioterapia incluye el uso de modalidades de tratamiento para aliviar el dolor de rodilla, la hinchazón y el objetivo de mejorar la función y la movilidad de las articulaciones. También incluye fortalecimiento de la fuerza y ​​ejercicios de flexibilidad para mejorar la articulación de la rodilla. Cuando se realizan regularmente, como se indicó, pueden ayudar a desarrollar los músculos de las rodillas y prevenir la hinchazón y el dolor recurrentes.

Autocuidado

A medida que la rodilla se recupera con el tratamiento y los ejercicios adecuados, las medidas de autocuidado para controlar la afección son igualmente importantes.

Lleve una dieta saludable con nutrientes esenciales y beba mucha agua para mantenerse hidratado. Una dieta rica en proteínas, calcio y granos integrales puede ayudar. Mantenga un peso saludable, ya que el peso aumenta el problema. Incluso la más mínima reducción de peso puede tener grandes efectos sobre el dolor y la inflamación de la rodilla.

Los ejercicios terapéuticos de la rodilla ayudan a mantener la rodilla fuerte y prevenir lesiones. Estos se realizan mejor según lo recomendado por el fisioterapeuta o el médico tratante. Los ejercicios regulares pueden ayudar a mantener el cuerpo en forma y flexible. Los ejercicios de bajo impacto como caminar, nadar o aeróbicos acuáticos pueden ayudar a fortalecer las rodillas sin presionarlos. Use calzado deportivo que proteja los pies y las rodillas de un alto impacto.

Quienes participan en deportes deben hacer un calentamiento adecuado antes del juego y relajarse después de las actividades deportivas para evitar lesiones. Es importante mantener un equilibrio de actividades y descansar, cuando sea necesario, sin abusar de la articulación de la rodilla. Aplique hielo a la articulación de la rodilla después de actividades vigorosas o deportes, puede mantener el derrame de la articulación suprarrotuliana bajo control. Eleve las piernas y las rodillas, si hay dolor o hinchazón leve. Busque atención médica en caso de lesión o si nota síntomas de derrame articular suprapatelar, para un tratamiento oportuno.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment