Bazo

Qué es el Síndrome de Banti: Causas, Síntomas, Tratamiento, Diagnóstico, Enfermedades similares al Síndrome de Banti

¿Qué es el Síndrome de Banti?

El bazo es el órgano grande, parecido a una glándula en el lado superior izquierdo del abdomen que produce glóbulos rojos antes del nacimiento, elimina y destruye los glóbulos rojos viejos en los recién nacidos y juega un papel importante. papel vital en la lucha contra la infección. El síndrome de Banti es un agrandamiento congestivo crónico del bazo que conduce a la destrucción prematura de los glóbulos rojos por el bazo. Lleva el nombre del médico y patólogo italiano Guido Banti.

El síndrome de Banti afecta por igual a hombres y mujeres. El síndrome de Banti comúnmente ocurre en partes de Japón e India, pero raramente en países occidentales. La diferencia regional en la incidencia del síndrome de Banti se debe a la presencia de mayores niveles de arsénico en el agua potable en ciertos países.

¿Qué causa el síndrome de Banti?

El síndrome de Banti ocurre debido a diferentes factores, que causan obstrucción e hipertensión en ciertas venas esplénicas, hepáticas o porta. Algunos de estos factores son anomalías congénitas de estas venas, coágulos sanguíneos o ciertos trastornos subyacentes que desencadenan inflamación y obstrucción de las venas del hígado. El síndrome de Banti también se ha asociado con una mayor ingesta de arsénico. Los pacientes que toman azatioprina a largo plazo, especialmente después del trasplante renal, tienden a desarrollar el síndrome de Banti.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de Banti?

Básicamente, el síndrome de Banti o la enfermedad de Banti es una condición de salud en la que el bazo destruye los glóbulos rojos de forma rápida y prematura. En las primeras etapas del síndrome de Banti, el síntoma primario experimentado por los pacientes es la esplenomegalia, es decir, agrandamiento anormal del bazo. Otros síntomas del síndrome de Banti son fatiga debilidad, ictericia acumulación anormal de líquido en la cavidad abdominal, ascitis, leucopenia, trombocitopenia, hemorragia en el tracto gastrointestinal y anemia. En las últimas etapas del síndrome de Banti, la anemia progresa y se agrava en gravedad. Esta agravación de la anemia se produce por hemorragia en el esófago, que a su vez causa vómitos de sangre y heces de color oscuro compuestas de sangre cariada. Además, en algunos casos del síndrome de Banti, el hígado también aumenta de tamaño y se subdivide en tejido fibroso que causa cirrosis hepática. Los pacientes que padecen el síndrome de Banti tienden a sufrir hematomas con facilidad, tienen fiebre por períodos más largos y tienen más probabilidades de contraer infecciones bacterianas.

¿Qué enfermedades son similares al síndrome de Banti?

Algunas otras enfermedades se caracterizan por síntomas similares a los de Síndrome de Banti. Las comparaciones son útiles para un diagnóstico diferencial. Algunos de estos trastornos son cirrosis biliar primaria, enfermedad de Gaucher y síndrome de Felty . La cirrosis biliar primaria es un trastorno hepático crónico y progresivo que afecta principalmente a las mujeres. Se vuelve más evidente durante la edad madura. La enfermedad de Gaucher es un desorden metabólico inusual inusual que se caracteriza por una deficiencia de la enzima glucocerebrosidasa que desencadena la acumulación de cantidades peligrosas de ciertos lípidos en todo el cuerpo, especialmente en el bazo, la médula ósea y el hígado. El síndrome de Felty es un tipo raro de artritis reumatoide que se caracteriza por articulaciones rígidas, dolorosas e hinchadas.

¿Cómo se diagnostica y trata el síndrome de Banti?

El síndrome de Banti se puede diagnosticar con la ayuda del análisis clínico. También se deben realizar pruebas especializadas, como MRI y venografía esplénica para confirmar el diagnóstico del síndrome de Banti.

El tratamiento del síndrome de Banti depende de su causa. En los casos en que el síndrome de Banti es causado por azatioprina o arsénico, la exposición del paciente a estos factores deberá suspenderse de inmediato. Los principales problemas en el síndrome de Banti son sangrado de esófago y varices, es decir, vasos sanguíneos gástricos dilatados. La hemorragia activa en el síndrome de Banti puede tratarse eficazmente con fármacos vasoconstrictores o mediante otros métodos utilizados para tratar la hipertensión portal. En caso de hemorragia recurrente en el síndrome de Banti, el médico puede optar por redirigir el flujo sanguíneo con derivación quirúrgica.

Lea también:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment