¿Qué es el síndrome compartimental y cuál es su pronóstico?

¿Qué es el síndrome compartimental?

El síndrome compartimental se puede definir como una afección patológica potencialmente grave que afecta los músculos, los tejidos y los ligamentos como resultado del aumento de la presión dentro del compartimento muscular. Compartimento es un grupo de músculos, tejidos y nervios en los brazos y las piernas que está rodeado por una membrana extremadamente fuerte llamada fascia. Si hay alguna lesión en las estructuras musculares dentro del compartimento junto con la hinchazón, habrá un aumento de la presión dentro del compartimento ya que la fascia es tan fuerte que no se expande de ninguna manera como resultado de la hinchazón dentro del compartimento. Esta presión incrementada dentro del compartimento da como resultado lesiones en los músculos, vasos sanguíneos y nervios que causan una variedad de síntomas.

El aumento de la presión dentro del compartimiento puede causar una obstrucción completa del suministro de sangre que resulta en la falta de oxígeno que llega al compartimento debido a la obstrucción que causa necrosis celular e isquemia. Esto es lo que se llama síndrome compartimental.

El síndrome de compartimiento normalmente se desarrolla como resultado de hinchazón o sangrado dentro del compartimento, que obstruye el flujo de sangre a esta área y causa un aumento en la presión dentro del compartimiento y daños a los nervios y tejidos . Si no se trata, el síndrome compartimental puede conducir a la necrosis celular y finalmente requerir la amputación de la región afectada.

¿Cuál es el pronóstico del síndrome compartimental?

El pronóstico general del síndrome compartimental depende de qué tan temprano se diagnostica la afección. El retraso en el diagnóstico puede ser catastrófico para el individuo afectado. Si el diagnóstico se hace lo suficientemente temprano antes de que el músculo, los nervios y las estructuras tisulares dentro del compartimento se vuelvan necrosados ​​y se los trate con cirugía para disminuir la presión dentro del compartimiento, entonces el pronóstico para la función normal es bastante bueno.

Si, izquierda sin tratamiento debido a un diagnóstico tardío, entonces el pronóstico para tales individuos es extremadamente reservado a los pobres, convirtiéndose en una necesidad la amputación de la región afectada.

En conclusión, las perspectivas generales para Síndrome Compartimental en la mayoría de los casos son excelentes si la afección es se diagnostica temprano y se inicia el tratamiento para aliviar la presión del compartimento. Esto generalmente se realiza a través de un procedimiento quirúrgico llamado fasciectomía. Sin embargo, si el diagnóstico se retrasa y la presión sigue aumentando dentro del compartimento y no se inicia el tratamiento, el pronóstico empeora significativamente y con cada día que pasa aumentan las posibilidades de perder el brazo o la pierna afectada.

Por lo tanto, es altamente recomendó que si una persona tiene incluso el síntoma más leve del síndrome compartimental, debe consultar con el médico tratante para un diagnóstico y tratamiento temprano para que el pronóstico de recuperación completa del síndrome compartimental siga siendo excelente.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment